Menú
EDITORIAL

Putin y el botón rojo nuclear

Este primer paso de Putin en la escalada nuclear exige una firme respuesta de las democracias occidentales y, sobre todo, de EEUU.

Los continuos reveses en el conflicto de Ucrania y los graves problemas internos derivados de una guerra fallida que iba a sustanciarse en una operación relámpago han provocado una escalada en la respuesta militar del Kremlin que podría poner en riesgo la estabilidad de todo el planeta. El recurso a las armas nucleares, un camino sin retorno que ninguna superpotencia se había atrevido a iniciar desde la crisis de los misiles en 1962, podría estar adquiriendo carta de naturaleza con los últimos movimientos del armamento ruso detectados por la OTAN.

Es el caso del submarino nuclear K-329 Belgorod, movilizado por el Ejército ruso hace unos días según informes de inteligencia occidentales y portador de un torpedo atómico con capacidad de desplazarse hasta 10.000 kilómetros bajo el agua para explotar cerca de la costa y provocar un tsunami radiactivo. La capacidad destructiva de un arma de esta magnitud ha activado los mecanismos de respuesta de las otras superpotencias, lo que va a provocar un giro profundo en el precario equilibrio estratégico de la escena internacional.

La humillación de las tropas rusas a manos de los soldados ucranianos y las revueltas, todavía tímidas, que ya comienzan a producirse en la sociedad rusa están acorralando a Putin, un dictador nostálgico de la Unión Soviética que parece dispuesto a apretar el botón rojo o, cuando menos, a especular con la posibilidad de lanzar un ataque nuclear cuya respuesta provocaría una devastación sin precedentes.

Este primer paso de Putin en la escalada nuclear exige una firme respuesta de las democracias occidentales y, sobre todo, de EEUU, la única superpotencia nuclear junto con China con capacidad de contrarrestar la amenaza rusa. Con o sin la ayuda de Pekín, que se juega mucho también en esta deriva enloquecida de su socio estratégico, es preciso enviar un mensaje de firmeza que, sobre todo, esterilice cualquier tentación de otros países en manos de sátrapas sanguinarios como Corea del Norte o Irán, muy capaces también de empujar al resto de países a una nueva contienda mundial.

Temas

En Opinión

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad