Menú

Rajoy no respaldará a Zapatero pero le espera para hablar "en serio" sobre ETA

Mariano Rajoy ha comenzado su discurso anunciando que el PP votará en contra de la investidura de Zapatero. Reprochó al presidente en funciones que no haya ofrecido soluciones a la crisis económica que Zapatero no acaba de reconocer. La réplica del candidato socialista sólo aportó una novedad. Prometió acabar con los problemas del agua en España en cuatro años. En materia antiterrorista hay propuesta de nuevo pacto "con todos". Rajoy está dispuesto a escuchar.

Sesión de Investidura
0
Mariano Rajoy ha comenzado su discurso anunciando que el PP votará en contra de la investidura de Zapatero. Reprochó al presidente en funciones que no haya ofrecido soluciones a la crisis económica que Zapatero no acaba de reconocer. La réplica del candidato socialista sólo aportó una novedad. Prometió acabar con los problemas del agua en España en cuatro años. En materia antiterrorista hay propuesta de nuevo pacto "con todos". Rajoy está dispuesto a escuchar.
"
(Libertad Digital) Rajoy fijó la posición de su grupo "que han respaldado diez millones de españoles" durante la próxima legislatura. En líneas generales recordó que Zapatero suele "prometer una cosa para hacer la contraria" y "se guarda cosas que va a hacer y prefiere no anunciarlo. ¿Qué crédito tengo que dar a sus palabras de esta mañana?", se preguntó.
 
Comenzó Rajoy respondiendo al discurso de Zapatero sobre la economía y dijo que "suscita desconfianza" el análisis de la situación. "Sigue sin preocuparse de los problemas de los ciudadanos, está más preocupado en disimular, si le cuesta reconocer que existen problemas, ¿cómo podemos confiar en que los remedie?", dijo.
 
Consideró que al análisis de Zapatero le ha faltado "rigor en el pronóstico y soluciones". "Ya no estamos en campaña, puede decir la verdad, yo no le voy a llamar antipatriota por ello". Reprochó al candidato socialista que continúe con su discurso de decir que la situación no es grave y que no hay que alarmarse e hizo un resumen de los indicadores económicos que revelan una situación de grave crisis, como la subida de los precios, la pérdida de competitividad, la subida de tipos o el crecimiento del PIB. "En diciembre dijo usted que los precios iban a bajar a comienzos de año, bien es verdad que no precisó el año, pero no es el 2008", dijo y puso de manifiesto que la mayoría de las familias cada vez tiene más problemas para llegar a fin de mes.
 
Señaló también la crisis de la construcción, sector en el que más de cien mil personas han perdido su empleo. "No somos más fuertes, somos más vulnerables porque las familias están muy endeudadas". Echó en cara a Zapatero que no reconozca la mayor vulnerabilidad de la economía española y que no es una situación pasajera. "Una cosa es tener confianza en la economía, los trabajadores y empresarios y otra no reconocer que España es el país más vulnerable ante la crisis de la Unión Europea. Llámelo como quiera, crisis, desaceleración o desfallecimiento. Diga la verdad para que los españoles sepan a qué atenerse".
 
Recordó a Zapatero que heredó una economía boyante, pero "esto se ha acabado y hay que hacer frente a este escenario". Sin embargo Rajoy no ha visto "voluntad por su parte de aplicar soluciones" porque "si no se reconoce la realidad la tarea es imposible". "Huyendo de la realidad ha anunciado medidas parches, tranquilizantes que no atacan de raíz el problema. La palabra clave es confianza, se basa en la credibilidad algo de lo que carecen sus propuestas de esta mañana". Y dijo al candidato del PSOE que las políticas sociales sólo se sustentan en una buena política económica. "Si no, es sólo un catálogo de buenas intenciones".
 
Anunció que el PP dará prioridad a la economía y propondrá medidas que "esperamos que sean recibidas y debatidas con atención por el gobierno".
 
Terrorismo, inmigración y vivienda
 
El líder de la oposición echó en cara a Zapatero su "falta de claridad" sobre el terrorismo en su discurso de investidura. Rajoy le recordó que el Partido Popular "no ha movido sus posiciones" en esta materia y que sigue fiel al Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, por lo que le ofreció un pacto en la lucha contra ETA siempre que sea en base a los principios de ese acuerdo, es decir, que no se vuelva "a negociar con ETA y se apoye a las víctimas del terrorismo".
 
"No ganamos nada con ocultar la realidad", señaló. Exigió a Zapatero que  rectificase su política sobre inmigración, que busque soluciones a la situación de la vivienda y el crimen organizado.
 
 Así, Rajoy calificó de "parco" el discurso de Zapatero sobre política exterior, algo que encuadró en la pérdida de peso y protagonismo que ha tenido España en los últimos cuatro años. Lo que, según el líder del PP, "ha desembocado en aislamiento, como todos hemos podido ver en fechas más recientes", en alusión a la foto de Zapatero totalmente solo durante la cumbre de la OTAN. Por ello, exigió al presidente del Gobierno que rectifique su política. "Nos gustaría apoyarle en una rectificación de su política exterior", aseguró, para recordarle que el PP apoyó al Ejecutivo en materias como la Constitución Europea o con el envío de tropas al exterior.
 
El líder de la oposición preguntó a Zapatero qué va a hacer para solucionar los problemas de agua que existen en España. "Usted liquidó el Plan Hidrológico Nacional para sustituirlo por prácticamente nada. Ha dejado insatisfechos a todos", afirmó. "El colofón lo estamos viendo en Cataluña. El Ebro se desborda mientras en Barcelona no hay agua. Quienes le presionaron para derogar los trasvases, le piden ahora con insistencia un trasvase. Improvisan y hacen propuestas que hacen que todo parezca un sainete", aseguró. Tras esto, le preguntó si el nuevo Gobierno "va a perder otros cuatro años".
 
La Justicia también entró en escena. Rajoy acusó a Zapatero de preocuparse únicamente de la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). "Puede haber fallos en la justicia, pero desde la responsabilidad política hay que intentar que no se comentan. No se entiende que la justicia actúe como en pleno siglo XIX. Hay que dotarla de medios. No tienen los recursos tecnológicos de los que hoy se dispone". Por ello, ofreció al nuevo Ejecutivo un acuerdo en esta materia. "Contará con el apoyo de este grupo en todo lo que sea mejorar la Justicia, pero debe ser un plan global. Hay que tomar un conjunto de medidas de toda índole para solucionar unos problemas que son cada vez de mayores".
 
Acuerdos de Estado
 
El presidente del PP se mostró partidario de llegar a acuerdos de Estado. "Ha hablado usted de diálogo, entendimiento y pactos. Yo se lo agradezco, el sonido de sus palabras me ha gustado", afirmó, aunque también le reprochó los cuatro años de pactos con  los nacionalistas radicales de la pasada legislatura. "He estado proponiendo acuerdos estando en la oposición y en el Gobierno. Estoy predispuesto, por eso lamenté que en la pasada legislatura usted prefiriese entenderse con otros y dejar de lado al Partido Popular. Usted ha querido imponer su propia versión de España a todos los españoles. No inventé yo el pacto del Tinell de todos contra el PP".
 
Por último, recordó que un pacto de Estado es un acuerdo sobre políticas en las que no es bueno que haya diferencias entre Gobierno y oposición, entre ellas, el terrorismo o la estructura del Estado. "Un pacto de Estado afecta al interés general del Estado. Estoy dispuesto a hablar cuando usted lo desee. Los dos primeros partidos deben buscar soluciones consensuadas. Otros partidos pueden  sumarse, pero no deben sustituir a ninguno de los dos grandes partidos", concluyó.
 
Rajoy puso de manifiesto que "todos los grupos de esta Cámara son partidarios de acabar con ETA y sus crímenes, pero algunos deseamos la derrota y otros no quieren ver derrotadas las pretensiones de ETA y sus objetivos políticos". También señaló que todos los grupos quieren que funcione mejor la Justicia, pero no todos quieren que "todos los españoles seamos iguales ante la ley". "Lo importante es saber su posición, necesitamos saber el camino que vamos a recorrer, detallar sus pretensiones, sus fines y los procedimientos que propone".
 
"En resumen contemplamos con reserva su candidatura después de lo que hemos visto y escuchado hoy". Explicó Rajoy que si el PP no votara contra la investidura de Zapatero "defenderíamos unas cosas y su contraria, no puedo decir que no me inspira confianza pero que le voy a votar".
 
Finalmente dijo Rajoy que no tiene nada que objetar en que Zapatero busque los apoyos que quiera, pero quiso dejar claro que en todas las materias que afecten a los derechos de los españoles deben contar con el consentimiento de casi media España "que nosotros tenemos el orgullo de representar". "Con nosotros será muy fácil encontrarse, estamos y estaremos en defensa de la igualdad de los españoles, de sus derechos y de la unidad de la nación española. Cualquiera que comparta estos principios lo tiene muy fácil para coincidir con nosotros".
 

RÉPLICA DE ZAPATERO: "Mis credenciales son once millones de votos"
 
 
En su turno de réplica, Zapatero dijo a Rajoy que los credenciales para pedir la confianza de la Cámara "son las de 11 millones de españoles, las credenciales de la democracia. Es probable que otros piensan de otra manera, pero eso es otro régimen político. En democracia la confianza la otorgan los ciudadanos".
 
Tachó Zapatero de "discurso del pasado sin propuesta de futuro" el de Rajoy y le acusó de remontarse a hacer cuatro años. Volvió a hacer un análisis económico optimista de los últimos cuatro años e insistió en que España está en una buena situación para afrontar la "desaceleración". "El Gobierno va a tomar medidas de corto plazo, urgentes, en el ámbito fiscal y para dar un empuje a las familias".
 
Aseguró que España es el único país junto con Alemania que ha mantenido la cuota de mercado internacional. Dijo que la inflación responde a factores externos y se ha producido en toda Europa a causa del precio del petróleo y las materias primas y los cereales. Y pronosticó una moderación en los precios. "Este candidato es consciente de lo que representa para las familias y hemos propuesto medidas concretas". "La economía está mejor preparada hoy que hace cuatro años", insistió.
 
Hizo un repaso sobre las materias de las que habló por la mañana, como la inmigración. Reiteró que su programa será la lucha por la inmigración legal y ordenada, vinculada al empleo, integración, derechos y deberes, favorecer el retorno y reforzar fronteras.
 
En seguridad ciudadana dijo que fortalecerá el número de efectivos de policías y guardia civil y se refirió a las medidas del anterior gobierno sobre seguridad vial "con resultados muy positivos". En cuanto a la violencia de género dijo que ahora hay más mujeres protegidas por admitió que no ha conseguido reducir el número de víctimas mortales.
 
En materia de Justicia dijo que "tenemos elementos de coincidencia y espero que primen de cara al futuro". Afirmó que es necesaria una reforma y una mejora radical del servicio de justicia que ningún gobierno " de distinto signo" ha sido capaz de afrontar. "Vamos a cambiar las dentro de los límites constitucionales". Se refirió especialmente a la renovación del CGPJ. "Teníamos que haberlo renovado y es responsabilidad nuestra que no se haya hecho. Quiero emplazar a llegar a un acuerdo urgente para renovar el CGPJ en la búsqueda de medidas para modernizar la justicia. Voy a poner todo mi empeño y espero que sea correspondido".
 
El presidente del Gobierno afirmó que España ha aumentado su capacidad para abastecerse de agua y puso como ejemplo que, "pese a los duros años de sequía que hemos tenido, no ha habido restricciones de agua para consumo humano". Sobre la crisis de Cataluña, afirmó que "lo que hay que hacer es acometer medidas urgentes. Estamos trabajando con la Generalidad. El Gobierno de España garantizará a Barcelona y su área urbana que tendrá agua", dijo. Y sobre su futuro, que "no necesitará apoyos externo cuando estén las desaladoras que están en marcha, al igual que en Ceuta, Melilla, Murcia, Alicante o Valencia".
 
Zapatero puso como ejemplo de gran pacto de Estado a la Constitución e intentó dar a entender que Rajoy había abogado por excluir al resto de formaciones políticas de ellos. "En el pacto institucional no estuvieron sólo la UCD y el PSOE, sino también el PCE o CiU. Uno de los éxitos de ese pacto es que fue extraordinariamente incluyente", dijo. Así, consideró "natural" que las "fuerzas mayoritarias tienen una especial responsabilidad, palabra que habitualmente no está en sus labios. Hay responsabilidad para procurar que los acuerdos sean lo más incluyentes posibles".
 
En esta misma línea, señaló que, a su entender, hay dos diferencias entre el PP y el PSOE. Según dijo, la primera es que "los socialistas, desde el 77, ha estado siempre en los consensos de Estado, estando en el Gobierno o la oposición". La segunda sería que, "hemos entendido de la lógica necesidad de llegar a acuerdos con la derecha y con las fuerzas minoritarias de la Cámara, porque nosotros si tenemos lealtad plena al marco constitucional". Tras esto, volvió a mostrar su supuesto deseo de que "podamos llegar a acuerdos".
 
Sobre política exterior, afirmó que la relevancia internacional "se mide por los hechos y no en lo que algunos quieren ver". Así, quiso destacar que Felipe González ha sido elegido para reflexionar sobre los objetivos de la UE los próximos veinte años y que Inés Alberdi dirigirá la Agencia de la ONU que se encarga de la defensa de los derechos de la mujeres.
 
Por último, entró en la lucha contra el terrorismo. Tras decir que está dispuesto a "corregir y mejorar", avanzó que llamará a Mariano Rajoy para mantener un "diálogo a fondo" sobre esta materia. Además, dijo que en la lucha contra el terrorismo va a llevar una estrategia compartida: "valores constituciones, los medios del Estado y la cooperación internacional para acabar con ETA".
 

 
RÉPLICA DE RAJOY: "No estoy de acuerdo ni en sus diagnósticos ni en sus soluciones"
 
El líder del PP comenzó su segunda intervención reclamando su derecho a hacer oposición al Gobierno. "No estoy de acuerdo ni en su diagnostico ni en sus soluciones" a la situación económica. "¿No puede decirlo por el hecho de tener menos votos que usted? Tenemos problemas de competitividad en la economía, problemas graves de endeudamiento, que son nuestros y no vienen de ningún lugar, pero también tenemos una crisis de liquidez internacional", afirmó.
 
Así, recordó al presidente del Ejecutivo que "tenemos problemas de financiación y una gran vulnerabilidad en un sector estratégico como la construcción. El paro aumentó en 300000 personas. Le pido que haga un análisis más realista. El BCE ha bajado la previsión crecimiento al 2,4 por ciento, y el estudio de un importante banco –en alusión al BBVA– baja esta previsión hasta el 2,2".
 

 
Tras esto, insistió en que su formación política presentará en los próximos días un paquete de medidas para intentar acondicionar la economía española a la situación económica. "Le recuerdo que a lo largo de estos años les pedimos reformas económicas. Me calificó de antipatriota y agorero de la catástrofe, y por eso estamos ahora donde estamos".
 
En materia de inmigración, aseguró que el hecho de que el Gobierno quiera seguir la política que ha venido llevando a cabo hasta ahora es "para echarse a correr". Después, le recordó los datos de Eurostat sobre el número de inmigrantes que han llegado a España en los últimos años y algunas de las propuestas que en esta materia llevó el PP en su programa electoral.
 
Tras la inmigración, volvió el tema del agua. Rajoy recordó que el Plan Hidrológico Nacional fue aprobado por administraciones como la Generalidad de Cataluña o los gobiernos autonómicos de Extremadura y Castilla La Mancha. "Usted lo liquidó sin consultar con nadie. Usted tenía derecho, pero nosotros tenemos derecho a exigirle responsabilidades. ¿Qué va a hacer usted ahora?", preguntó. Así, recorrió algunos de los puntos de España donde se han visto seriamente afectados por la falta d agua: "Ahora en Barcelona existen restricciones y se han puesto multas. En Lérida también hay restricciones. En Murcia se han abandonado cultivos". Y volvió a pedir explicaciones: "En vez de colocar parches, haga usted un planteamiento serio. Díganos que va a hacer para acabar con el problema del agua. ¿Tiene alguna alternativa después de liquidar el Plan Hidrológico Nacional?".
 
El líder del PP aclaró el intento de Zapatero de tergiversar sus palabras sobre los pactos de Estado. "He dicho que en pactos de Estado mejor todos, pero que no puede ser pacto de Estado si no están PP y PSOE". Así, se mostró dispuesto a alcanzar este tipo de pactos en materia de justicia, financiación autonómica, política exterior, pensiones y estructura del Estado. "Quiero un pacto para acabar con ETA, y cuando usted quiere echar a la alcaldesa de Mondragón yo digo que sí, sin pedir nada a cambio", afirmó.
 
CONTRARRÉPLICA DE ZAPATERO: Promete acabar con el problema del agua
 
Finalizó Zapatero el duelo con Rajoy con una nueva oferta de diálogo reiterando que el PSOE ha estado "en todos los consensos de Estado y ustedes no".
 
Sobre ETA dijo que "el PSOE ha sido ejemplar en su comportamiento, no valoro la actuación de los demás. Me interesa que en las próximas semanas pesen más las ganas de futuro y acabar con ETA y el terrorismo que los reproches del pasado".
 
En cuanto a la economía dijo que su análisis es "objetivo y ponderado" y aprovechó para lanzar un dardo al PP. "No sabemos si su análisis es de Cañete, Costa, Pizarro o Montoro porque ha tenido tantos portavoces que es difícil saber de dónde parte su análisis".
 
La perla vino en materia de agua. Tras asegurar que en ocho años el PP no solucionó nada y hubo restricciones para el consumo humano, dijo que su Gobierno incrementó la disponibilidad de agua en estos cuatro años. Y prometió acabar con los problemas de agua en todas las comunidades autónomas en 2012.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios