Menú
Federico Jiménez Losantos

Aguinaldo de menta y abulia para Mariano Rajoy

Es la última ocasión de felicitar las Pascuas a Rajoy, el hombre que más ha hecho la pascua a los españoles.

Federico Jiménez Losantos
0
Es la última ocasión de felicitar las Pascuas a Rajoy, el hombre que más ha hecho la pascua a los españoles.

Por más vueltas que se le den al precio del petróleo, y aunque se utilizara esa benignidad –no precisamente eterna- para bajar los impuestos, que es la forma automática de mejorar los sueldos y avivar el consumo, la situación política española sigue encallada en el desafío separatista catalán. Vuelven las loas al inmovilismo monclovita como si fuera el inventor del fracking y a la pasividad del PP como si bajara los precios del crudo. Lo que sea, menos afrontar la patológica incapacidad de Rajoy y sus arriolos para enviar algún mensaje político a la ciudadanía que pueda limitar el aborrecimiento al Presidente y a su partido que reflejan todas las encuestas.

Pero aunque la logia ayucebriánica (Javier Ayuso es ya el portavoz de Cebrián en el Portal Transparente del Gobierno) y los ninis sorayos y cospedalos estén cerca de superar las prestaciones de Manolo el del bombo, Rajoy es como Del Bosque, un tío que una vez ganó mucho pero que sigue empeñado en perder con tal de no cambiar de amigos y costumbres. Ni Del Bosc se apea del Barça ni Rajoy se aleja de Arriola; ni el Marqués puede prescindir de la cota de lana de Piqué ni Mariano de Soraya, Lady Ivanhoe. Y si lo único que quiere hacer el que manda es no hacer nada, es imposible afrontar la menor dificultad o derrotar al rival más asequible. Cuando no se quiere, no se puede. Y lo peor que podía sucederle al inagotable empeño en descansar de Mariano es la incansable actividad mesiánica de Artur Mas.

La Logia del Puente Aéreo busca candidato

Ni en la mejor de las hipótesis de recuperación económica podrían alcanzar sus efectos al grueso de la población que, machacada por los impuestos, humillada por la suelta de etarras y atónita ante el inmovilismo del Gobierno frente al desafío separatista catalán, ni cree en Mariano para remediar el paro ni va a confiar en el PP mientras siga en manos de Rajoy. La logia ayucebriánica ha puesto ya en circulación oficialmente, quiero decir, ha publicado en El País con la firma del propio Javier Ayuso, que es como el Ekaizer para asuntos institucionales, la hipótesis de que no sea Rajoy el candidato del PP a las generales, si las cosas pintan como pintan, o sea, bien para la economía pero mal para la política. Y no hay que decir que su candidata a la Moncloa, a un Gobierno a medias con el PSOE o a la muy golosa Jefatura de la Oposición en época de gobierno caótico es Soraya Sáenz de Santamaría, el ama de llaves de Rebeca en Cebrián Manor.

Lo malo es que el proyecto separatista catalán, sobre todo tras la cobarde, estúpida e inexplicada actuación de Rajoy en el 9-N, tiene en sus manos, es decir, en las de Mas el calendario político de Cataluña y de toda España. Está claro que la ANC, la sociedad incivil, las camisas pardas del nacionalismo ven ya más caudillo a Mas que a Junqueras, y que, al final, ERC acabará aceptando el plan de Mas, cuyo partido, ojo, ya no es el de Pujol, sino el de ANC/TV3, el que conforma el auténtico movimiento nacional separatista, con la quinta columna del Conde Don Julián Godó. Todos los castillos en el aire del oficialismo pepero, incluido el sorayesco, se vendrán abajo con el anuncio de esas elecciones plebiscitarias con una o veintiuna candidaturas, tanto da, que tendrán tan poco valor legal como el 9-N pero que, contando con el pasmarotismo del Gobierno, serán un éxito. La única duda es si Mas le va dejar comerse el último turrón a gusto en la Moncloa a Mariano Rajoy o se lo amargará el día de los Santos Inocentes.

Aguinaldo indolente para el presidente

Creo, en cualquier caso, que es la última ocasión de felicitar las Pascuas a Rajoy, el hombre que más ha hecho la pascua a los españoles. Pero como es propio de estas fechas devolver bien por mal y es limosna harto navideña la de arrancar a Mariano de la prosa del Marca, le envío estos versos del grande y olvidado Manuel Machado, que parecen retratar no sólo el ser rajoyesco sino el devenir de su partido, que a saber cuál será:

Mi voluntad se ha muerto una noche de luna
en que era muy hermoso no pensar ni querer...
Mi ideal es tenderme, sin ilusión ninguna...
De cuando en cuando un beso y un nombre de mujer.

Besos, ¡pero no darlos! Gloria... ¡la que me deben!
¡Que todo como un aura se venga para mí!
Que las olas me traigan y las olas me lleven
y que jamás me obliguen el camino a elegir.

¡Ambición!, no la tengo. ¡Amor!, no lo he sentido.
No ardí nunca en un fuego de fe ni gratitud.
Un vago afán de arte tuve... Ya lo he perdido
Ni el vicio me seduce, ni adoro la virtud.

Nada os pido. Ni os amo ni os odio. Con dejarme
lo que hago por vosotros hacer podéis por mí...
¡Que la vida se tome la pena de matarme,
ya que yo no me tomo la pena de vivir!...

Mi voluntad se ha muerto una noche de luna
en que era muy hermoso no pensar ni querer...
De cuando en cuando un beso, sin ilusión ninguna.
¡El beso generoso que no he de devolver!

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD