Menú
José García Domínguez

Lo que une a Torra e Iceta

El catalanismo, ese óxido corrosivo que ha ido creando las condiciones para la guerra civil larvada que estamos viviendo ahora mismo, es el mínimo común denominador que comparten los golpistas de octubre y los socialistas catalanes.

José García Domínguez
0

No todo los une, pero mucho los une. Porque Torra es catalanista e Iceta también es catalanista. Y eso representa un vínculo mucho más intenso de lo que ambos, tanto Torra como Iceta, quieren reconocer. Porque se puede ser catalán y socialista sin, al tiempo, identificarse para nada con los principios doctrinales del catalanismo político. Se puede, sí, aunque de medio siglo a esta parte resulte cada vez más infrecuente toparse con algún ejemplo de carne y hueso. Y entre esas infrecuentes disidencias no se encuentra, como ya se ha dicho, el primer secretario del PSC. Y es que hay catalanes, algo así como la mitad por más señas, que se limitan a ejercer políticamente de catalanes. De catalanes y punto. La otra mitad, en cambio, profesa por encima de cualquier otra consideración civil de catalanista. Así Iceta y también así Torra, el muy tronado testaferro del Payés Errante. Un cuerpo de pensamiento en extremo tóxico, el catalanismo, contra lo que tantos siguen creyendo todavía hoy en Madrid, que nada tiene que ver con una forma más o menos sensiblera y algo folclórica de aprecio romántico y sentimental hacia el terruño.

El catalanismo, frente a esa aureola lírica y empalagosamente naif tras la que siempre ha ocultado su genuina naturaleza a ojos del resto de España, constituye una ideología perfectamente estructurada y coherente en sus objetivos prácticos desde hace ya algo más de un siglo. Objetivos compartidos por todos cuantos se reclaman de esa doctrina y que, reducidos a su núcleo esencial, se pueden condensar en el propósito de rechazar, y con la misma insistencia, tanto las concepciones unitarias de España como las federales canónicas que se asienten en el principio de una sola soberanía de la que seamos titulares todos los ciudadanos de la nación común. Eso es lo que repudian la totalidad de los catalanistas, al margen de que además resultan ser independentistas o no. Lo rechaza Torra, algo que es del dominio público. E igual lo rechaza Iceta, asunto ya no tan conocido fuera de los círculos de iniciados. De ahí el que, aunque no todos los catalanistas resulten ser separatistas, sí suceda lo contrario, esto es, que todos los separatistas se digan catalanistas fervientes.

El catalanismo, ese óxido corrosivo que ha ido creando durante los últimos cuarenta años las condiciones para la guerra civil larvada que estamos viviendo ahora mismo en las cuatro provincias, es el mínimo común denominador que comparten los golpistas de octubre y los socialistas catalanes. Un territorio ideológico compartido que presenta como primera premisa indiscutible el dogma de que España no es nada más que el agregado artificialmente construido a partir de varios pueblos extraños entre sí, dada su muy distinta naturaleza germinal. Pueblos que se han visto reunidos al margen de sus respectivas voluntades bajo un mismo Estado que les resulta ajeno. De ahí el rechazo a la propia idea de España como nación de Torra. Pero también de ahí el paralelo repudio de Iceta a cualquier concepción ortodoxa del federalismo que permitiese tratar a los catalanes en pie de absoluta igualdad con el resto de los españoles. Pues nada más ajeno a los icetas del PSC que el federalismo norteamericano o el alemán. Porque, en la querencia del catalanista Iceta, son esos pueblos ibéricos, los mismos que han sobrevivido sin cambio alguno en su esencia mítica desde la noche de los tiempos, que no los ciudadanos libres e iguales, los únicos legitimados para pactar entre sí un nuevo orden político para esto que aún llamamos España. Porque no son tan distintos Torra e Iceta. En absoluto. Eso sí, lo disimulan con pericia admirable cada vez que toca una campaña electoral.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation