print
Niklas Zennström

"La telefonía tradicional va a morir"

Zennström augura que el cambio y la consecuente desaparición de la telefonía tradicional no se producirá en dos o tres años, pero sí en diez.

Guillermo Rodríguez Díaz
L D (Martín Higueras) VoIP ha pasado en pocos meses de ser una extraño acrónimo (Voice Over Internet Protocol) a convertirse en una tecnología indispensable para millones de internautas. Tras esas letras se esconden toda una serie de servicios que permiten las comunicaciones telefónicas de alta calidad a través de Internet. Niklas Zennström, cofundador de Skype, cree que en los próximos años la telefonía tradicional irá desapareciendo en favor de comunicaciones mucho más baratas y de mejor calidad. Y todas a través de la Red. En una entrevista telefónica mantenida con Libertad Digital, Zennström ofrece detalles sobre el futuro de Skype y de programas como Kazaa, del que también fue cofundador.
 
"La telefonía tradicional va a morir". Niklas Zennström tiene pocas dudas al respeto. Ya lo había vaticinado hace algunos meses y, en una conversación con Libertad Digital, lo ha confirmado. Para este emprendedor sueco de 38 años, responsable de programas tan importantes como Kazaa o Skype, el futuro de la telefonía pasa inevitablemente por los programas P2P.
 
Según Zennström, este cambio y la consecuente desaparición de la telefonía tradicional no se producirá en dos o tres años, pero sí en diez. Tiene razones de peso para sostener su augurio: los usuarios apenas pagarán por las llamadas porque se expandirá una tecnología, muy sencilla para cualquier usuario, que las convertirá en gratuitas o tendrán un coste muy bajo. Además se trata de una tecnología fácil de usar.  "Es revolucionario, cambia la manera de hacer las cosas y es barato", explica.
 
El crecimiento que ha experimentado Skype en los últimos meses ha sido sorprendente. Hasta el momento, el programa se ha descargado más de cien millones de veces y cuenta con 29 millones de usuarios activos registrados en todo el mundo, a los que se añaden todos los días 150.000 nuevos. En Skype son conscientes de la relevancia que tiene presentar nuevos servicios para retener a los usuarios ya existentes y atrapar a los que aún no han instalado su plataforma de VoIP. Skype comenzó lanzando Skype Out, que cuenta con 1,2 millones de usuarios y permite comprar crédito para realizar llamadas a muy bajo coste a teléfonos móviles y fijos. Apenas unos meses después presentó Skype In. Mediante este nuevo servicio, Skype otorga un número al ordenador para que el usuario pueda recibir llamadas desde el exterior. Otra de las grandes novedades es Voicemail –aún en fase de pruebas y que será de pago, anuncia Zennström–, que permitirá recibir mensajes de voz en caso de no poder contestar las llamadas.
 
Las operadoras reaccionan
 
Poco a poco, este tipo de tecnología se adecúa cada vez más a las exigencias de los usuarios ofreciendo los mismos servicios que cualquier otra compañía telefónica. Con la diferencia de que es gratis o casi gratis. Para intentar atajar la competencia que ejercen plataformas como Skype, las grandes operadoras de telefonía se han decidido también a ofrecer servicios de VoIP. Esta misma semana, Telefónica anunció que llevará a cabo un "lanzamiento masivo" de un nuevo servicio de telefonía IP, que estará disponible este año, para todos los clientes de banda ancha. Algo que ya hizo British Telecom (BT) el año pasado. Zennström admite que no conoce mucho los planes de la operadora española, aunque sí sabe un poco más sobre la suerte que ha corrido BT: "Sospecho que no ha tenido mucho éxito", recalca.
 
Uno de los temores que suscita la VoIP sobre los usuarios está relacionado con las cuestiones de seguridad. ¿Son fiables las llamadas a través del ordenador? ¿Pueden ser hackeadas? Niklas Zennström asegura a Libertad Digital que Skype utiliza todos los protocolos de seguridad –"la encriptación que se utiliza es casi militar", reafirma– necesarios para garantizar la total privacidad de las conversaciones. "También combatimos el spam permitiendo que el usuario evite que una persona se contacte con él" dice, al tiempo que recuerda que para que alguien entre en su lista de conocidos debe mandar una solicitud de aceptación, lo que también contribuye a seguridad. Asimismo alude a que Skype no es un programa que incluye adware (programas que despliegan publicidad), como lo hace Kazaa, por lo que no instala en el ordenador elementos nunca bien recibidos.
 
En cuanto a los planes de futuro de Skype, Zennström tiene claro que lo primordial es seguir creciendo dándole al usuario lo que realmente necesita. Uno de los proyectos más ambiciosos consiste en que Skype pueda integrarse en los teléfonos móviles "por la sencilla razón de que si estos ya pueden conectarse a Internet deberían poder utilizar Skype y realizar llamadas a precios mucho más bajos", explica. Este plan va también de la mano de que prosperen los proyectos que muchas ciudades tienen para instalar redes Wi-Fi en sus calles. Otro gran objetivo para Zennström es más obvio: "Queremos seguir siendo líderes".
 
Sobre las polémicas con las discográficas
 
Entrevistar a Niklas Zennström y no lanzarle una pregunta sobre las polémicas que tienen las grandes casas discográficas y los estudios de cine con los programas de intercambio de archivos (file sharing) es algo totalmente imposible. No sorprende su contundente respuesta al ser preguntado sobre los procesos legales que se están abriendo contra las redes P2P en Estados Unidos. A su juicio, la industria de la música y Hollywood "no tienen ninguna posibilidad de ganar, es absolutamente imposible", ataja. De hecho, considera que su actitud es errónea porque no han sabido ver las virtudes de las redes P2P. "Estos programas ofrecen muchas posibilidades, en especial para promover a los artistas porque es una tecnología que da mucha mayor fluidez a la distribución de elementos digitales", aclara.
 
A pesar de lo que opinan asociaciones como la RIAA o la MPAA, Zennström sostiene firmemente que los programas de intercambio de archivos ayudan a la industria . "No hay sistemas perfectos para distribuir la música, pero con estos programas de intercambio al menos se va directamente al consumidor sin pasar por otros procesos", explica. Pero, sobre todo, valora positivamente el enorme valor que tienen para todos aquellos artistas que se topan con dificultades para distribuir sus canciones a través de los canales tradicionales. "Por las redes P2P pueden promoverse de una manera muy efectiva y, sobre todo, muy barata" concluye. 
 
Puede leer más sobre Skype en Libertad Digital en los siguientes artículos:
- El tiempo y la distancia, por Enrique Dans.
- El Napster de las telefónicas, por Daniel Rodríguez Herrera.
- Yo llamo gratis por teléfono, ¿y usted?, por Guillermo Rodríguez.