Menú

Rajoy aprobará el grueso de los ajustes a finales de julio

La reforma de la administración será presentada antes de agosto. También los ajustes más delicados. Habrá varios Consejos el mes que viene.

0
La reforma de la administración será presentada antes de agosto. También los ajustes más delicados. Habrá varios Consejos el mes que viene.
Mariano Rajoy, con el presidente de la República Dominicana, Leonel Fernández | D. Crespo

El Gobierno pisa "el acelerador" de las reformas. Se trata del trabajo "más difícil" e "ingrato" en palabras del propio presidente, pero tras el éxito alcanzado en la decisiva cumbre de Bruselas es un clamor interno que España tiene que dar una señal clara de cumplimiento de sus compromisos. Mariano Rajoy trabaja con la hipótesis de que el grueso del nuevo paquete de ajustes sea anunciado entre el próximo 20 y 27 de julio, llamados a convertirse en superconsejos de ministros. En paralelo, seguirá presionando a las comunidades autónomas, que no están acometiendo las medidas necesarias.

Todo está, no obstante, en el aire; a falta de que el presidente decida en qué momento quiere hacer la batería de anuncios, pero con la seguridad de que pasará página antes de las vacaciones de verano. En palabras de una fuente autorizada, de aquí al 1 de agosto se podrían anunciar paulatinamente nuevas medidas, si bien lo más destacado se aplazaría al final, aprovechando las circunstancias estivales. El portavoz del Grupo Popular, Alfonso Alonso, dejó la puerta abierta a que el Congreso trabaje la última semana del presente mes para aprobar las posibles decisiones que provengan de Moncloa.

La mayoría de informes encargados por Rajoy para las reformas venideras están prácticamente finiquitados. El que recibe más elogios de puertas para adentro es el relativo a la administración pública, cuya primera parte veremos en breve -pero no el próximo viernes, como se había rumoreado-. En opinión de un colega de gabinete, Cristóbal Montoro está haciendo un trabajo "sensacional" que afectará a toda la estructura -nacional, regional y local- y que acabará con duplicidades y solapamientos. Las negociaciones con el PSOE, que participa de esta gestión, están siendo tan intensas como tensas.

Habrá más. Ante la Junta Directiva Nacional celebrada el lunes, Rajoy señaló otras tres: reforma del sector energético, de los organismos reguladores y de la unidad de mercado. Esta última es prioritaria a ojos del presidente, que públicamente se ha lamentado de que las nuevas empresas tengan que hacer frente a una retahíla de impedimentos por parte de las diferentes administraciones.

El capítulo de las privatizaciones también está encima de la mesa. Se barajan varias posibilidades, sin que de momento el Gobierno haya confirmado ninguna opción. La ministra de Fomento, Ana Pastor, descartó recientemente que vayan a producirse cambios en aeropuertos o Renfe, si bien los papeles están ahí y podrían materializarse en breve.

El IVA y el sueldo de los funcionarios

Pero además de las medidas que afectan a la estructura del Estado, el Gobierno requerirá "grandes esfuerzos" a los ciudadanos elevando el apartado de los impuestos. Fuentes solventes confirmaron que, salvo cambios consecuencia de la coyuntura económica, Rajoy ha decidido que el anuncio de la subida del IVA se produzca a finales de julio -un ministro apuesta decididamente por el 27- y que también afecte al sector del turismo -que pasará del tipo reducido al normal-. Además, está casi decidido que la deducción por vivienda en el IRPF vuelva a retirarse.

Elvira Rodríguez, responsable económica del PP con hilo directo con el Gobierno, anunció que la reestructuración "va a llevar inexcusablemente una pérdida de empleo público". La reducción del salario de funcionarios parece, de igual forma, cada vez más próxima, habida cuenta de que está contemplada con insistencia en las exigencias del Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea.

"Hay que hacerlo, no hay alternativa", proclamó el presidente, en una alocución nuevamente con tintes dramáticos, y advirtiendo de que la situación seguirá siendo difícil en los próximos meses. Si de algo se quiere huir en el Ejecutivo es de la euforia, de hablar de brotes verdes cuando la crisis sigue siendo honda.

De hecho, con la economía en la picota, el Gobierno también venderá la fotografía de estar a pleno rendimiento aunque sea en agosto. No habrá descanso. El calendario con el que trabaja la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, en calidad de coordinadora del gabinete, es convocar no uno, sino varios Consejos: se bajaran los días 3, 17 -este parece casi seguro- y 31. Ante el más inminente, el de este viernes, la número dos del Ejecutivo no quiso adelantar nada, salvo para admitir que habrá medidas a aprobar. Según pudo saber este diario, cobrará especial relevancia una relativa al Ministerio de Justicia.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 26 comentarios guardados

    Servicios