Menú

Liga

Daniel Blanco

Para mi amigo Carlos Gil

Emotiva misiva dedicada al gran Carlos Gil speaker de Getafe y Fuenlabrada que se recupera de un ictus severo que le dejó en coma.

Daniel Blanco
0
Emotiva misiva dedicada al gran Carlos Gil speaker de Getafe y Fuenlabrada que se recupera de un ictus severo que le dejó en coma.
La voz de Carlos Gil se echa de menos en el Coliseum | EFE

"Harás esta Copa del Rey con Carlos Gil. Es un crack, en todo. Narra como los ángeles y tú serás su inalámbrico a partir de mañana". Quién me decía esto era Alberto Vargas, compañero en City FM, buen amigo desde entonces. Corría el mes de febrero de 2006 y el día siguiente me dirigí al Palacio de los Deportes, curiosamente nervioso perdido. Había perdido algo el hábito de trabajar en radio tras un largo periodo de tiempo haciendo prensa escrita. La Copa del Rey de 2006 tenía muy buena pinta y, efectivamente, cuando llegué, un tipo grandullón me recibió con los brazos abiertos. "Vamos a pasarlo bien, Dani".

En aquella emisora hicimos locuras. Y con Carlos alguna de ellas. Un All Star de la NBA en el que debutó Pau Gasol, la misma noche de la final de Copa, transmisiones de basket, y el partido en el que el mayor de la saga más importante del baloncesto español debutó con los Lakers. Fue una madrugada de febrero en 2008 y días antes había convencido a Carlos. "¿Por qué no nos venimos esa madrugada a la radio y hacemos el partido?. Va a ser histórico". Y Carlos aceptó encantado.

Desde entonces catorce años de amistad pura. Porque a Carlos se le siente siempre cerca. Nos podemos ver más o menos, pero es un tipo que siempre estuvo ahí. El destino nos volvió a juntar en esRadio y volvimos a hacer las retransmisiones que tanto nos gustaban. Ilustró con su voz, para los oyentes de esta casa, los éxitos del Atlético de Madrid en España y en Europa durante la mayoría de la temporada 2013-2014. Lo hizo junto a David Vinuesa, acompañante inseparable camino del histórico título de Liga y de la final en Lisboa ante el Madrid. La lástima fue que a mes y medio del final se acabó el divertimento de los domingos en la radio. No llegamos a la meta. Hubiera sido bonito cantar el gol de Godín e imaginarme a Carlos en la cabina del Camp Nou junto a David. Hubiera sido emocionante alternar las voces de Jose Puertas y del propio Carlos en la final de Lisboa.

Se me heló la sangre el pasado 7 de marzo cuando a Carlos le dio un ictus severo. Una pesadilla que llega cuando menos te lo esperas. Dos meses en coma, rehabilitación costosa, penurias, frustraciones, esperanzas. Todo en un batido de emociones durísimas que le han llevado once meses por el alambre. Este pasado domingo estuve en su casa, para que sintiera el calor y para que sintiera que estoy ahí. "Lo has estado siempre, amigo. Te he percibido cerca". La charla es extensa. Me acompaña mi buen amigo Fran Guillén, también compañero de batallas periodísticas de Carlos durante un tiempo. Los dos coincidimos al dejarle. Nos ha convencido. Es el tipo de siempre.

Va ganando cada partido y la batalla final será exitosa. No se pone plazos de recuperación pero el Getafe de Bordalás y el Fuenlabrada de basket ya le esperan. Ha sido el speaker de esos dos equipos durante los últimos tiempos. "Las puñeteras escaleras del Alfonso Pérez me impiden volver, pero estoy ya para ayudarles" dice entre risas. Carlos siempre fue tenaz con todo, cómo no iba a serlo con esta pared que le ha puesto la vida.

La mañana de domingo se va esfumando entre risas y tópicos, entre recuerdos, emotividad y voces de confirmación de que la vuelta está cerca. Me dice Ana, su mujer, que lo ha pasado mal, que llegó a despedirse tres veces de él. Se me congela todo con el relato desgarrador. Pero es fuerte y Carlos también. Lo van a conseguir juntos y la victoria será de valor doble. Más importante que cualquier gol cantado, más que cualquier triunfo de su Real Madrid.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios