Menú

España debe inspirarse en Israel, 1984

PP y PSOE deben recoger los escombros del bipartidismo y devolver el sosiego a los españoles.

13

El periodista Jorge Rozemblun, director de Radio Sefarad, ha escrito y divulgado este editorial, que deberían leer cuidadosamente los líderes políticos españoles, especialmente los de PP y PSOE.

España y el gobierno de unidad nacional israelí

La situación de atasco democrático en que se encuentra España me recuerda a la que se dio en Israel en 1984, cuando ninguno de los partidos mayoritarios (ni el laborista Maaraj ni la derecha de Likud) lograban sumar una mayoría matemática, ni siquiera con el concurso de pequeños partidos. Ante la perspectiva de una repetición de los comicios, que seguramente dejaría las cosas en una situación muy parecida, los líderes de las dos formaciones mayoritarias (con aproximadamente el 35 y el 32% de los votos y escaños), enemigos políticos irreconciliables (el Likud había desbancado al Maaraj de su posición hegemónica desde la fundación del Estado en 1948 hasta 1977), decidieron adoptar la única salida posible: un gobierno de ambos partidos, llamado de unidad nacional, con rotación del jefe de gobierno a la mitad del mandato: primero fue Shimón Peres (líder del partido más votado) y dos años después Itzhak Shamir (del Likud). No les fue fácil: fueron acusados de traicionar los principios ideológicos en ambas bancadas.

Pero, una vez superadas las suspicacias iniciales, el bien común se impuso como política oficial. La holgada mayoría conjunta permitió fraguar pactos de estado que, en algunos casos, perduran hasta hoy. Uno de los de mayor éxito fue el cambio de modelo económico, nada menos. Israel supo ver el final de los modelos agropecuario e industrial por la competencia de mercados emergentes y la huida hacia adelante por la senda de las altas tecnologías. Pero esto no se logra de un día para otro, algo tan importante para los políticos. Lo primero fue transformar el modelo educativo, desde los primeros pasos a la academia, que dejaría de ser una torre de marfil para convertirse en el más importante resorte económico, volcado en el desarrollo de soluciones y productos. El resultado no fue inmediato, pero treinta años después, un país de reducidas dimensiones y población, y acosado por amenazas vitales a su seguridad, se ha convertido, según señalan los últimos datos, en la octava economía mundial y es puntero no ya en la investigación científica, sino en cómo usar esos conocimientos para mejorar el mundo, desde la medicina a una simple aplicación telefónica.

Este caso sirve de buen ejemplo al adagio que equipara crisis a oportunidad. Las urnas españolas no están bloqueando nada. Al contrario, exigen que los que pretenden liderarnos cambien de modelo y sean capaces de adaptarse al resultado de lo que mayoritariamente han expresado.

A este sensato editorial le agregaríamos una coda: una vez formado ese gobierno, la primera tarea sería reformar la ley electoral para que no se vuelva a producir el tranque político. ¿Cómo? Introduciendo el mecanismo del ballotage para que sea la sociedad quien decida en caso de que nadie obtenga el 50% de los diputados.

El PP y el PSOE pueden continuar con su visceral rivalidad, y Mariano Rajoy y Pedro Sánchez pueden mantener ese desprecio mutuo que los une y los separa, pero los dos deben a la sociedad española una solución pactada.

Después de casi cuarenta años, el PP y el PSOE, debido esencialmente a la incapacidad y a la corrupción, han hecho saltar por los aires el bipartidismo, pero sería una irresponsabilidad mayor que no sean capaces de recoger los escombros y crear un mecanismo de transmisión de la autoridad capaz de devolver el sosiego a los españoles.

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Vídeo: Aparatoso rescate aéreo de una escaladora herida atrapada en una pared vertical en Huesca
    2. Vídeo: Castells tilda de "acto imprudente" la llamada del Rey a Lesmes
    3. Vídeo: Entrevista a Candela Peña y Raúl Arévalo por la película 'Black Beach'
    4. Vídeo: Salvador Illa advierte a Ayuso con "medidas mucho más duras"
    5. Vídeo: Federico a las 7: El destape golpista del Gobierno
    0
    comentarios

    Servicios