Menú
Daniel Blanco

Sobre el derrumbe del Real Madrid y sus aficionados

En agosto eran superhéroes. Ahora han perdido la Liga. ¿Qué le pasa al Real Madrid? Esto es una carrera diaria en la que está prohibido echar la vista atrás

Aquel 16 de agosto, cerca de la una de la madrugada, cualquier madridista que saliera del Bernabéu, lo hacía eufórico. Sabía, sin duda, el acérrimo seguidor blanco que la temporada pintaba de maravilla. Su equipo del alma acababa de darle un baño de fútbol y de realidad a su rival eterno. El Barcelona claudicaba en la Supercopa de España sin atisbo de respuesta, apaleado por su enemigo con un contundente 1-3, tres días antes en el Camp Nou, y por un 2-0 cómodo aquella noche veraniega.

Casi cinco meses después, el acérrimo seguidor blanco está deprimido. No sabe responder a la pregunta normal de ¿qué pasa? Se ha quedado sin respuesta al ver como el Barcelona sólo ha cedido tres empates en dieciocho jornadas y ellos han perdido ya diecinueve puntos, justo los que perdieron en toda la temporada pasada. Una barbaridad.

Desde fuera y sin saber ni cómo entrenan estos jugadores, ni qué se cuece en ese vestuario, un periodista puede aproximarse a una realidad, que dice que bastantes jugadores no están a su nivel. Podemos destacar a Kroos, Ramos, Marcelo, Cristiano y, sobre todo, Benzema, en tan alarmante baja forma que parece increíble creer, desde el sofá de tu casa, que un entrenador del Real Madrid no vea este asunto. Zidane quiere a Benzema como quiere un padre a un hijo y por encima del cadáver del técnico, podrá alguien discutir al delantero. Y así, sin ninguna crítica al juego del francés, el asunto seguirá enquistado

Lo que no se puede explicar de una manera lógica es el derrumbe casi total de esta plantilla en cinco meses. De ser superhéroes en agosto, a realizar partidos complejos de entender tratándose del Madrid, como el que hizo en Vigo. No se puede entender cómo este equipo está desenganchado ya en navidad del título liguero. Tampoco puede explicar nadie como este año se rota menos que la temporada anterior, cuando a Zidane no le temblaban las piernas si, tras un clásico en el que se pierde en el último minuto, el técnico decide cambiar a seis jugadores para jugar en Riazor tres dias después. Eso no se ve este año y el resultado es tener a jugadores ilusionantes como Ceballos, Llorente, Vallejo y Borja Mayoral prácticamente inéditos. Por no decir Asensio, Lucas y Theo, mucho menos participativos de lo que se podía pensar en verano.

Y luego está el tema aficionados. Un seguidor blanco que se precie, que sepa de lo que va este club (ahora se les llama "piperos") está deprimido, cabizbajo, consecuente con lo que este club demanda. Quiere, ante todo, ganar, aunque no se pueda siempre, pero es parte del amor por los colores. Te decepcionas cada vez que no es así. Lo que es inconcebible es que algunos aficionados pongan como excusa precisamente esto. "No se puede ganar siempre" "Este equipo ha dado lo mejor en estos años", "Tenemos 12 Copas de Europa","Tenemos más ligas todavía". Excusas que, siendo ciertas, no esconden la realidad que dice que este equipo necesita reacción hoy en día. No vale de nada camuflarse en la historia. Esto es una carrera diaria en la que está prohibido echar la vista atrás.

Daniel Blanco es subdirector de El primer palo

Temas

En Opinión

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador