Menú
Carmelo Jordá

Madrid dedica una placa al perroflautismo

Yo vi lo que era el 15-M, estuve muchas veces en la Puerta del Sol paseando entre la mugre, tanto física como intelectual, que se amontonaba en la plaza.

Carmelo Jordá
0
Yo vi lo que era el 15-M, estuve muchas veces en la Puerta del Sol paseando entre la mugre, tanto física como intelectual, que se amontonaba en la plaza.
Archivo

Yo vi lo que era el 15-M, estuve muchas veces en la Puerta del Sol paseando entre la mugre, tanto física como intelectual, que se amontonaba en la plaza. Vi los aplausos mudos y los discursos que mejor que hubieran sido mudos; olí el intenso aroma a suciedad –casi 27.000 kilos de basura se retiraron al final de la ocupación–, que sólo era matizado en algunos rincones, justo es decir que bastantes, por los aún más penetrantes efluvios de los canutos.

Vi los círculos de gente rodeando bebidas alcohólicas de diverso octanaje y, sobre todo, escuché y leí los eslóganes que se podían ver en pancartas o escritos por las paredes, profundos, intelectuales y, sobre todo, pacíficos y democráticos, como "Vamos a por ellos como en Paracuellos".

La mayoría, especialmente la mayoría de los periodistas, se extasió ante un movimiento que se suponía era social de verdad, no estaba manejado por ningún partido y venía a restaurar no sabemos qué esencias de la democracia; unos pocos advertimos lo que de verdad bullía bajo las pancartas y las tiendas de campaña de Sol: una ideología extraordinariamente extremista, capaz de justificar la violencia y de alentarla, tal como pudimos comprobar en prácticamente todas y cada una de las manifestaciones que siguieron la estela del 15-M.

Pues este movimiento totalitario, violento, sucio y absolutamente indigente desde el punto de vista estético e intelectual va a tener, si un ataque de sensatez no lo remedia, una placa en la plaza que llenaron de basura, junto a las de los héroes del Dos de Mayo y los del 11 de Marzo.

Y lo peor no es que el caótico Ayuntamiento de Carmena proponga esta estupidez, eso no debe sorprendernos, dada la velocidad con la que esa institución genera estupideces. Lo grotesco es que esa disparatada ocurrencia reciba el apoyo del PSOE… y de Ciudadanos, con un concejal del partido de Rivera declarándose "hijo" político del movimiento. A ver, chico, tú eres representante de un partido fundado hace más de 10 años, y esos a los que consideras tus padres no dudarían un minuto en llevarte a Paracuellos, escrito está.

Si finalmente la placa se coloca, les propongo que sea como las que se ponen allí donde se señala el nivel de una gran inundación, que se pueda leer algo así como: "Hasta aquí llegó la tontería de los políticos… y de los medios".

En España

    0
    comentarios

    Servicios