Menú
EDITORIAL
EDITORIAL

Canallada del Gobierno contra las víctimas de accidentes de tráfico

Este Gobierno expoliador, obsesionado con dar con nuevas formas de exprimir a los contribuyentes, tiene en mente una fechoría especialmente repulsiva.

EDITORIAL
0

Este Gobierno expoliador, obsesionado con dar con nuevas formas de exprimir a los contribuyentes, tiene en mente una fechoría especialmente repulsiva.

Como es propio de la banda de Pedro Sánchez y su semejante Yolanda Díaz, este nuevo sablazo se presentaba este jueves de tapadillo en el marco de una reforma legal que, a priori, nada tenía que ver con la cuestión tributaria. De hecho, tal y como ha relatado a Libre Mercado la Asociación Nacional de Abogados de Víctimas de Accidentes y Responsabilidad Civil (Anava-RC), se encontraba escondido en una disposición adicional segunda recogida en la página 156 de un documento de 163. Es evidente que pretendían que pasase inadvertido, y sin duda así habría sido de no ser por la diligencia de dicha asociación.

La opacidad es uno de los aspectos más escandalosos de una medida promovida por un Gobierno que llegó al poder proclamando la necesidad de transparencia, pero que no ha hecho otra cosa que ocultar, tergiversar e incluso lanzar bulos para defenderse o atacar a la oposición.

Si se analiza el fondo de la felonía del Ministerio de Justicia se constata que, básicamente, la intención es que quienes pacten con una aseguradora una indemnización tras haber sufrido un accidente de tráfico tributen por ese dinero como si fuera un incremento patrimonial en vez de lo que es: una compensación por los estragos padecidos.

Pero nada frena la voracidad recaudatoria de este Gobierno, que no ve a los españoles como a ciudadanos sino como súbditos a los que exprimir hasta la última gota.

Por otro lado, desde el punto de vista práctico se trata de un auténtico despropósito: en lugar de favorecer los acuerdos libres entre aseguradoras y asegurados, los hará más difíciles, lo que redundará en un aumento de los litigios en un país que tiene los juzgados colapsados. ¡Y esto lo propone el Ministerio de Justicia!

Finalmente, la canallada presenta otra característica habitual en el proceder de Sánchez y los suyos, que presumen mucho de estar con los más desprotegidos y no dejar a nadie a atrás; y es que se ceba con individuos especialmente necesitados de protección: quienes han sufrido un accidente y viven circunstancias muy duras, tambiémn en el plano economico.

El vampirismo fiscal se ha convertido en la norma de un Gobierno que cada día deja más claro que ha venido a servirse y no a servir.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia