Menú

Zapatero se parapeta en el 23-F y desprecia al Congreso

Era el tiempo de responder a la oposición, pero Zapatero adujo el aniversario del 23-F para ignorar a Rajoy: "No es un día en el quiera discutir". 

0

Sesión de control al Gobierno, marcada por el calendario, que dice a sus señorías que hoy se cumple el treinta aniversario del 23-F, la intentona golpista que se recuerda con varios actos en el Congreso de los Diputados.

Una fecha que ha sido utilizada por el jefe del Ejecutivo para ignorar sus responsabilidades. El líder de la oposición, Mariano Rajoy, le interpelaba por la situación de crisis económica que atraviesa el país, a lo que José Luis Rodríguez Zapatero le respondió: "No es un día en el que quiera discutir con usted", aduciendo el fracasado golpe de Estado.

Una maniobra que molestó, y mucho, a la bancada popular, que no escatimó en abucheos. Al propio Rajoy se le vio visiblemente incómodo por el hecho de que Zapatero se parapetara en "la dignidad, la unidad y la lucha por la democracia" del 23-F para no responder a su pregunta. Poco después, la bronca se trasladaba a los pasillos de la Cámara Baja.

Previamente, el presidente del PP acorralaba a Zapatero con datos, recordando los "dos años seguidos" de recesión pese a que desde el Gobierno se dijera en su día que "saldríamos de la crisis antes que nadie".

"Los resultados de su política son los que son: el doble de paro que la Unión Europea", resumió Rajoy, que también mencionó la histórica declaración del presidente de que "íbamos a estar mejor que Francia y Alemania".

El gran problema, arguyó el jefe de los populares, es que Zapatero se ha convertido "en un lastre para la economía española" dando "tumbos" y "creando problemas".

Ante esta retahíla de acusaciones, Zapatero volvió a hacer uso de su ya mítico positivismo: "En el último trimestre hemos crecido casi en la línea de la UE", dijo, para pedir "al menos un año o dos" a fin de comprobar que España vuelva a retomar el rumbo de los buenos datos económicos. "No tenemos una diferencia muy significativa con Europa", llegó a asegurar.

Más énfasis le puso a la hora de criticar a Rajoy: su argumento, afirmó, "viene a confirmar una vez más que su programa es bien sencillo; 'la culpa de todo es de Zapatero'". Criticó, además, que "cuando este Gobierno tuvo la tasa de paro más baja de la democracia" no lo reconociera.

Rifirrafe Soraya-Salgado

Ante la ausencia del vicepresidente Alfredo Pérez Rubalcaba, en la cumbre de ministros del Interior del Mediterráneo para abordar la inmigración ilegal, fue la titular de economía, Elena Salgado, la protagonista del rifirrafe con la portavoz del Grupo Popular.

"En dos años se ha quedado usted casi sin pulso", le dijo Soraya Sáenz de Santamaría, para quien el resultado de la 'Era Salgado' ha sido "el fracaso económico", por lo que le preguntó sobre si estaba o no satisfecha.

"Razonablemente", le contestó la vicepresidenta segunda, que acusó al PP de estar "en el limbo" y en la "mezquindad". "Cuanto peor mejor" es el lema de los populares, según Salgado, que acusó a Sáenz de Santamaría de presentar "grandes proclamas y ninguna propuesta" así como "falsos discursos" que no cumplen ni las Comunidades Autónomas en las que gobiernan.

Por su parte, Sáenz de Santamaría hizo herida donde más duele a los socialistas, la sucesión de Zapatero: "Le sobran aspirantes", se mofó, denunciando además que el Ejecutivo no tiene "ni proyecto, ni criterio, ni principios" recordando los bandazos, traducidos en reformas que se modifican en un estrecho periodo de tiempo. 

En España

    0
    comentarios
    Acceda a los 18 comentarios guardados

    Servicios