Menú

La celada soviética

Desde que se dejaron seducir por Podemos tras las municipales y autonómicas, los socialistas no han hecho otra cosa que perjudicarse gratuitamente.

7

Desde que se dejaron seducir por Podemos tras las municipales y autonómicas, los socialistas no han hecho otra cosa que perjudicarse gratuitamente. Las muchas tonterías que han hecho Pedro Sánchez y sus barones han colocado a aquél en la desairada situación de que, para ser presidente del Gobierno, tendrá que hacer todo lo que le pida Pablo Iglesias, da igual que sea bailar la conga por los pasillos del Congreso que presentarse in puribus a la investidura. Y es que los muy mentecatos no se han dejado alternativa. Tan sólo Susana Díaz estuvo lo suficientemente lista como para no depender de Podemos. Los constantes desplantes al PP, la expresada voluntad de no querer tener nada que ver con Rajoy, los insultos y las acusaciones de corrupción, cuando en la casa socialista hay de eso a calderadas, tan sólo han servido para cerrarse esa puerta negociadora. Una puerta que, de seguir abierta, muy bien podría haber sido empleada como arma negociadora en sus reuniones con los bolivarianos, pues le habría permitido amenazar con arrojarse en brazos del PP cuando las exigencias de Iglesias fueran tan excesivas como finalmente han sido.

Los barones, por su parte, habiéndose encumbrado a las poltronas de sus respectivas regiones apoyándose en los hombros de los podemitas, han enmudecido súbitamente cuando les han amenazado con dejarles caer, y ya no hay líneas rojas ni referéndums que Pedro Sánchez no pueda tragar. De modo que tampoco le cabe al secretario general del PSOE alegar ante Pablo Iglesias que no puede aceptar lo que le exige, no porque no quiera, sino porque sus barones no se lo permitirían.

Podría Pedro Sánchez concluir que qué más da con tal de ser presidente del Gobierno. El argumento sería convincente si no fuera porque, de aceptar lo que Pablo Iglesias exige, aparte de irse España al garete, que es cosa que cabe sospechar que no le preocupa, también se iría el PSOE con el mismísimo Pedro Sánchez a la cabeza, ya que el presidente de facto sería Pablo Iglesias y el socialista no pasaría de ser en ese Gobierno un incómodo adorno que tirar a la basura cuando llegaran las siguientes elecciones.

Sánchez ha caído en la trampa soviética que Iglesias y Errejón le han puesto y ahora ya no sabe cómo salir de ella. Ni siquiera ir a nuevas elecciones es una solución, pues ya auguran las encuestas que el PSOE pasaría a ser tercera fuerza, por detrás de Podemos. Lo único que le cabe es convencer a Iglesias y a Errejón de que hagan unas renuncias cosméticas a sus demandas y confiar en que, una vez investido, pueda hacerse con las riendas desde la Moncloa. Pero todos sabemos quién sería en tal caso el verdadero presiente. Que Cornejo vaya preparando a Iglesias los trajes que necesitará para cada ocasión, mientras a los demás nos alquila las enlutadas vestimentas con las que acudir al velatorio del PSOE si Susana Díaz y sus 25 diputados andaluces no impiden que se produzca el anunciado suicidio asistido.

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Habla la encargada del Zara de Lérida: "Nos lo han reventado todo"
    2. El PSOE cae y Vox ya sería la tercera fuerza según el primer tracking tras la sentencia del Supremo
    3. Radicales rodean y asaltan el coche de Albert Rivera en Barcelona: lanzamiento de objetos, agentes heridos…
    4. La increíble transformación de Carolina Bescansa: ¿qué se ha hecho en la cara?
    5. Vecinos con banderas de España defienden un cuartel de la Guardia Civil en Manresa
    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation