Menú
José García Domínguez

Tanques en Cataluña

Ocurre que Europa ansía descarbonizarse y dentro de muy poco tiempo sobrarán montones de fábricas de coches en la Unión Europea.

Ocurre que Europa ansía descarbonizarse y dentro de muy poco tiempo sobrarán montones de fábricas de coches en la Unión Europea.
La industria automovilística pierde 5.100 empleos | Europa Press

Como es fama, en Cataluña ha habido desde muy antiguo tres grandes factorías de automoción; una dedicada a la producción y distribución de motos, la que posee su sede en la Plaza de San Jaime, y un par más, Seat y Nissan, especializadas a su vez en los vehículos de cuatro ruedas. Y, como también resulta sabido, una de esas últimas, Nissan, se encuentra en una situación agónica, muy próxima al cierre definitivo, tras el anuncio oficial de su matriz japonesa en el sentido de poner fin a la producción en Europa para centrarse en China, Japón y Norteamérica. A día de hoy, pues, Cataluña cuenta con una enorme nave industrial destinada a la producción y ensamblaje de vehículos a motor en la que no se produce ni se ensambla vehículo a motor alguno, ni es nada probable que en el futuro se vayan a producir o ensamblar.

Porque ocurre que Europa ansía descarbonizarse, de ahí que los motores de los coches del futuro vayan a ser eléctricos. Pero un motor eléctrico resulta mucho más sencillo de componer que los de combustión fósil, mucho más. Consecuencia: dentro de muy poco tiempo sobrarán montones de fábricas de coches en la Unión Europea. Así las cosas, el futuro de esa planta de Nissan se antojaba negrísimo cuando otro fabricante internacional de vehículos a motor, el consorcio Great Wall Motors, grupo participado por las españolas Santa Bárbara e Indra, se ofreció para ocupar 150.000 metros cuadrados de sus instalaciones con el objeto de realizar allí el mantenimiento técnico a sus propios vehículos.

Estamos hablando de cientos de puestos de trabajo cualificados y estables. Respuesta de la Generalitat: ni hablar del asunto, pero ni hablar. ¿El motivo? Great Wall Motors fabrica tanques de guerra; entre ellos, las 348 unidades del modelo Dragon que acaba de adquirir el Ejército de España. Y, por supuesto, la futura Republiqueta Soberana de Catalunya, país de la Señorita Pepis que aspira a integrarse como miembro de pleno derecho en la Unión Europea y en la OTAN, bajo ningún concepto puede tolerar que en su territorio se le cambie el aceite al motor de un tanque. Así que todos los de Nissan a la cola del paro, eso sí, con una cinta de casete del Imagine de Lennon en el bolsillo, regalo personal de Aragonès. Cosas del País Petit.

Temas

En Opinión

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador