Menú

'Obamacare': ¿se puede creer a Obama?

Si no se deroga, todo lo que tiene indignada a la gente (los costes más altos, los mandatos, la cancelación de planes) seguirá ocurriendo.

Fundación Heritage
0

Érase una vez una ley llamada Obamacare que es tema finiquitado y está aquí para quedarse. O eso decía el presidente Obama antes de que Obamacare no consiguiese sobrevivir al contacto con la realidad.

Y eso que la Administración está retrasando el impacto de los principales apartados de la ley, incluido el mandato al empleador, y ahora también los mandatos de beneficios para los planes médicos.

Pero aquí hay un pequeño problema: como tan alegremente nos recordó el presidente, Obamacare sigue siendo la ley vigente en el país. Si no se deroga, todo lo que tiene indignada a la gente (los costes más altos, los mandatos, la cancelación de planes) seguirá ocurriendo.

Este último arreglo para un año no es ningún hecho consumado. Tal y como expresa el analista de la Fundación Heritage Chris Jacobs,

la promesa del presidente de que su nuevo plan puede permitir a la gente mantener sus planes es tan errada y falsa como la promesa de su plan original de que "usted puede quedarse con su plan médico".

Este arreglo es otro intento de Obama por evadir la ley y al Congreso. Pero ni siquiera el presidente puede revertir sin más la cancelación de los planes de la gente.

Los comisionados de seguros de varios estados ya han dicho que no, que no podemos cambiar de nuevo las reglas en nuestros estados y permitir que las compañías anulen las cancelaciones de los planes. De hecho, estas son las dos advertencias realizadas por los responsables de seguros estatales:

1) Una mayor distorsión del mercado. "Tengo una seria preocupación en torno a cómo se implantaría la propuesta del presidente Obama y, lo que es aún más significativo, sobre su posible impacto sobre la estabilidad general de nuestro mercado de seguros médicos", comentó el comisionado de Seguros Estatales de Washington, Mike Kreidler. Kreidler advirtió: "No vamos a permitir que las compañías de seguros amplíen sus pólizas".

2) El perjuicio a los consumidores. "Cambiar las reglas después de que los planes médicos ya hayan cumplido con los requisitos [de Obamacare] podría desestabilizar el mercado y hacer que el seguro médico sea aún más caro para los consumidores", indicó Karen Ignagni, directora ejecutiva de Planes de Seguros Médicos de Estados Unidos de la asociación de compañías comercializadoras de seguros.

Jacobs señala que el arreglo extralegal del presidente Obama podría dar incluso como resultado el que la Administración ofreciera a las compañías de seguros un rescate financiero, en el caso de que éstas devuelvan los planes cancelados. Es decir, una debacle tras otra.

En esta cuestión la gente ya no confía en el presidente Obama. Y además es que no debería, puesto que Obamacare está haciendo exactamente aquello para lo que se diseñó y ningún retraso puede cambiar eso.

Es por ello por lo que necesitamos un rumbo diferente para la reforma de la atención médica, uno en el que la gente pueda confiar.

©2014 Libertad.org
* Traducido por Miryam Lindberg

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation