Menú

Leguina lamenta que el Constitucional se pronuncie sobre el Estatuto después del referendum

El diputado socialista Joaquín Leguina lamenta que el Tribunal Constitucional (TC) se pronuncie sobre el Estatuto catalán después de celebrado el referéndum, ya que en el caso de que ganase la opción del 'no' el TC "se ahorraría de dictar sentencia". A ello ha sumado que el texto, que "acaba con el bilingüismo en la esfera pública", se enfrentará a "problemas de constitucionalidad". Según Leguina, el Estatuto es "un hijo que se devora a sus padres": "van a acabar todos políticamente destrozados. Me da la impresión de que algunos de ellos dicen: 'si lo sé no vengo'", ha añadido.

0
El diputado socialista Joaquín Leguina lamenta que el Tribunal Constitucional (TC) se pronuncie sobre el Estatuto catalán después de celebrado el referéndum, ya que en el caso de que ganase la opción del 'no' el TC "se ahorraría de dictar sentencia". A ello ha sumado que el texto, que "acaba con el bilingüismo en la esfera pública", se enfrentará a "problemas de constitucionalidad". Según Leguina, el Estatuto es "un hijo que se devora a sus padres": "van a acabar todos políticamente destrozados. Me da la impresión de que algunos de ellos dicen: 'si lo sé no vengo'", ha añadido.
LD (Europa Press) Joaquín Leguina ha declarado a Telecinco que es "malo" y "duro" que el tribunal "probablemente" tenga que dictar sentencia después del referéndum. Leguina confesó que la redacción actual le "gusta mucho más ahora que lo que vino", si bien auguró que el texto actual se enfrentará a "problemas de constitucionalidad", por las declaraciones efectuadas por el Defensor del Pueblo y el Partido Popular en el sentido de llevarlo al Constitucional.  
 
Entre los problemas de constitucionalidad que, según Leguina, plantea en estos momentos el texto, admitió que el preámbulo le "preocupa menos" que el apartado 1 del artículo 6, el cual "acaba con el bilingüismo en Cataluña en la esfera pública". A su juicio, "obligar a todo funcionario público, a toda persona que se exprese en público a tener que dominar el catalán, me parece que está en contra del artículo 3 de la Constitución". A pesar de sus críticas, Leguina votó a favor del Estatuto en el Congreso de los Diputados, algo que explicó alegando que es "disciplinado"; "o votas disciplinadamente con tu partido o el Parlamento es un carajal", sentenció.
 
Preguntado por la tramitación política del Estatuto, que ha dejado al margen al PP, Leguina opinó que el error inicial está en "los acuerdos que se hicieron para formar el tripartito", en alusión al Pacto del Tinell. "Unos acuerdos donde se dice 'nunca se pactará con el Partido Popular', me parece un acuerdo verdaderamente sorprendente en una democracia", indicó. En este sentido, consideró que "lo lógico" en este proceso de reformulación de los Estatutos de autonomía sería haberlo aprobado "por consenso". Sin embargo, no quiso decir quién es a su juicio el culpable de esa falta de consenso.
 
"Van a quedar todos políticamente destrozados"
 
Leguina ha dicho que el Estatuto "se parece cada vez más a una especie de hijo de Saturno", pues "de Saturno dicen que se comía a los hijos, pero este Estatuto, que es hijo, se come a todos los padres"; y vaticina: "van a acabar todos políticamente destrozados. Me da la impresión de que algunos de ellos dicen: 'si lo sé no vengo'", añadió. Leguina afirmó que él defiende "un Estado fuerte", como hombre de la "izquierda vieja" que "dicen ahora" y explicó que un modelo federal no está reñido con esa reivindicación. "Ni en Estados Unidos ni en Alemania nadie postula la independencia de California" o de "Renania-Westfalia". "El problema aquí es que hay que convivir (...) con los nacionalistas. Pero convivir significa que en cada proceso hay que negociar y negociar significa ceder por las dos partes y yo no veo por ningún lado que los nacionalistas periféricos cedan nada. Están a ver cuántas lonchas más de jamón se cortan y no ceden en nada".
 
Según Leguina, los nacionalistas tendrían que ceder en que "finalmente se pueda hacer un cambio en la Constitución que cierre esa vía de agua que ha sido durante muchos años el título octavo de la Constitución". Al ser precisado que esa opción de fijar un techo para las competencias del Estado es la que defiende el PP, contestó que el hecho de que diga lo mismo el PP "no descalifica para nada" que él lo defienda porque "coincidir con el Partido Popular no es ningún pecado (...) en este asunto por lo menos", dijo en referencia expresa a los "socialistas" que le estuvieran "viendo en este momento".
 
También consideró que habría que cambiar la Ley Electoral porque "prima de una manera exagerada" y, a su juicio, "injusta los votos obtenidos por los partidos nacionalistas". En este sentido, mencionó el caso de Izquierda Unida, un partido de carácter nacional que, pese a tener más votos que CiU y ERC juntos, "no tiene ni la tercera parte de diputados". Además, advirtió de que esta prima "pone en riesgo la gobernabilidad del país porque cuando uno de los dos grandes partidos, sea PP sea PSOE, no saca mayoría absoluta, necesariamente tiene que pactar con alguien y ese alguien no puede ser otro nunca, con este sistema electoral, que algún partido nacionalista".  

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot