Menú

Diputados por la puerta de atrás

De poco le sirvieron al PP los intentos de hacer oposición con el "Alakrana", el déficit o el chivatazo a ETA en el Congreso. El tema del día era, a su pesar, el cese fantasma de Costa. Todos lo sabían… y algunos escaparon a tiempo.

MERCEDES R. MARTÍN
0
La primera y decepcionante ausencia fue la de Mariano Rajoy: el líder del PP suele ausentarse cuando José Luis Rodríguez Zapatero también lo hace; el presidente disfrutaba, por fin, de su visita a la Casa Blanca y el jefe de la oposición tuvo la excusa perfecta para faltar en uno de los días más difíciles de su partido en el Congreso.

Soraya Sáenz de Santamaría fue la encargada de dar la cara dentro y fuera de la Cámara. En el Hemiciclo, tuvo que escuchar varias alusiones al caso Gürtel que le servían al Gobierno de nuevo para desviar la atención de sus propios errores. La primera fue María Teresa Fernández de la Vega, que parece haberle cogido el gusto a los juegos de palabras con los nombres de implicados en la trama. Después fue Salgado la que tiró de caso Gürtel para evitar hablar de las críticas a los Presupuestos.

La portavoz parlamentaria de los populares había conseguido esquivar a los periodistas al comienzo de la sesión utilizando otro acceso al hemiciclo, pero tuvo que responderles a la salida: a esa hora, las diez de la mañana, el desconcierto era casi el mismo al creado la pasada noche. La pregunta, por absurda que pareciera, era si Ricardo Costa iba a continuar ejerciendo o no sus funciones tras el cruce de comunicados entre Génova y Valencia. Soraya evitó decir “sí” o “no”, la fácil respuesta que esperaban los periodistas, pero intentó en lo que pudo poner algo de luz en el asunto.

Ante un número bastante más alto de medios de lo habitual y prácticamente acorralada por ellos, la dirigente popular afirmó que el cese anunciado por Génova era “efectivo” y se adoptarían “las medidas oportunas”. Añadió después que cualquier cargo de su partido está siempre “a disposición del PP” y terminó proclamando que su partido “ha tomado una decisión y lo va a mantener”. Dada la confusión de horas antes, la respuesta, a primera vista clara, continuaba suscitando dudas.

No hubo apenas más declaraciones por parte de los populares, menos numerosos en esta sesión de control y muy reacios a hablar. Ana Mato, que precisamente este miércoles fue la encargada de interpelar en primer lugar a Elena Salgado, no salió por el pasillo donde la esperaba la prensa.

Los que lo hicieron, evitaron las declaraciones sobre un tema espinoso y lleno de interrogantes también en el propio partido. Sí habló Vicente Martínez Pujalte, que lejos de su locuacidad de siempre optó por la prudencia al ser preguntado sobre Costa. Admitió una situación “de confusión” pero prometió que “se arreglaría en las próximas horas”.

El tiempo le ha dado la razón… por el momento.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios