Menú

Historia

BENEDICTO XV

El papa que estuvo a punto de venir a El Escorial

Pedro Fernández Barbadillo
Cuando en 1915 Italia rompió su alianza con Alemania y Austria y se unió a los Aliados, el papa Benedicto XV quedó aislado en Roma. El rey Alfonso XIII le ofreció el monasterio de San Lorenzo de El Escorial para que pudiera seguir sus labores pastorales y diplomáticas en busca de la paz.
EL ORIGEN DE LOS ESTADOS PONTIFICIOS

La Donación de Constantino

Juan Antonio Cabrera Montero
El 11 de febrero de 1929 los representantes del Reino de Italia, el primer ministro Benito Mussolini, y la Santa Sede, el cardenal secretario de Estado Pietro Gasparri, firmaron los Pactos Lateranenses. Con la creación del Estado vaticano se ponía fin a la llamada cuestión romana, surgida décadas atrás, cuando, durante su reunificación, Italia empezó a anexionarse territorios de los Estados Pontificios, incluida la misma Roma (septiembre de 1870).
GRANDES BATALLAS

Rocroi: en Flandes se pone el sol

Fernando Díaz Villanueva
La Guerra de los Treinta Años, que había comenzado en Praga una mañana de 1618, dio un vuelco inesperado cuando, en 1636, Francia, un reino católico, apostólico y romano, se metió de lleno en ella. Pero no para apoyar a sus hermanos de fe, sino para unirse a los herejes, acaudillados por Suecia, Holanda y los príncipes alemanes protestantes.
SHOÁ

Wannsee y Wallenberg: lo mejor y lo peor

Julián Schvindlerman
En 2012 se cumplen setenta años de la celebración de la Conferencia de Wannsee, donde se selló el destino de millones de judíos, y cien del nacimiento de Raoul Wallenberg, un aristócrata sueco que salvó a decenas de miles de judíos del plan genocida nazi. Si Wannsee evoca lo más siniestro y oscuro de la condición humana, Wallenberg evoca lo más heroico y elevado.
ESPAÑA

La muerte de Cánovas

Jorge Vilches
Siempre se ha tenido el asesinato del general Prim como un magnicidio que cambió la historia de España, y es posible. Las especulaciones sobre los distintos derroteros que pudieran haber tomado los acontecimientos pertenecen más al campo de los deseos o temores que al de la ciencia histórica.