Menú

Cambio de régimen en Andalucía

La histórica sesión parlamentaria de este jueves se vio empañada por el lamentable espectáculo protagonizado por un PSOE y un Podemos bochornosamente hostiles a las reglas del juego democrático.

0

La sesión constitutiva del Parlamento autonómico andaluz celebrada este jueves ha sido el principio del desalojo del PSOE tras casi 37 años en el poder. Los acuerdos que han alcanzado PP, VOX y Ciudadanos han posibilitado que esta última formación ostente por primera vez la Presidencia de un Parlamento. La alternancia en el poder que caracteriza a los sistemas democráticos se abre paso, pues, en una comunidad lastrada por la corrupción, el caciquismo y el atraso socio-económico.

Como era de esperar, la histórica sesión parlamentaria se ha visto empañada por el lamentable espectáculo protagonizado por un PSOE y un Podemos bochornosamente hostiles a las reglas del juego democrático. Con total desvergüenza, los socialistas han denunciado que la "formación política más votada" en las elecciones autonómicas haya sido desplazada del poder silenciando lo evidente: que PP, VOX y Cs suman más votos y más escaños no sólo que el PSOE, sino que éste y su potencial aliado comunista, la calamitosa Adelante Andalucía. La fracasada Susana Díaz y su deplorable compañía no quieren que se recuerde que en 2012 el PSOE se valió de IU para impedir el Gobierno del partido más votado, en aquel entonces el PP. O, por no abandonar el presente, que el propio PSOE gobierna en España pese a obtener los peores resultados de su historia de la mano del pésimo candidato Pedro Sánchez; y lo hace gracias a unas formaciones que, por golpistas o proterroristas o comunistas, no tienen el menor derecho a dar lecciones de democracia a nadie, empezando por el partido al que han decidido demonizar, el VOX de Santiago Abascal, José Antonio Ortega Lara y Francisco Serrano.

Mención especial merecen los numeritos que han montado los comunistas de Adelante Andalucía en sus tomas de posesión. Con el fin de agilizar los trámites, la nueva presidente del Parlamento regional, Marta Bosquet, había pedido a los diputados que se limitaran a prometer o jurar según la fórmula convenida, que incluye el acatamiento a la Constitución y el estatuto de autonomía. El hecho de que los representantes de VOX hayan jurado o prometido con el añadido de "por España" ha sido utilizado por los comunistas para dejar nuevamente en evidencia que no saben lo que es la democracia ni lo que significa la palabra acatamiento. Someterse a una autoridad o unas normas legales como las consignadas en la Constitución del 78 y el estatuto andaluz es perfectamente compatible con pretender, mediante los oportunos procedimientos establecidos, suprimir o modificar una ley o un conjunto de leyes. Así, ningún perjurio o irregularidad cometen los representantes de formaciones partidarias de suprimir el Senado o las diputaciones provinciales. Tampoco hay nada que objetar a que los diputados prometan o juren cumplir y hacer cumplir la Constitución pero aspiren a un cambio legal de la misma. Lo que resulta grotesco al tiempo que surrealista es que comunistas que hacen suya la fórmula proetarra del "por imperativo legal" y que califican de "autoritario" el régimen sancionado por la Constitución del 78 exijan a los voxistas una estricta fórmula de acatamiento de la Carta Magna y del estatuto.

Finalmente, no por menos graves resultan menos decepcionantes los complejos de Ciudadanos a la hora de llegar a acuerdos con una formación como VOX, que no por conservadora está menos imbuida de liberalismo, regeneracionismo y respeto al orden constitucional que la que lidera Albert Rivera. Aceptar los votos de VOX pero negarse a votarlo es tanto como negar que lo que Cs tiene a su izquierda es mucho peor, para España, para Andalucía y para el propio programa que defiende, que lo que tiene a su derecha. Y negar eso es tanto como negar la realidad.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco