Menú

Rajoy: "No me importa que digan que soy de derechas, a veces yo mismo me lo digo"

Zapatero lo hizo en La Vanguardia y Rajoy lo ha hecho en La Razón, que publica este domingo una entrevista "íntima" con el líder del PP. Dice que no le duele "ninguna" puñalada y define el centro como "la voluntad de ser moderado". Hay elogios a Rato, Aznar y Viri.

0
Zapatero lo hizo en La Vanguardia y Rajoy lo ha hecho en La Razón, que publica este domingo una entrevista "íntima" con el líder del PP. Dice que no le duele "ninguna" puñalada y define el centro como "la voluntad de ser moderado". Hay elogios a Rato, Aznar y Viri.
Mariano Rajoy. Archivo.

(Libertad Digital) En una extensísima entrevista en La Razón, Mariano Rajoy habla de su infancia, sus primeros años políticos, sus padres, sus hijos… y también del PP y los "convulsos" periodos en el partido que él ha vivido. Opina, además, sobre Manuel Fraga, Zapatero o González.

Rajoy, que se define a sí mismo como un "niño bastante estudioso", rememora su etapa de estudiante en León, su afición al deporte y sus años de Universidad en Santiago en un momento, dice, "de enorme efervescencia" política. Recuerda que en su casa "se vivía la política con cierta prevención por los problemas que tuvo" su abuelo "durante los primeros años de la dictadura".

También habla de su familia y su mujer, a quien define como "el eje sobre el que se mantiene la familia". Admira que esté pendiente de él y de sus "silencios, que a veces son bastante espesos". De sus hijos, apunta que son unos "clientes para toda la vida".

Su "no llegado" momento más feliz

En el terreno político, rememora su "ingenuidad" en sus primeros pasos como diputado autonómico y cómo le temblaban las piernas la primera vez que se subió a la tribuna. Después, se refiere "etapas muy convulsas" vividas en el seno del PP y admite que la posterior al Congreso de Valencia fue una de ellas. "Lo que he aprendido de ellas es que siempre hay que hacer un esfuerzo para mantener la unidad", apunta.

"En un proyecto tan grande como es el PP", continúa, "todo el mundo puede y debe tener un sitio, y eso se consigue con generosidad y tolerancia". "Hay que saber olvidar, mirar siempre al futuro y tener claro que el proyecto colectivo está por encima de ambiciones y personalismos, cabemos todos", añade. Preguntado por si le "duele" alguna puñalada, dice que "no me duele ninguna".

En la entrevista, en la que confiesa que su momento más feliz en política está "todavía por llegar, como todo el mundo sabe", –en alusión a la presidencia del Gobierno–, habla también de un deseo no cumplido en su paso por el Gobierno de Aznar, el de ser ministro de Justicia. "Algún día le preguntaré por qué no lo hizo", dice el líder del PP, que añade a continuación que es sólo "una anécdota".

Relación "buena" con Zapatero

Respecto a sus ideas, apunta que no le "importa que digan que soy un político de derechas, a veces yo mismo me lo digo. Lo que es evidente es que no soy socialista". En su partido, añade, "se sienten cómodas personas que están más a la derecha que yo y personas que están más a la izquierda". El centro, explica, "es una voluntad, un método, es la vocación de ser moderado y tolerante".

Al final de la entrevista, da su opinión sobre algunos personajes. De Santiago Carrillo, dice que "en la transición se portó bien" pero "prefiere" no decir nada de su pasado. Sobre Manuel Fraga, apunta que "es una pena que no llegara a ser presidente del Gobierno". De Rodrigo Rato, dice que "es un hombre de gran capacidad", y de José María Aznar, que fue un "excelente presidente" y le "debe muchísimo", quizás en alusión a su designación como candidato. También habla de Felipe González: "Yo no soy socialista, pero no es Zapatero", apunta. Sobre el presidente actual, afirma que tienen "una relación personal buena, pero su manera de gobernar no es buena para España".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 33 comentarios guardados

    Servicios