Menú

Los tontos útiles del terrorismo islámico

Esta 'comprensión' de los movimientos ultraizquierdistas para con los peores enemigos de Occidente no es vana ni fruto de la casualidad.

EDITORIAL
17

Cada vez que se comete una matanza terrorista en Occidente, no faltan voces entre la izquierda que salgan con urgencia a la palestra a culpar a las víctimas en lugar de a los verdugos. En consonancia con su visión retorcida de la realidad, cualquier ataque contra la democracia liberal y el libre mercado siempre encuentra entre el izquierdismo una disculpa disfrazada de reflexión. Con Bruselas no ha habido excepción.

Entre la panoplia de responsables políticos que han brindado un espectáculo especialmente ominoso destaca la inefable alcaldesa de Madrid. Manuela Carmena, al frente de una cuadrilla de ineptos que no hacen más que exhibir su fanatismo e incompetencia, considera que hay que "reflexionar" muy seriamente sobre las causas de este terrorismo, cuya etiología no menciona, haciendo gala de una exquisita ecuanimidad. Carmena, de hecho, cree que es la fe, de forma genérica, la que está detrás del terrorismo, a pesar de que prácticamente todos los atentados son perpetrados por fieles de un credo muy concreto, el islámico.

Otros dos munícipes "del cambio", los alcaldes de Zaragoza y Valencia, han hecho también gala de una mala fe y una osadía tan insondables como su ignorancia al atribuir la matanza de Bruselas a una especie de venganza por las agresiones previas que, de modo genérico, habríamos cometido los occidentales contra "terceros países".

Los tres ediles, y sus correligionarios tanto en la política como en los medios de comunicación, ejercen voluntariamente y muy gustosos el papel de tontos útiles de grupos terroristas como el Estado Islámico, que hacen gala en sus proclamas del máximo desprecio hacia sus alegres empatizadores, a cuyo exterminio han consagrado su existencia.

Esta comprensión de los movimientos ultraizquierdistas para con los peores enemigos de Occidente no es vana ni fruto de la casualidad. En última instancia, también aquellos buscan la destrucción de nuestro modo de vida e imponer su ideología totalitaria.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios