Menú

Tasa de homicidios

Las cifras de la criminalidad son tan confusas en España que no se aclaran ni los que las manejan.

0

Lo que faltaba. Ahora se publica que España es pretendidamente el noveno país con menor tasa de homicidios. Con el Gobierno en funciones y el ministro del Interior tan cuestionado, con una lucha larvada de comisarios en la cúpula policial y el conflicto de fondo de que las cifras del crimen nunca han sido fiables. En especial cuando no coinciden las de Interior con la memoria del fiscal.

El dato sería falsamente tranquilizador y está difundido por un pretendido Instituto para la Economía y la Paz que dice saber que la tasa de criminalidad española es de 0,7 homicidios por cada 100.000 habitantes. Como no es propiamente una institución criminológica, lo enlaza confusamente con un chusco concepto de paz positiva, como si hubiera paz negativa. Pero cuando resulta menos convincente es cuando atribuye estas condiciones del buenísimo ideológico a ocho factores, entre los que están unos bajos niveles de corrupción institucional, el buen funcionamiento del Gobierno, el libre flujo de la información y la distribución equitativa de los recursos. Y aquí sí que no. Esto sí que no se lo cree nadie. De forma contradictoria, dice el informe que España no es un país violento pero que entre 1990 y 2011 en seis ocasiones hubo más de 50.000 muertos anuales por causas violentas, y que en 2014 se alcanzó el nivel más alto de los últimos veinticinco años. Esto acaba con el mensaje tranquilizador y el favor a los responsables de la seguridad.

Creo que se trata de una de esas noticias serpiente de verano. El año pasado fueron asesinadas 57 mujeres por violencia de género. Esta sí que es una cifra real y devastadora. El informe mezcla terrorismo, paz y homicidios y va firmado por supuestos expertos en economía. Vaya pastel.

Las cifras de la criminalidad son tan confusas en España que no se aclaran ni los que las manejan. El país es violento contra la mujer y contra los niños. Carece de rigor en las cifras de homicidios y otros crímenes. Se acumulan los casos sin resolver, y cuando se descubre un asunto como el de Eva Blanco hacemos fiesta nacional. La tasa de homicidios de estos de la Paz es una extraña alegría en el ferragosto. Somos uno de los países con peor política criminal y menor grado de prevención. Ahora se nota menos por la decadencia del periodismo y la desaparición de las secciones de Sucesos, pero grupos de personas golpeadas por la criminalidad se eternizan reclamando una justicia que no llega. La madre del niño pintor de Málaga desaparecido ha tenido que rendirse por imposición legal, después de décadas de infructuosa búsqueda. Ha pedido que le den por muerto. Los homicidios y los desaparecidos se confunden en extraña amalgama. La serpiente del verano viene y pica.

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Palo fiscal histórico de Pedro Sánchez a los trabajadores cualificados: pagarán en IRPF y cotizaciones más del 50% de su sueldo real
    2. Fran Rivera destapa otra gran mentira de su hermano Julián Contreras
    3. El separatismo no consigue reventar la visita de Felipe VI a Tarragona
    4. El Banco de España también advierte a Sánchez: su impuesto encarecerá los créditos
    5. El conflicto de intereses de Nadia Calviño da el salto a la prensa europea
    0
    comentarios

    Servicios