Menú
José García Domínguez

La fiesta no se ha acabado

Asuntos como la corrupción, real o ficticia, sólo resultan determinantes en las urnas cuando el bolsillo anda vacío. Única y exclusivamente.

Asuntos como la corrupción, real o ficticia, sólo resultan determinantes en las urnas cuando el bolsillo anda vacío. Única y exclusivamente.
MADRID, 07/06/2024.- El presidente del Gobierno y líder del PSOE, Pedro Sánchez, participa en un acto de UGT, este viernes en Madrid. EFE/ Mariscal | EFE

Invertimos el 5% del PIB en Educación, hasta las capitales de provincia más despobladas y perdidas en el mapa disponen como mínimo de una universidad, la clase media vive obsesionada con someter a sus hijos desde el jardín de infancia a la más estricta inmersión lingüística (en inglés, huelga decir), las familias se gastan lo que no tienen para que los chavales pasen un año por ahí fuera ligando con su Erasmus… Y el resultado de ese inmenso esfuerzo colectivo va a ser que el antisistema Luis Pérez Fernández, cantamañanas viral más conocido por el nombre artístico de Alvise, consiga usufructuar un escaño en el Parlamento Europeo en representación del Reino de España. Algo falla en este país. Y es algo profundo, además.

Escribo la columna antes de conocer los resultados de las europeas, pero con los datos de la encuesta secreta de Metroscopia en la pantalla de mi móvil. Y me fío de lo que ahí se augura. Por lo demás, lo que se augura es que nada procede augurar; esto es, que Sánchez no se derrumba. La vida sigue igual, que diría el gran Julio Iglesias. Nada raro si se repara en que la fiesta no se ha acabado. Y mientras dura la fiesta, los españoles siempre sostienen al que está en el poder. Asuntos como la corrupción, real o ficticia, sólo resultan determinantes en las urnas cuando el bolsillo anda vacío. Única y exclusivamente.

España vive hoy literalmente del aire. Si un misil ruso hace blanco mañana sobre un objetivo militar dentro del territorio de Polonia, los españoles nos hundimos con todo el equipo en menos de una semana. Porque antes teníamos turismo. Pero es que ahora solo tenemos el turismo. Y eso es humo, como bien se demostró cuando el Covid. Aunque, de momento, la fiesta sigue y el personal va viendo dinero en la cuenta corriente. En lo demás, no piensan. Feijóo debería empezar a reescribir el guión de su particular cuento de la lechera: si el ego enfermizo de Puigdemont no lo remedia, puede haber Sánchez para rato.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro