Menú

Zapatero: "Intentar salvar vidas vale la pena aunque uno se deje jirones"

El presidente del Ejecutivo justifica su fracasada negociación con ETA en una extensísima entrevista que este domingo publica El País. Señala que "no estamos peor que hace cuatro años", palabras que recuerdan a sus optimistas vaticinios un día antes del atentado de la T-4 y que contrastan con la realidad, marcada por la bomba de Durango y los atentados frustrados de la banda. Sin querer entrar en valoraciones porque "afecta a la lucha" antiterrorista, proclama que se embarcó en la negociación porque "no se perdonaría" no intentarlo. "Sería un presidente sin entrañas", dice.

350 KILOS DE EXPLOSIVOS EN EL LABORATORIO DE ETA
0
El presidente del Ejecutivo justifica su fracasada negociación con ETA en una extensísima entrevista que este domingo publica El País. Señala que "no estamos peor que hace cuatro años", palabras que recuerdan a sus optimistas vaticinios un día antes del atentado de la T-4 y que contrastan con la realidad, marcada por la bomba de Durango y los atentados frustrados de la banda. Sin querer entrar en valoraciones porque "afecta a la lucha" antiterrorista, proclama que se embarcó en la negociación porque "no se perdonaría" no intentarlo. "Sería un presidente sin entrañas", dice.
José Luis Rodríguez Zapatero.
LD (Europa Press) El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, considera que "la democracia ha ganado ya la batalla contra ETA", sobre la que tan "sólo cabe pensar cuánto va a durar".
  
"La obligación de un Gobierno es combatir, prevenir y luchar por acabar con la violencia terrorista. Más allá de eso, la democracia ha ganado hace tiempo la batalla contra ETA. Sobre ETA sólo cabe pensar cuánto va a durar, nunca lo que pueda conseguir porque no va a conseguir nada", afirma Zapatero en una entrevista que publica en su edición de este domingo el diario El País.
 
"Sería un presidente sin alma"
  
El jefe del Ejecutivo, que cree que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado vienen realizando "una extraordinaria labor", asegura que "la unidad de los demócratas y el aislamiento absoluto -social, político, internacional- de quienes quieren mantener la violencia nos llevará a estar en disposición de ver el final del terrorismo".
  
Así, Zapatero no se arrepiente del fracasado proceso de paz y destaca que "intentar salvar vidas vale la pena, aunque uno deje jirones". "No es que sólo valga la pena, es que no me lo perdonaría a mí mismo. Sería un presidente sin alma, sin entrañas", añade al respecto.
  
Por otra parte, el presidente del Gobierno muestra su deseo en estos meses que le restan antes de las elecciones de "aprovechar la legislatura hasta el último minuto".
  
"Quedan más de 30 leyes en el Parlamento y queremos aprobar la mayoría", señaló Zapatero, subrayando que el objetivo de su Gobierno "es que España esté en lo más alto en cohesión social y en sus políticas sociales". "Podemos hacer en pocos años lo que en otras situaciones podría haber costado décadas", añade al respecto.
  
"No gobernaré si no logro un voto más que Rajoy"
  
Además, Zapatero indica que no gobernará "si no logra un voto más que Rajoy", ya que busca "una mayoría suficiente que permita gobernar para desarrollar la segunda etapa de un proyecto de progreso y la modernización definitiva de España".
  
Según el presidente del Gobierno ese proyecto pasa por tres objetivos "fundamentales": "El primero de ellos, hacer un país económicamente más competitivo. En segundo lugar, ponernos a la altura de los países con más prestaciones, con más políticas sociales de Europa, y por tanto del mundo. Lo podemos conseguir en materia de educación, en materia de sanidad, en materia de pensiones, en materia de ayuda a la familia, donde hemos abierto un escenario hasta ahora prácticamente inédito. Y en tercer lugar, hacer un país que forje una convivencia constructiva hacia un cambio demográfico que hemos vivido como consecuencia de la inmigración", dice.
  
Respecto al Partido Popular, Zapatero se muestra seguro de que los ciudadanos apostarán por el proyecto del PSOE en lugar del de los populares. "Es evidente que lo que quedará del PP es que Aznar intentó situar a nuestro país en un modelo que ha sido un fracaso rotundo, un modelo de una visión del mundo neoconservadora, que no ha cuajado", comenta.
  
Así, subraya que su objetivo como presidente del Gobierno ha sido que "España estuviera en un lugar en que la historia no nos tuviera que juzgar por una decisión tan equivocada como la que adoptó Aznar con la guerra de Irak".
  
Respecto al debate sobre del liderazgo de Mariano Rajoy al frente del PP y la polémica suscitada por las ambiciones del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, Zapatero las califica de "una de las cosas más extraordinarias que uno ha visto". "Es el primer partido en el que hay más codazos por ir de número dos que por ir de número uno. Es insólito", añade.
  
"Los tipos de interés y el Euribor deben haber tocado techo"
  
Sobre la crisis financiera que ha sacudido los mercados en las últimas semanas, el presidente del Gobierno subraya que "no hay ninguna repercusión directa en el mercado inmobiliario y en el sistema financiero español".
  
"Nuestro sistema financiero, nuestras instituciones colectivas de crédito son de las más solventes del mundo. El mensaje es de tranquilidad y de confianza. Mi opinión es que los tipos de interés y el Euribor deben haber tocado techo", asegura.
 
Sobre el descalabro político de Miguel Sebastián
 
El presidente del Gobierno reconoce su "responsabilidad" directa en el descalabro electoral del PSOE en Madrid, si bien critica el "trato poco objetivo" que, a su juicio, recibió el candidato socialista a la alcaldía, Miguel Sebastián.

Según Zapatero, Sebastián fue objeto de un "trato poco objetivo por parte de algunos sectores de opinión", aunque no precisó cuáles.

En la entrevista Rodríguez Zapatero admite que tiene una "responsabilidad importante, muy directamente" en los resultados que obtuvo su partido en Madrid en las elecciones autonómicas y municipales del pasado 27 de mayo.

No obstante, defiende que su partido dio una "respuesta rápida" al fracaso electoral, con la dimisión de Sebastián y la celebración en julio del Congreso Extraordinario en el que el Partido Socialista de Madrid (PSM-PSOE) cambió de secretario general; y la compara con la del PP en Andalucía.

"El partido en Madrid ha perdido, con contundencia, y ha tomado decisiones. Ha habido responsabilidades y cambio. El Partido Popular lleva perdiendo en Andalucía 25 años y presentan otra vez a Arenas", subraya, y destaca también que "Rajoy perdió unas elecciones desde la mayoría absoluta (...) y nadie asumió ninguna responsabilidad".

"Esto es sorprendente. Al Partido Socialista al menos se le podía reconocer, oiga, a ustedes les han dado un varapalo electoral en Madrid, ¿no? Pero han asumido su responsabilidad, y ha hecho un congreso extraordinario. Hemos respondido con lenguaje democrático. Nadie ha ido a echar la culpa a nadie del resultado electoral. No. Los hemos asumido nosotros", argumenta.
 
Zapatero dice que quería que gobernara UPN en Navarra

Zapatero ha afirmado que la decisión de dejar gobernar a UPN la ha tenido "siempre" y ha aclarado que en la precampaña "nunca" hubo por su parte "ningún guiño" a lo que pudiera ser un Gobierno de cambio, como tampoco lo hizo el PSN durante la campaña.
  
En la entrevista concedida a El País, Zapatero dijo que antes de las elecciones siempre entendió que "una etapa de colaboración razonable" entre UPN y PSN "sería muy positiva" para Navarra. Según declaró, su sensación es que este entendimiento va a ser "bueno para la convivencia".  
  
Zapatero destacó que PSN fue tercera fuerza en los comicios y que UPN, aún perdiendo la mayoría absoluta, alcanzó un resultado "importante" del 46 por ciento. "Siendo tercera fuerza, tiene que haber una razón muy poderosa y un entendimiento indudable con la segunda fuerza, en este caso Nafarroa Bai, para hacer una alternativa en toda regla", argumentó.
  
Por otro lado, Zapatero indicó que España tiene que acostumbrarse a que el PSOE pueda gobernar en Galicia con BNG y colaborar con UPN en Navarra, desde "el máximo respeto a Nafarroa Bai".
 
UPN no es como el PP
  
En otro momento de la entrevista, insistió en que a diferencia de Cataluña o Galicia, en donde existen alianzas con los nacionalistas, en Navarra no se podía actuar de la misma forma porque el PSN era tercera fuerza, razón "muy poderosa", apuntó, y porque el discurso de Sanz no ha sido "igual" que el del PP ni su oferta de colaboración. "Ofrecerse para colaborar es inédito, el PP nunca lo ha hecho", dijo.
  
Según Zapatero, Sanz se ofreció tras una reflexión y también porque ha hecho de la necesidad "virtud". "Pero hay una cierta singularidad de lo que representa UPN en relación con el PP", garantizó.
 
No dejó clara su postura al PSN pero "por el bien común hay que aguantar"
  
Por otro lado, preguntado sobre por qué no dejó públicamente clara ni trasladó así su opinión al PSN, el secretario general sostuvo que se ha producido un "debate democrático". Aseguró comprender que los militantes del PSN tengan "el amor propio" afectado por los "ataques" de UPN y del PP, pero les trasladó que "en política, por el bien común, hay que saber aguantar" esos ataques.
  
Rodríguez Zapatero subrayó que la situación de Navarra no era "fácil" y "todo el mundo lo ha visto". "UPN se había quedado a uno de la mayoría, nosotros estábamos detrás de Nafarroa Bai, había ganas de cambio porque el PSN  había recibido, y el PSOE, muchas agresiones de UPN y del PP", resumió.
  
El secretario general del PSOE defendió que la dirección federal básicamente volvería a gestionar el proceso de igual forma. "Aquí se ha cruzado un impulso político, la pasión política, con una perspectiva de más largo plazo, más de fondo, que nosotros queríamos trasladar al PSN", dijo, y aseguró que "está evolucionando positivamente" la decisión dentro del partido.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation