Menú

Ideas 18 de Noviembre de 2008

LAS GUERRAS DE TODA LA VIDA

La crisis de las ciencias blandas

Horacio Vázquez-Rial
Sigmund Freud.
Tengo sobre el escritorio El libro negro del psicoanálisis, obra colectiva publicada en francés en 2005 con un llamativo subtítulo: Vivir, pensar y estar mejor sin Freud. Todos los autores son psicólogos o psiquiatras en ejercicio, y proceden de la escuela freudiana. Es otra muestra de una crisis cuyo comienzo su puede fechar en 1984, con la aparición de The Assault on Truth: Freud's Suppression of the Seduction Theory (El asalto a la verdad. La renuncia de Freud a la teoría de la seducción, Seix Barral, Barcelona, 1985), de Jeffrey Moussaieff Masson.
ECONOMÍA

Falsas salidas de la crisis

Pedro Schwartz
Son muchos los economistas que creen que las causas de la presente crisis son evidentes y las soluciones, de sentido común. En economía, por desgracia, las causas de los fenómenos son recónditas, y los remedios que proponen los asesores de ministros, presidentes de bancos centrales, y también los expertos que escriben en los periódicos, tienen consecuencias inesperadas y no deseadas.
ECONOMÍA

¿Inflación o deflación?

Juan Ramón Rallo
Tras la abrupta caída del precio de la mayoría de las materias primas y la consecuente moderación de la inflación, muchos economistas parecen haberse dado cuenta de que el peligro estaba en otro lado; en la deflación. ¿Estarán en lo cierto?
CRÓNICAS COSMOPOLITAS

Los comunistas no tienen honor

Carlos Semprún Maura
Milan Kundera.
Juan Goytisolo, Bernard-Henri Lévy y otros han expresado recientemente su indignación por unos supuestos infundios que constituirían un grave ataque al honor de Milan Kundera.
PROGRESISMO VS. SENTIDO COMÚN

Redistribución de talentos, inteligencia y guapura

Albert Esplugas Boter
No hace mucho, unas declaraciones realizadas por Obama hace siete años en las que se mostraba favorable a la redistribución masiva de la renta levantaron gran polvareda en Estados Unidos. En España nos sorprende que tantos americanos pongan el grito en el cielo ante esta clase de opiniones, pero si estuviéramos menos ofuscados por eslóganes emocionales entenderíamos que ésa es la reacción más sensata.