Menú

Cargos de la Junta reciben habitualmente regalos que cuestan miles de euros

Ahora que están de moda los regalos a los políticos, hay que recordar que recibir regalos es una vieja costumbre de los altos cargos de la Junta de Andalucía. Y algunos con un valor que podría superar al de unos cuantos trajes.

0
Denuncia de los sindicatos.
Hasta tal punto ha llegado la costumbre, que todos los sindicatos representativos en la Junta de Andalucía elaboraron un escrito de protesta que entregaron a todos los partidos, incluido el PSOE, en el que denunciaban estas malas prácticas y conminaban a los altos cargos de la Junta a devolver los regalos recibidos.

Algunos de estos regalos superaban varios miles de euros de coste, según la valoración que hacen los funcionarios y, naturalmente, no hay constancia de que tales regalos fueran compensaciones derivadas de contrataciones facilitadas por estos altos cargos.

Según ha podido saber Libertad Digital de fuentes en varias consejerías, todos los conserjes y agentes de seguridad de los edificios de cuatro consejerías, la de Educación, la de Salud, la de Economía y Hacienda y la de Turismo y Deportes, conocían este tráfico de regalos que se acentuaba en la época de Navidad y lo apuntaban dentro de su registro de seguridad, en el que asignaban un código al regalo y apuntaban tanto la empresa o particular que lo mandaban como el político que lo recibía.

Hay que recordar que en la fecha de la denuncia, 2005, el consejero de Economía y Hacienda de la Junta de Andalucía era José Antonio Griñán, hoy presidente de la Junta. Griñán tenía que conocer necesariamente este tráfico de regalos, no sólo porque los recibía, sino porque en el sótano 1 de su Consejería existía y existe este registro de los funcionarios.

Recordemos, además, que en esas fechas Leonardo Chaves era director general de Infraestructura y Tecnología Deportivas, dependiente de la Consejería de Turismo y Deportes, que regentaba Paulino Plata y que ambos recibieron regalos de empresas privadas, como puede comprobarse en dicho registro que contenía los de tres Consejerías.

Cestas navideñas de lujo, estilográficas de oro…

De los casos que han quedado grabados en la memoria de los funcionarios de la Consejería de Economía y Hacienda, destaca la supercesta de navidad recibida por muchos altos cargos y singularmente por Antonio González Marín, director General de Tesorería y Política Financiera de la Junta de Andalucía desde noviembre de 1994 y después rescatado por Magdalena Álvarez en Madrid como presidente de la entidad pública empresarial Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF).

La cesta contenía, según los testimonios recabados por este diario, dos jamones ibéricos de bellota cinco jotas cuyo valor mínimo ascendería a 600 euros cada uno, además de quesos, cañas de lomo, vinos, champán francés... El precio de estas lujosas cestas podría alcanzar los 3.000.

Además, también han pasado por el registro aludido otros regalos de gran valor como, por ejemplo, estilográficas de primeras marcas y de oro, que todavía tendrían un coste superior al de la "supercesta".

Además, habría ropa (corbatas), complementos (bolsos), muchísimas cajas de vino de máxima calidad, bombones especiales (se recuerdan los famosos "ladrillos", bombones con forma de ladrillos y envueltos en papel de oro que enviaba una importante constructora a algunos de estos altos cargos) e incluso lo que en Andalucía se conoce como "mariconeras", bolsitos de piel de caribú para varones, como receptáculo de dinero, móviles y demás objetos de uso cotidiano.

Toda una "central de regalos" para mantener la discreción

La mayoría de los altos cargos de la Consejería regentada por Griñán aceptaban los regalos, pero para que la operación fuese más discreta se trasladaban los obsequios y presentes desde la Consejería correspondiente al sótano 2 del edificio que la Consejería de Economía y Hacienda tiene, conocido como "Torre Triana", y allí quedaban alojados hasta que los conductores de los coches oficiales de cada alto cargo iban a recogerlos introduciéndolos discretamente en el maletero y llevándolos al domicilio de los mismos.

Las únicas personas que, según estos testimonios, han renunciado siempre a los regalos y que los devolvían sistemáticamente fueron Julia Núñez, que ha abandonado recientemente el cargo de Directora General de Tesorería y Deuda Pública de la Junta de Andalucía para ostentar la titularidad de la Secretaría General de Hacienda, e Isabel Mateos Guillarte, directora general de Patrimonio desde 2006 y ex viceconsejera de la Consejería de Medio Ambiente.

Esta es copia de la denuncia parlamentaria de los sindicatos. En este caso, el escrito se refiere a la Consejería de Salud, pero en el mismo acto, se denunció la misma práctica de las tres restantes Consejerías mencionadas en este artículo.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 16 comentarios guardados

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation