Menú
Pedro de Tena

Lo sustancial y lo accidental

Sorprende la aparición de un libro que es un torpedo a la línea de flotación de una de las estrategias del Papa argentino: promover una Iglesia "sinodal".

Sorprende la aparición de un libro que es un torpedo a la línea de flotación de una de las estrategias del Papa argentino: promover una Iglesia "sinodal".
El Papa Francisco durante un encuentro con niños. | EFE

Acaba de llegar el Poniente a la Andalucía en la que vivo, que es la occidental. La temperatura del desayuno ha bajado diez grados. Por fin. En el Sur del Sur, que sufre la embestida de los vientos de forma brava, se dice que Tarifa es un "paraíso entre dos mares, la mare que parió al Poniente y la mare que parió al Levante", los vientos reyes de la fusión del Mediterráneo con el Atlántico. Pero aunque se llamen así, pueden llamarse también Oriente (por donde el sol nace-se levanta) y Occidente (por donde el sol se pone-muere).

España es Occidente. Junto con Portugal y Gran Bretaña, lo más occidental de la gran continuidad euroasiática. Fue ahí donde nacieron la filosofía y la ciencia contemporáneas asumidas por el cristianismo. Uno de los conceptos esenciales que se forjaron para entender la realidad y trabajarla fue el de sustancia, que permitía identificar lo que es de verdad y permanece a pesar de sus alteraciones accidentales. Todavía hablamos de lo que es sustancial y lo que no lo es. Esto es, tal idea nos permite ir el meollo de las cuestiones en vez de andarse por las ramas o quedarnos en la superficie de las cosas.

Como llevamos la parte final de agosto hablando sin cesar del impresentable Luis Rubiales – no singularmente por el legendario beso no consentido, por fin lo sabemos, a nuestra jugadora y campeona sino por otras muchas cosas—, y de la impresentable ceremonia mercantil de la formación de un nuevo gobierno, bueno será que hagamos un esfuerzo por acceder a la sustancia de algunos hechos inquietantes que nos pasan desapercibidos.

Verán, no hace mucho, el gobierno terror-comunista de Nicaragua del impresentable Daniel Ortega y su mujer, Rosario Murillo, cerraba dos universidades católicas de forma dictatorial. El pasado mes de marzo ordenaron el cierre de la Universidad Juan Pablo II, fundada en 2004, y el de la Cristiana Autónoma de Nicaragua (UCAN) creada en 2002. En mayo ordenó el cierre de la Universidad Católica Inmaculada Concepción de Nicaragua (UCICAM), de la orden jesuita y de la archidiócesis de Managua.

A estos cierres habría que sumar otros 22 anteriores de diversos centros universitarios católicos. Además, se prohibió Cáritas, se condenó a un obispo a 26 años de cárcel, se han encarcelado a muchos sacerdotes y religiosos y más de 100 han huido al exilio o han preferido la expulsión del país a la prisión. No es todo el daño, pero sí un claro botón de muestra de lo que es realmente esta dictadura comunista. Ay, Ernesto Cardenal, ay.

La novedad está en que el 24 de agosto acaban de expulsar de Nicaragua a la Compañía de Jesús al completo, como si se volviera al siglo XVIII, en el que hasta España expulsó a los jesuitas, como hicieron otras muchas naciones desde finales del siglo XVI. En el XIX, se los volvió a expulsar de España en los periodos liberales de 1820, en 1835 y 1867.

En la II República, en 1932, Manuel Azaña y Fernando de los Ríos dieron 10 días a unos 3.600 jesuitas para disolverse y apoderarse de sus bienes. Fue la última de sus expulsiones de país alguno en el siglo XX. El motivo oficial siempre fue la sospecha de que los jesuitas obedecían al Estado Vaticano antes que al Estado nacional. Pero eran la excusa perfecta para la extinción deseada del catolicismo en España. Arderéis como en el 36. Recuerden.

Pero las cosas parecían haber cambiado mucho, sobre todo ahora, que un Papa jesuita, Francisco y no Ignacio, anótese, rige el Estado Vaticano y la Iglesia en el mundo. Sin embargo, el dúo terrorista y comunista Ortega-Murillo acaba de liquidar y expropiar los bienes de la orden en el país, acusando a sus miembros de ¡terrorismo! El Papa ha llamado al régimen comunista-hitleriano, pero sus aparentes simpatías con los neo-socialcomunistas, desde Manuela Carmena a Yolanda Díaz, dejan perplejos a muchos.

En este ambiente de pocas claridades, acaba de sorprender la aparición de un libro que es un torpedo a la línea de flotación de una de las estrategias del Papa argentino: promover una Iglesia "sinodal". El libro, titulado en español El proceso sinodal: una caja de Pandora, agosto 2023, aun a la espera en librerías, ha sido prologado este junio pasado por el cardenal norteamericano Raymond Leo Burke, que dice que la sinodalidad y lo sinodal impulsadas por Francisco:

"se han convertido en consignas con las cuales se está fraguando una revolución para cambiar radicalmente la autocomprensión de la Iglesia, de acuerdo con una ideología contemporánea que niega mucho de lo que la Iglesia siempre ha enseñado y practicado".

La tensión interna de la Iglesia es sustancial para todo Occidente. Dice Juan Eslava a Jesús Fernández Úbeda que dentro de 50 años Europa puede ser islámica, vascos y catalanes incluidos. Lo del sucio Rubiales, en fin.

Temas

En España

    0
    comentarios