print
El efecto Acebes en la cadena SER

Del 11-M al 14-M

Dieter Brandau Hevia
Según una exclusiva de la cadena radiofónica del grupo PRISA, Ángel Acebes iba a ser designado candidato a la presidencia del Gobierno, el sucesor de Aznar. Se anticipó a todos los medios de comunicación que el último sábado de agosto dieron la noticia de que el elegido era Mariano Rajoy. Las fuentes consultadas por la cadena SER se equivocaron. En la información servida por la cadena entre el 11 y el 14 de marzo, esas fuentes han ido anticipándose al propio Gobierno y han dejado muchos flecos que todavía no se han podido confirmar, muchos de ellos, vitales para resolver un atentado y unas elecciones.
 
(Libertad Digital) El diario El Mundo publicó este domingo una trascripción casi completa de lo que se dijo en esta cadena desde el jueves 11 de marzo hasta el domingo 14.
 
La cadena SER estuvo defendiendo la tesis de que la matanza de Madrid era obra de ETA hasta que empezó a consultar a fuentes propias. Volver a escuchar sus emisiones desde la primera hora del jueves 11 de marzo hasta el domingo electoral da una idea de cómo fueron cambiando de estrategia según se avanzaba en la investigación. Tras el vuelco, cuando ya se empieza a acusar al Gobierno de esconder la verdad, la cadena parece tener los datos de la investigación antes que el propio ministro. Ahora se asegura incluso que los informes del CNI presentados por el ministro del Interior Ángel Acebes y el portavoz Eduardo Zaplana no están completos. Sin embargo, sus fuentes también filtraron los nombres de nueve etarras entre los que se encontrarían los autores de la masacre. Ese dato llegó a muchas redacciones pero se despreció ya que Interior negó rotundamente tal información. Tampoco se confirmó jamás la existencia de un terrorista suicida entre los restos de la masacre. La SER dijo haber obtenido esa información a través de “tres fuentes distintas de la lucha antiterrorista” que sólo pueden proceder de la Policía Científica, la Policía Judicial o de agentes judiciales dependientes de la Audiencia Nacional. Lo cierto es que ese cadáver revelador no ha aparecido todavía.
 

Las fuentes que informan a la SER

 
Desde las ocho de la mañana hasta las ocho y veinte de la tarde del día 11 (tras una comparecencia de Acebes), la cadena seguía más o menos la información que facilitaba el Ministerio del Interior, eso sí, siempre completada con fuentes propias. Iñaki Gabilondo, a las nueve en punto dijo que en estos momentos había que estar "unidos en torno a la autoridad". Todos los contertulios hablaban sin tapujos de ETA, como por otra parte hicieron Zapatero y Llamazares. En los boletines horarios de las 11 y las 12 del mediodía, se habló ya de "fuentes que colaboran con la investigación" (dicho por Gabilondo) y de "fuentes jurídicas de toda solvencia" para informar de los detalles de la investigación. A partir de este momento, sólo ponen la autoría de ETA en boca del ministro Acebes y, cada vez más, la información se basa en fuentes muy poco identificadas. A las 20.00 horas, primera exclusiva: Javier Álvarez, citando a la Comisaría General de Información, habla de nueve fotos de etarras (“una lista que tenemos en nuestra mano”). Interior lo había desmentido tajantemente, pero por Internet, alguien pasó con insistencia esa ficha policial. Nada más se supo. Veinte minutos más tarde, la duda sobre la actuación del Gobierno y la trama islamista con fuentes propias se convierte en el único titular de la SER. Acebes ya había informado de la cinta en árabe. Carlos Llamas, director de Hora 25, y Santiago Belloch, uno de sus contertulios estrella, siembran la duda. Cuarenta minutos después, a las 21.00 horas, la SER informa de que entre los muertos hay un terrorista suicida. Lo saben de tres fuentes distintas de la lucha antiterrorista. Los archivos sonoros de la SER tardan poco menos de 20 minutos en poner la guerra de Irak encima de la mesa. Se emiten los cortes de Tarek Aziz y del propio Ben Laden amenazando a España y a los países de la Alianza. Aznar empezaba a ser el culpable de la masacre. Sólo Carlos Mendo contrarresta el panorama. Los comentarios sobre las elecciones son continuas y reclaman información oficial antes de ir a votar.
 
El día 12, la constante es citar fuentes de la lucha antiterrorista, grupos de desactivación y la comisaría de Vallecas. Informan de la mochila con explosivos conectados a un teléfono horas antes de que lo haga Acebes. En este día se mencionan hasta “reponsables de la investigación para explosivos" como fuente. Cuando se refieren a Acebes, le recuerdan que en la SER ya sabían lo de la mochila y que el ministro “no ha tenido más remedio que confirmarlo”. A partir de las 20.00 horas, la manifestación de toda España sirve a Carlos Llamas para decir que el eslogan más coreado fue “¿Quién ha sido?”. Pro su parte, Carlos Carnicero insiste en que "Palacio indujo a los embajadores a que intoxiquen".
 

La cercanía de las urnas y la espontaneidad de los manifestantes anti-PP

 
El día 13 se produce lo que el Mundo ha llamado “agit prop”, es decir, agitación propagandística. Era el día de reflexión y los locutores, directores y contertulios no hacían ya sino relacionar los atentados con las urnas. Como la propia cadena informó, un simple mensaje vía teléfono móvil organizó una manifestación multitudinaria en las sedes del PP, principalmente en la de la calle Génova. Entrevistaron, sin dar su nombre, al supuesto autor del inocente SMS. Todo aparecía espontáneo.
 
A las 09.00 horas, Eduardo Sotillos plantea cómo ir a unas elecciones absolutamente falsificadas. Eduardo Haro Teclen dice que el Gobierno desea que haya sido ETA cuando la clave es Irak, “no hay que dar más vueltas.” Fernando Delgado,  ve intencionalidad deliberada en que sea ETA y dice que habría que tener una respuesta antes de ir a las urnas. De nuevo, Sotillos acusa a Aznar de lanzar "mensajes subliminales de contenido político".
 
La tarde y la noche de la víspera, la cadena SER pierde cualquier complejo y acusa al gobierno de mentir . En el informativo de las 21.30, Carlos Llamas considera “lógico” que la gente se concentre en Génova porque es “lo que se gritaba en las manifestaciones”. José Antonio Marcos se queda con un sonido (que emite): “Esto nos pasa por un gobierno facha”. Santiago Belloch va al grano: “Lo impensable se está produciendo, el intento de manipulación en periodo electoral”. Resulta curioso el llamamiento de Carlos Carnicero a los manifestantes: “Que se vayan a casa para no que no den pie a la tentación de declarar algún estado de excepcionalidad”.
 
El propio Daniel Anido, director de Informativos de la casa, entró en antena en la noche del martes, quince minutos antes de las 00.00 horas, muy agitado, para recordar a los oyentes uno de los episodios de chantaje y manipulación más oscuro del periodismo español. Su único fin era desacreditar a Pedro J. Ramírez por haber dicho que el bulo golpista nació en un chat de la cadena. Luego, entre todos, achacarían el famoso mensaje a cualquiera menos a la SER. Pero el propio Pedro Almodóvar agradeció a esta cadena su labor.