Menú

Bono dice que "unos" del PSOE le pidieron que no hablara "con rotundidad"

Los socialistas madrileños, marginados en la elección del candidato para la Alcaldía, pretenden imponer ahora las reglas tras el espectáculo de ver cómo Bono pasaba de un día para otro de alcaldable a descartarse. El ex ministro de Defensa ha explicado que con sus palabras sólo estaba cumpliendo lo que le habían pedido "unos" del PSOE, que no hablara con "rotundidad". Ahora están llegando los reproches. Los últimos, los de Rafael Simancas para "hacer las cosas bien, no hacerlas con prisa". Además de reclamar "cierto grado" de discreción, insiste en que "hay banquillo".

0
Los socialistas madrileños, marginados en la elección del candidato para la Alcaldía, pretenden imponer ahora las reglas tras el espectáculo de ver cómo Bono pasaba de un día para otro de alcaldable a descartarse. El ex ministro de Defensa ha explicado que con sus palabras sólo estaba cumpliendo lo que le habían pedido "unos" del PSOE, que no hablara con "rotundidad". Ahora están llegando los reproches. Los últimos, los de Rafael Simancas para "hacer las cosas bien, no hacerlas con prisa". Además de reclamar "cierto grado" de discreción, insiste en que "hay banquillo".
L D (Europa Press) El ex ministro de Defensa ha justificado que su contestación del pasado martes, cuando dejó ver que aceptaría la candidatura del PSOE para la Alcaldía de Madrid, se debió a que desde el partido "unos" le dijeron que no hablara "con rotundidad".
 
En Onda Cero, José Bono ha explicado que esa petición respondía a que "era para buscar una alternativa, para facilitarlo", aunque después ha apuntado que "en el fondo" puede que se debió a que "no dejaban de lado la esperanza de poderme convencer. Ésa es la razón. Ésa es la verdad".
 
Otra vez ha vuelto a decir que, a pesar del "mucho interés" en su persona para ocupar la Alcaldía, se negó "con rotundidad" y "desde el principio" a aceptar esa candidatura. "Nunca contemplé esa posibilidad y lo que más lamento es no haberle podido decir que sí al presidente". Las razones alegadas hasta ahora pasaban por su intención de quedarse en una segunda línea política. Sin embargo, en la entrevista ha dejado entrever lo que podría ser otro motivo de peso.
 
Un año sin hablar con Simancas
 
"Se ha publicado que hablé con Simancas, y no hablo con él por los menos desde hace un año", ha revelado. "Dicen que aprobarían por unanimidad mi candidatura. Yo se lo agradezco, pero es que ni había pedido esa candidatura, ni he hablado con Simancas, porque, como no pensaba aceptarla, tampoco quería someterme al trámite previo de la proclamación de las candidaturas o preparación de las mismas".
 
El ex ministro también se ha referido al secretario de Organización del PSOE. Tras descartarse como alcaldable, trascendió que Blanco se había enterado de esta decisión por la prensa. Tal y como ha contado Bono, eso no es cierto. "Me gustaría ser todo lo amable posible con Blanco, porque es buena persona y le tengo un gran cariño, pero yo le dije que no el día 2 de septiembre. Comimos juntos y entendió mis razones. Cuando dijo que se había enterado por la prensa, sería de lo último. Pero bueno, pelillos a la mar".
 
Malestar en el PSM
 
El secretario general del PSOE de Madrid no ha ocultado su malestar por un espectáculo en el que él mismo ha sido protagonista. Ahora dice que el objetivo en torno a la elección del candidato para disputar a Gallardón el Ayuntamiento de Madrid es "hacer las cosas bien, no hacerlas con prisa", lo cual, según ha resaltado en la Ser, exige tiempo y "cierto grado" de discreción.
 
En los pasillos de la Asamblea de Madrid, posteriormente reconocía que ha podido producirse alguna "irritación puntual" en su partido pero que la situación general es de "absoluta tranquilidad" y "confianza" en él y en Zapatero.
 
Aunque hasta ahora se han descartado para ese puesto Felipe González, Javier Solana y Gregorio Peces Barba, el líder de los socialistas madrileños insiste en que el PSOE tiene "banquillo, capacidad y proyecto" y "otros candidatos para encabezar la candidatura al Ayuntamiento con incluso más garantía de eficacia y éxito" que Bono.
La mirada la ha vuelto hacia el PP para escapar de las críticas: "Nosotros no vamos a tardar seis meses, pero tampoco se puede retransmitir en directo cada reunión, cada gestión", ha dicho a la Ser. Recordaba así que en 2002 el PP tardó seis meses en dar a conocer el nombre de su candidato después de que los socialistas designaran para ese puesto a Trinidad Jiménez.
 
Sobre el que finalmente será elegido candidato del PSOE no ha aportado novedades. La consigna sigue siendo repetir que será una persona que, "sin duda", conozca Madrid, tenga "ambición de ciudad", capacidad de gestión y esté dispuesto a "dejarse la piel" para cumplir el objetivo de millones de madrileños, que es "dejar atrás una etapa de mucha incomodidad".
 

En España

    0
    comentarios

    Servicios