Menú

¿Dezcallar a Zarzuela? Fuentes de la Casa del Rey lo ven "una especulación absurda"

La posible llegada de Dezcallar a la Casa del Rey no merece comentarios oficiales de la propia institución, que se limita a recordar la Constitución: “El Rey nombra y releva libremente a los miembros civiles y militares de su Casa”. Otras fuentes hablan de "especulación absurda".

0
Se trata de un rumor que ha corrido en varias ocasiones por círculos políticos y diplomáticos a la que hoy una información de El Confidencial da el rango de noticia dando por seguro que Jorge Dezcallar será el próximo Jefe de la Casa del Rey, un cargo para el que ya se le consideró candidato con motivo de su nombramiento como embajador en Washington.

El revelo “podría se inminente” debido a la avanzada edad del actual ocupante del cargo, Alberto Aza (de 73 años) y también a que en los últimos tiempos la relación entre Aza y el Rey se habría deteriorado por algunos episodios desafortunados como la publicación del libro La Reina de cerca, de Pilar Urbano.

La Casa del Rey ni confirma ni desmiente


Cómo suele ocurrir en estas ocasiones, la Casa del Rey no hace comentarios oficiales respecto de la información, limitándose a recordar el artículo 65.2 de la Constitución que dice literalmente que, “el Rey nombra y releva libremente a los miembros civiles y militares de su Casa”.

Al mismo tiempo, fuentes de la misma Casa han comentado a Libertad Digital que la noticia no es sino “una especulación absurda” y han recordado que el tema “no es nuevo”. En este sentido, han afirmado también que dentro de la institución no se tiene “esa impresión”.

Según la información de El Confidencial, el reciente nombramiento (en diciembre del 2009) de Ramón Iribarren Udobro como Director de Relaciones con los Medios de Comunicación podría ser un adelanto de la llegada de Dezcallar, pero el propio interesado, aunque no niega su amistad con el diplomático, asegura que es “tan amigo de él como de Alberto Aza, que me nombró en este puesto”.

Dezcallar, un diplomático y político rodeado de polémica

La llegada de Dezcallar a la Casa del Rey sería, de producirse, un colofón a una carrera en la que ha ocupado destacados puestos pero que sobre todo se ha visto rodeada de importantes polémicas.

La mayor de ellas se debe sin duda al hecho de que era el director de los servicios secretos del CESID (llamado hoy CNI) en el momento en el que se produjeron los atentados del 11-M, ataques que los servicios de espionaje a sus órdenes no supieron prever y mucho menos evitar.

No sólo eso, tras los atentados, Dezcallar confirmó en repetidas ocasiones a la por entonces ministra de Exteriores, Ana Palacio, la información que ésta ofreció en la ONU sobre los atentados y que atribuía su autoría a ETA.

Tras esta etapa en los servicios secretos, para la que fue nombrado en el año 2000 por José María Aznar, la sorpresa saltó al ser elegido por Rodríguez Zapatero como embajador ante el Vaticano, una de las sedes diplomáticas más codiciadas, en lo que no pocos interpretaron como un “premio” a su incompetencia en el 11-M.

Después de su paso por Roma, en 2006 empezó a trabajar para Repsol, empresa que abandonaría en junio del 2008 para ser nombrado embajador en Washington, probablemente el puesto más importante de toda la carrera diplomática.

Pero ya antes del 11-M Dezcallar había sido objeto de polémica y crítica: en el año 2002 y pese a su pasado como embajador en Rabat el servicio secreto que el dirigía también fue, como recordaba Federico Jiménez Losantos en Libertad Digital, incapaz de prever la invasión marroquí del islote de Perejil.

En España

    0
    comentarios
    Acceda a los 10 comentarios guardados

    Servicios