Menú
Emilio Campmany

Y Sánchez se levantó de la lona

Casado y García Egea, Abascal y Espinosa de los Monteros pueden seguir creyendo que Sánchez está KO. Pero no es así.

Emilio Campmany
0
Casado y García Egea, Abascal y Espinosa de los Monteros pueden seguir creyendo que Sánchez está KO. Pero no es así.
Pedro Sánchez en la cumbre de la OTAN | EFE

La oposición, en especial la del PP, se ha sentado satisfecha sobre las encuestas a esperar que pase el cadáver de Sánchez. Sin embargo, una concentración mal convocada y peor concebida ha hecho que el presidente, tumbado en la lona, se levantara de golpe.

Tocado por Huracán Ayuso el 4 de mayo, la necesidad de indultar a los golpistas catalanes le mantenía tirado en el ring, limitándose a escuchar la cuenta atrás del árbitro. Sin embargo, la oposición, tras adherirse a la concentración convocada para repudiar los ignominiosos indultos, acudió a ella más preocupada por no salir en "la segunda foto de Colón" y por no ser retratada junta que por afear la tropelía que se propone perpetrar Sánchez. Eso sin contar con la metedura de pata de Díaz Ayuso, que ha distraído involuntariamente la atención de la responsabilidad del magnánimo para desplazarla al irrelevante papel del rey en todo esto.

Casi inmediatamente, el domingo por la tarde, el viento roló. En Andalucía venció por goleada el candidato de Sánchez, Juan Espadas, que se había vilmente vendido al argumento de que los indultos, sin ser agradables, son al menos un intento de solucionar el problema catalán. Fernández Vara olió enseguida el cambio de aires y se adhirió este martes a esta estúpida tesis, ignorando culposamente que los indultos los da Sánchez para mantenerse en el poder, no para solucionar ningún problema. Ya veremos cuánto tarda García-Page en dejarse colonizar por el PSC como han hecho sus correligionarios andaluz y extremeño.

Encima, Pablo Iglesias se ha ido y el encumbramiento de Ione Belarra, también durante el domingo, fue recibido por los cuatro gatos que había en Vistalegre con el mismo entusiasmo con el que un ajusticiado saludaría a su verdugo. Podemos huele a cadaverina casi tanto como Ciudadanos, y no es aventurado pronosticar que muchos de sus votos se repartirán entre el PSOE y la abstención.

En política exterior, el ridículo que ha hecho Sánchez con Biden puede provocar todas las risas que se quieran, pero quien ha sido humillada es España, mientras que nuestro malhadado presidente, mal que bien, ya tiene su foto con el líder de la progresía mundial. Y el amparo que el Gobierno de España y Borrell dan a las dictaduras comunistas de Hispanoamérica sigue sin ser suficientemente denunciado, y el modo en que éstas lo pagan sigue sin ser convenientemente investigado.

Casado y García Egea, Abascal y Espinosa de los Monteros pueden seguir creyendo que Sánchez está KO. Pero no es así. Se ha levantado. Y gracias en buena medida a la torpeza de todos ellos, a su oprobiosa falta de sentido de Estado, que ha puesto por encima de la ignominia que para España serán los indultos su deseo de aparecer claramente diferenciados ante su potencial electorado.

No está la cosa tan mal como para decir que la oposición está a la altura de Sánchez, pero casi.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot