Menú
Eduardo Goligorsky

¡Viva la muralla!

La manifestación del domingo en Colón será el segundo acto masivo de la epopeya democrática que se inauguró en Madrid el 4 de mayo.

Eduardo Goligorsky
0
La manifestación del domingo en Colón será el segundo acto masivo de la epopeya democrática que se inauguró en Madrid el 4 de mayo.
C.Jordá

El Tribunal de Cuentas continúa investigando las cuantiosas malversaciones que han perpetrado los capitostes del procés y su legión de chupópteros para financiar la campaña de difamación contra su patria española en el resto del mundo a través de un fraudulento servicio exterior apodado Diplocat. Ahora el Gobierno Frankenstein ha completado una de sus incontables claudicaciones poniendo a su vicepresidenta Carmen Calvo al servicio honorífico, ya que no honorable, de este despilfarrador chiringuito antiespañol. La ha convertido en Madame Diplocat.

Giro de 180 grados

La táctica que aplica Madame Diplocat también está encaminada, como la de los amanuenses de la Generalitat, a blanquear la política sediciosa de los supremacistas catalanes ante los Gobiernos europeos y del resto del mundo, pero esta vez avalada por el Gobierno del país contra el que se desarrolla la campaña. Madame Diplocat desempeñó su nuevo papel en el encuentro que mantuvo con el italiano Gianni Boquicchio, presidente de la Comisión de Venecia, órgano consultivo del Consejo de Europa, a quien engatusó con fake news tendenciosas sobre las virtudes atribuidas a los indultos exprés y las reformas atenuantes del Código Penal (LV, 6/6). O sea que al hacer ostentación de esta andanada de medidas revisionistas impugnadas por el Tribunal Supremo, confirmó tácitamente las patrañas del viejo Diplocat de la Generalitat secesionista sobre la naturaleza política e injusta de las sanciones dictadas con todas las garantías legales. Sanciones que Frankenstein va a anular alevosamente.

Isabel García Pagan hurga en este giro de 180 grados y en la consiguiente retractación de los argumentos legalistas hasta hoy vigentes, en la que incurre el nuevo Diplocat monclovita ("Indultos, el poder y la fuerza", LV, 7/6):

Ahora es el Gobierno de Pedro Sánchez el que se aferra a la carta europea para defender la resolución política del conflicto catalán, adelantándose con los indultos a los presos independentistas a posibles correctivos que se achacarán a la administración de justicia. (…) La bandera del ordenamiento legal esgrimida ante las instituciones europeas por Josep Borrell desde el Ministerio de Exteriores se somete a la apuesta por el diálogo y por una justicia que huya de la "venganza" en la resolución de un conflicto político.

Mosaico pseudojurídico

Cuentos chinos. El aparato de propaganda de la conjura antiespañola montó un mosaico pseudojurídico con fragmentos de un informe preliminar de la Comisión de los Derechos Humanos del Consejo de Europa. Pero, como reconoce a regañadientes Antoni Puigverd ("Desbloquear mundos paralelos", LV, 7/6), dicho informe indica

que la actuación de los políticos independentistas ha sido inconstitucional e ilegal, y que la Administración de Justicia de España en defensa de la legalidad vulnerada tuvo lugar dentro de los parámetros de un Estado de derecho.

Y si bien a continuación el informe toma partido por las medidas de gracia, lo cierto es que aún no ha sido aprobado por el Consejo de Europa, a lo cual se añade el hecho de que los reos han contado con abogados defensores de élite, en los cuales se invirtió una parte de las sumas astronómicas de dinero que ha derrochado el Diplocat en la ofensiva independentista.

El ala paleolítica

Esta es la situación actual. España padece un Gobierno que ha asumido las funciones que hasta ahora desempeñaba, sin éxito, el Diplocat, y que consistían en estrechar vínculos entre la república ficticia catalana y los países realmente existentes, y en despertar corrientes de simpatía hacia los presos y fugitivos por delitos contra la Constitución. Madame Diplocat se ocupa ahora de estos menesteres espurios.

Entretanto, los sediciosos perseveran en sus desafueros. Emplean el diálogo que les ofrece un interlocutor entreguista para repetir las amenazas y los chantajes de siempre. Amnistía, autodeterminación, independencia. El vicepresidente de la Generalitat, Jordi Puigneró, representa el ala paleolítica en este equipo de neandertales. Entrevistado por La Vanguardia (6/6) sentenció, refiriéndose a los indultos:

Si los quieren hacer, que los hagan. Será bueno para los presos y sus familias. Pero solo resuelven nueve casos, no el conflicto entre Cataluña y España. La única manera de resolverlo es reconocer que Cataluña es un sujeto político, acabar con la represión, y la amnistía, que resuelve también el exilio. (…) Y en este proceso, Puigdemont no es el problema, es la solución. Si no se soluciona el problema del exilio será muy difícil que podamos llegar a una solución global del conflicto. Siempre tendremos un presidente legítimo en el exilio y eso queremos solucionarlo.

Indagado sobre la posibilidad de repetir un referéndum unilateral en esta legislatura, respondió:

No es la primera opción, pero no la descartamos si intentamos llegar a un acuerdo y el Gobierno no se mueve. Ya demostramos el 1-O que la vía unilateral es posible (sic).

El segundo acto

Los panglosianos intentarán subrayar diferencias de lenguaje entre el presidente Pere Aragonès y el vicepresidente Jordi Puigneró. Pero ¿acaso los dos no forman parte del mismo Gobierno? ¿No estuvieron tres meses limando asperezas? ¿Aragonés no se estrenó en su cargo exigiendo amnistía y autodeterminación, y fijando como objetivo la creación de la república catalana independiente? Y, para más inri, ¿quiénes se asocian a estos energúmenos desde fuera de Cataluña para ayudarlos a implementar la conversión de España en un puzzle de repúblicas bananeras? Un nido de víboras compuesto por sanchistas sin escrúpulos, comunistas mal reciclados, casquería proetarra, chusma antisistema. Solo falta que presos y prófugos salgan de sus estancias penitenciarias o palaciegas y vengan a encabezar la rebelión para que el país se convierta en un infierno.

Frente a esta marabunta depredadora enferma de odios atávicos impregnados de toxinas identitarias, se levantará el 13 de junio, en la plaza de Colón, la muralla de un pueblo sano, de ciudadanos libres e iguales convocados por la Unión 78, circunstancialmente despojados de sus preferencias partidistas y congregados en torno a la Constitución de su patria y a la Monarquía parlamentaria. Será el segundo acto masivo de la epopeya democrática que se inauguró en Madrid el 4 de mayo. ¡Viva la muralla!

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot