Menú

Interior concede su primer régimen de semilibertad a un etarra

Se trata de José Manuel Fernández Pérez de Nanclares, que fue condenado a 41 años por colaborar con el grupo Vizcaya de ETA.

0

El último día de enero, durante su primera comparecencia en la comisión de Interior del Congreso de los Diputados, Jorge Fernández Díaz anunció que el Gobierno llevaría adelante una política penitenciaria de "reintegración individualizada" para los etarras que cumplen condena en las cárceles y que quieren desligarse de la banda terrorista.

Según explicó, este plan se ajusta a lo que marca la ley penitenciaria y tiene la intención de reventar la férrea disciplina con la que ETA somete a sus presos en prisión, que según cálculos del propio Ministerio es seguida por cerca del 95 por ciento de los mismos.

Este viernes se ha conocido el primero de esos proyectos individualizados. Es el del etarra José Manuel Fernández Pérez de Nanclares, al que se ha concedido el tercer grado penitenciario, es decir, se le ha concedido un grado que supone un régimen de semilibertad, que le permitiría salir diariamente del centro penitenciario en el que cumple condena.

En prisión desde 1992, fue condenado a 41 años de cárcel como colaborador del grupo Vizcaya de ETA, por delitos de colaboración con banda armada, construcción de zulos –se encontró uno en su chalet de Barrica (Vizcaya)– y cómplice de los delitos de tenencia de explosivos, depósito de armas, atentado –facilitó la información y dio cobijo en su casa al etarra que asesinó al guardia civil José San Martín– y sustitución de placas de matrícula.

Afectado por la doctrina Parot, que establece que la reducción de penas por beneficios penitenciarios se aplicará sobre el total de los años de condena y no sobre el máximo legal de años que se puede permanecer en prisión, está cumpliendo condena en la prisión vizcaína de Basauri.

En un comunicado remitido a los medios de comunicación, el Ministerio de Interior ha informado de que Fernández Pérez de Nanclares "ha dado muestras de una evolución positiva cumpliendo las exigencias legales establecidas en la legislación penitenciaria, entre ellas: la desvinculación de la organización terrorista, la petición de perdón expreso a las víctimas y la disposición a la reparación del daño".

"Su disidencia pública con la organización terrorista y su integración en la denominada Vía Nanclares, de activa confrontación con la disciplina de la organización, evidencian el abandono de los fines y medios terroristas", añade el departamento que dirige Fernández Díaz. De este modo, confirma que el nuevo Gobierno considera buena la política penitenciaria que iniciase Alfredo Pérez Rubalcaba.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 1 comentarios guardados

    Servicios