Menú

Aguirre y Díez, sociedad ilimitada

Dos mujeres cabalgan juntas entre el inefable universo de la política española: Esperanza Aguirre y Rosa Díez.

11

Dos mujeres cabalgan juntas entre el inefable universo de la política española: Esperanza Aguirre y Rosa Díez. Las equivalencias y paralelismos intelectuales son evidentes, a pesar de su distinta genealogía política. Representan lo más honesto y aprovechable del presente y están condenadas a ser protagonistas del inminente futuro de la nación porque, ahora mismo, las expectativas sociales y la prosperidad están secuestradas por la insoportable levedad de Rajoy y su gobierno, así como por la frívola e irresponsable arrogancia de la izquierda escrachera y el hipócrita nacionalismo separatista.

En todos estos años de inacción y marasmo, trufados de corruptelas por doquier, las dos únicas personalidades que han estado a la altura de las circunstancias han sido Aguirre y Díez. La primera, gobernando con determinación y principios liberales, enfrentándose con coraje y argumentos al todopoderoso paganismo de la progrez; la segunda, haciendo una valiente travesía del desierto en el liderazgo de un nuevo partido reformista. Ahora, cuando los dos partidos mayoritarios, PP y PSOE, están siendo superados por la historia, las alternativas de futuro de la nación pasan por el protagonismo social y político de Aguirre y Díez. La primera porque es la única cabeza en todo el PP que tiene un discurso coherente con los principios del liberalismo y el espíritu conservador (los vientos frescos del noroeste que quieren llegar a Madrid-Génova están muy húmedos); y la segunda es una señora que está demostrando vigor y valentía en el Parlamento: ella y su partido muestran lo mejor de la política, su responsabilidad institucional es digna de elogio, por eso toda la carcundia progre de partidos de izquierda y el populismo marianista (una nadería cada vez más evidente) la detestan.

Estas dos mujeres plantean, casi en solitario, a la sociedad española los grandes temas del presente y el futuro: la reforma profunda de la educación (Aguirre) y la refundación del Estado para llegar a un federalismo absolutamente simétrico y fraternal (Díez-UPyD), además de la defensa al unísono de las libertades individuales y lingüísticas. Todo lo demás que sucede es canallaje politiquero, cinismo de clanes nacionalistas y "salvémonos los mismos", esto es, la casta político-sindical arropada por los oligopolios financieros. Un régimen monárquico-parlamentario patético. 

Aguirre y Díez son necesarias para salir de esta inquietante encrucijada histórica. Sus metas son ilimitadas porque, aunque parezca mentira, está todo por hacer.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios