Menú
Cayetano González

Una gran mentira

¿De verdad cree Rajoy que el proyecto político de ETA de romper España no está vivo y sigue adelante?

Cayetano González
0

La gran operación de propaganda montada en torno a la supuesta disolución de ETA, con la Fundación Henry Dunant como impulsora del proceso y de la metodología de resolución de conflictos, y con los conseguidores internacionales como ejecutores materiales, no debe tapar lo que de fondo hay en todo ello: una gran mentira, de la que son cómplices, aunque con distinto grado de responsabilidad, Zapatero y Rajoy. El primero por haber impulsado, incluso antes de llegar a la Presidencia del Gobierno, este proceso suicida con la banda terrorista; y el segundo por haberse limitado a heredarlo cuando se instaló en la Moncloa, renunciando a tener una política antiterrorista propia como en su momento hizo Aznar.

Ha dicho en estos días de forma reiterada el exministro de Interior Jaime Mayor Oreja que el mejor servicio que se puede rendir a las víctimas del terrorismo en estos momentos de tanta infamia es contar la verdad de lo que ha sucedido, de lo que está sucediendo y de lo que puede suceder. Si a esa recomendación se une el emocionante homenaje a las víctimas que hizo el pasado viernes Dieter Brandau en su programa, leyendo en antena, en directo, uno por uno, durante veinticuatro minutos, los 857 nombres de las personas asesinadas por la banda terrorista, me parece que se puede paliar en parte el daño causado en estos días por tanta mentira.

No sé qué resulta más repugnante: si el aquelarre montando en Cambó con una panda de conseguidores internacionales que tienen la desvergüenza de hablar de "presos políticos" al referirse a los terroristas de ETA, o ver el blanqueo al rojo vivo que García Ferreras intentó hacer de Zapatero en La Sexta. Zapatero, el gran culpable de que el final operativo, el de los comandos terroristas, se retrasara siete años, porque cuando llegó a la Moncloa (2004) se empeñó en darle oxígeno a la banda terrorista. Zapatero, el gran culpable, junto a su amigo Pascual Sala, de que ETA volviera a las instituciones por decisión del Tribunal Constitucional, después de haber sido ilegalizada por el Tribunal Supremo.

No sé qué produce más repugnancia: si ver al presidente del PNV en el acto de Cambó junto a Otegi (el PNV, partido que jamás ha apoyado ninguna de las medidas que desde el Estado de Derecho se han tomado a lo largo de estos años para combatir a ETA) o escuchar al presidente del Gobierno decir en su declaración institucional: "ETA no ha logrado ninguno de los objetivos políticos que se marcó en su larga historia criminal. Ninguno". ¿De verdad Rajoy se cree o piensa eso?

ETA nació en 1959 como fruto de una escisión en las juventudes del PNV. Supuestamente nació para combatir al franquismo, pero lo cierto es que siguió matando cuando llegó la democracia, porque su objetivo real ha sido y sigue siendo la destrucción de España. Es verdad que la ETA de los comandos ha sido disuelta por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado; pero la ETA política está más fuerte que nunca. Ahí está, gobernando en Navarra con el PNV y Podemos; ahí está, al frente de un buen número de ayuntamientos del País Vasco y de Navarra; ahí está, en el Congreso de los Diputados y como segunda fuerza política en el Parlamento vasco. ¿De verdad cree Rajoy que el proyecto político de ETA de romper España no está vivo y sigue adelante, viendo lo que sucede en Cataluña, Baleares o la Comunidad Valenciana?

Han sido días de mucha ignominia y de mucha tristeza, pensando en todas y en cada una de las víctimas del terrorismo. Esas víctimas, que han sido siempre un ejemplo de fortaleza moral, de dignidad, para todos los españoles, ¿se merecen tanta mentira de los responsables políticos?, ¿tanto blanqueamiento de ETA por parte de estos y de importantes medios de comunicación? Evidentemente, no se lo merecen, y por eso hay que contar la Verdad con mayúscula. Y estar muy atentos y vigilantes a lo que vaya a suceder en un futuro, para intentar impedirlo, o al menos para señalar a sus responsables y que les pase una enorme factura electoral.

En España

    0
    comentarios

    Servicios