Menú

La policía interceptó a dos huidos del 11-M, pero los dejó marchar

Tan sólo unas pocas horas tras la explosión en Leganés en la que murieron los supuestos islamistas presuntamente autores del atentado del 11-M, Mohamed Afalah y Mohamed Belhadj, que había alquilado el piso, fueron interceptados por la policía que, pese a tenerlos identificados, los dejó marchar.

0
Mohamed Behadj, el hombre que alquiló el piso en la calle Carmen Martín Gaite de Leganés en el que murieron varios islamistas que, según la “versión oficial”, fueron los autores materiales de los atentados del 11-M, ha revelado en declaraciones a la policía marroquí que pocas horas después de la explosión en Leganés fue interceptado por la policía, pero que los agentes lo dejaron ir tras comprobar su documentación.

Además, según la información que publica hoy El Mundo y que está firmada por Manuel Marraco, Belhadj ya había sido identificado por la Comisaría General de Información e incluso se tenía controlado su teléfono móvil.

Una transcripción de esta declaración de Belhadj a la policía marroquí ha sido puesta a disposición de la Audiencia Nacional y en ella se detallan los pasos que siguieron el propio Belhadj y Afalah tras enterarse de lo que había sucedido en Leganés: “Nos dirigimos primero a la casa de su familia [la de Afalah] para coger su pasaporte y me informó de la necesidad de abandonar Madrid cuanto antes. Al salir de la ciudad nos paró la policía y se conformaron con ver nuestras identidades. Seguimos nuestro camino hacia Barcelona”.

Belhadj ha negado cualquier implicación con los presuntos suicidas, incluso ha afirmado que ni tan siquiera los conocía: según su versión Mohamed Afalah le pidió “el favor” de ocupar el piso durante un mes “para acoger unos huéspedes”, un favor a cambio del cual le pagaría dos mensualidades del alquiler.

Tras esta huida, Belhadj acabó en Irak, donde de hecho se le había dado por muerto, pero según su declaración a la policía marroquí “no tenía en mente la idea de acabar en Irak desde el principio de la huida”, de hecho afirma que su primer impulso no fui huir sino presentarse en comisaría, “sin embargo, y después de las duras condiciones en las que viví”, afirma que “al final me convencí”, especialmente “tras las incitaciones de Mohamed Afalah, Samir Tahtah” y otros.

Temas

En España

    0
    comentarios
    Acceda a los 1 comentarios guardados

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot