Menú

Ideología contra Andalucía

Rubalcaba vincula la aprobación de los Presupuestos y las Elecciones andaluzas, para generar un cierto malestar parlamentario, un engaño político y, por supuesto, para suministrar una ideología que pueda ayudar al PSOE a seguir en el poder en la Jutna

0

Andalucía sigue siendo la obsesión de los socialistas. Llevan 30 años en el poder de la Junta de Andalucía y les gustaría perpetuarse otros tantos. Por eso, el miércoles pasado, Rubalcaba regresó sobre sus pasos a la cámara de los horrores de la ideología, allí donde parece hallarse más sobrado y feliz, y ha increpado a Rajoy, en el Congreso, para que apruebe inmediatamente los Presupuestos Generales del Estado sin esperar a que se celebren las elecciones andaluzas del 25 de marzo. No se conoce en la historia de la democracia española un gobierno, incluidos todos los socialistas, que no haya tardado un mínimo de cinco o seis meses en la elaboración de unos Presupuestos, pero el PSOE desprecia ese dato. Desgraciadamente, la realidad para Rubalcaba parece un asunto ajeno a su mentalidad socialista.

Rubalcaba vincula dos asuntos diferentes, la aprobación de los Presupuestos y las Elecciones andaluzas, para generar un cierto malestar parlamentario, un engaño político y, por supuesto, para suministrar  ideología que pueda ayudar a los socialistas a seguir en el poder de la Junta andaluza. Y es que el PSOE, independientemente del juicio moral que nos merezca este partido, sigue siendo una potente maquinaría ideológica que, lejos de analizar un acto parlamentario con sentido político, trata de ocultar la complejidad de unos presupuestos que han de enfrentar una de las crisis económicas más duras de este país en la historia reciente. En verdad, le importa una higa la complejidad de lo real y lo obvio. Su preocupación es ideológica.

El PSOE quizá sea el partido, entre todos los europeos, al que menos le preocupa la realidad.  Ésta le resbala. No existe nada para los dirigentes socialistas sin haber pasado por su filtro ideológico. Todo es ideología para el PSOE. Engaño. Por ejemplo, con todo el descaro del mundo, se reunieron en Sevilla, la capital de la corrupción socialista y del fiasco antidemocrático, para elegir un nuevo secretario general sin importarles que esta comunidad sea el símbolo español de la corrupción socialista y de otros desmanes económicos y políticos. Lo decisivo era negar lo evidente, lo real, que Andalucía no sólo es la región peor gobernada de Europa, sino que también el experimento socialista de identificar el gobierno de la Junta de Andalucía con la sociedad andaluza toca su fin. 

Porque, en efecto, pase lo que pase el 25 de marzo, hay un hecho incuestionable en la política andaluza: el designio autoritario diseñado por los diferentes mesogobiernos de la Junta ha fracasado. Esto es exactamente lo que la ideología de Rubalcaba intenta tapar. Imposible, en mi opinión, porque el PSOE no sólo ha perdido por sus errores, sino porque la oposición ejercida por el PP de Andalucía, en las dos últimas legislaturas,  ha sido ejemplar para conquistar la democracia.

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. La Casa del Rey reenvía a Pedro Sánchez la carta de Torra, Mas y Puigdemont
    2. El ministro Planas se estrena en el Congreso con un lapsus revelador: "Señora imputada"
    3. El bautizo de la hija de José Fernando y Michu, el más triste de la historia
    4. La Seguridad Social siembra nuevas dudas sobre cuándo tienen que cotizar los autónomos
    5. Descubren una "relación íntima" de Brigitte Macron con una primera figura francesa
    0
    comentarios

    Servicios