Menú
Mauricio Rojas

Mario Vargas Llosa y el capitalismo de los pobres

Nadie hubiese imaginado a mediados de 1990 que en 25 años Perú sería uno de los países más exitosos de América Latina.

Mauricio Rojas
0
Nadie hubiese imaginado a mediados de 1990 que en 25 años Perú sería uno de los países más exitosos de América Latina.

Nadie hubiese imaginado a mediados de 1990 que en 25 años Perú sería uno de los países más exitosos de América Latina, tras triplicar su PIB y reducir drásticamente la pobreza. En 1990 se encontraba en una situación caótica, producto de una dilatada crisis económica que había adquirido proporciones gigantescas bajo el gobierno populista de Alan García y una escalada de violencia política sin precedentes. El ingreso per cápita cayó un 30% de 1987 a 1990 y la inflación pasó el 7.000% en ese último año. Más de la mitad de los peruanos vivía en la pobreza en zonas rurales o inmensas barriadas al margen de las instituciones. Además, extensas regiones del altiplano estaban controladas por la brutal guerrilla maoísta Sendero Luminoso.

Para muchos, Perú estaba a las puertas de una revolución comunista, pero ocurrió justamente lo contrario: desde la marginalidad, el pueblo desencadenó una revolución capitalista sin precedentes. Para ello fue necesario el genio de Mario Vargas Llosa, la inescrupulosidad de Alberto Fujimori y el talento emprendedor de millones de peruanos.

La revolución liberal de Vargas Llosa

El aporte de Vargas Llosa fue de primer orden, señalando el camino que el país finalmente transitaría para salir de la crisis. En 1990 fue candidato a presidente proponiendo algo tan insólito en Perú como una revolución liberal que abriera su economía al potencial emprendedor del pueblo. Era la alternativa del "capitalismo de los pobres", como la llamó, en vez del capitalismo cerrado y oligárquico del pasado.

Además, la crisis peruana era de tal gravedad que no permitía medias tintas ni gradualidad. Ello implicaría un alto costo inicial, y sobre ello Vargas Llosa fue absolutamente transparente. Quería ganar la elección como el hombre honesto que es y, por supuesto, perdió.

Las sorpresas de Fujimori

Alberto Fujimori derrotó a Vargas Llosa en la segunda vuelta de la elección presidencial de junio de 1990. De él poco se sabía, y su mayor capital político era no pertenecer a las desprestigiadas elites del país. No tenía un programa concreto de gobierno, sino sólo declaraciones muy vagas y, sobre todo, la promesa de no someter el Perú a un cambio radical como el que proponía Vargas Llosa. Pero fue justamente lo que hizo con el programa de estabilización económica, que anunció diez días después de haber asumido el poder. Se lo conoce como Fujishock, y luego fue completado por nuevas medidas que lo profundizaron.

Su propósito era frenar la inflación mediante una drástica reducción del déficit fiscal, abrir la economía peruana y reinsertarla en el sistema financiero internacional. Se redujeron los gastos corrientes del Estado en una cuarta parte, se eliminaron las trabas a la importación, se liberalizaron los mercados de bienes, servicios, capitales y trabajo y se privatizó gran parte de las empresas públicas.

El impacto inicial de estas medidas fue duro, pero a partir de 1993 se inicia una fase de fuerte recuperación que reflejó los logros más significativos de Fujimori: el saneamiento de las cuentas fiscales, la derrota de la inflación y la reinserción de Perú en los mercados internacionales de capitales. Junto a ello se deben destacar dos hechos políticos decisivos: el autogolpe del 5 de abril de 1992 y la derrota de los grupos terroristas a partir de la captura, en septiembre de 1992, del Presidente Gonzalo (Abimael Guzmán), líder de Sendero Luminoso. Tanto el autogolpe como los métodos adoptados para combatir al terrorismo retratan de cuerpo entero a Alberto Fujimori como un hombre sin escrúpulos, dispuesto a instaurar la dictadura, el terrorismo de Estado y las prácticas más corruptas para alcanzar sus fines.

El capitalismo de los pobres

El crecimiento iniciado en 1993 fue interrumpido en 1998 por la crisis asiática, que dio origen a cuatro años de recesión. El régimen fujimorista caerá en noviembre de 2000, dando paso al restablecimiento de la democracia.

Es en esas condiciones que, a partir de 2002, se inicia un largo período de extraordinario crecimiento y reducción de la pobreza. El PIB se duplica de 2001 a 2013 y la pobreza pasa del 54,7 al 23,9%. La pobreza extrema se reduce aún más: del 24,4 al 4,7%.

Una fuente importante de este crecimiento es la fuerte demanda internacional de material primas, pero ello no explica que el Perú haya crecido el doble que América Latina entre 2001 y 2014. Para entenderlo hay que analizar los factores internos que han dinamizado el crecimiento de la economía peruana. Entre ellos destaca su altísima tasa de informalidad.

Esto no quiere decir que la informalidad por sí sola conduzca a un resultado como el de Perú en los últimos decenios. Es la combinación de la estabilidad macroeconómica y las reformas liberalizadoras, con la derrota del terrorismo, la democratización y una coyuntura global favorable, lo que ha dado al capitalismo de los pobres un contexto adecuado para poder desarrollar todo su potencial creativo.

La informalidad, refugio y trampolín de los pobres

Según el Instituto Nacional de Estadística del Perú, en 2012 el 74% de la fuerza laboral (unos 12 millones de personas) tenía un empleo informal. Esta cifra es impactante, pero representa un descenso frente a las registradas anteriormente. Esto implica que estamos frente a un fenómeno clave para comprender la evolución de la pobreza en Perú.

El sector informal se ha expandido en momentos de retroceso económico y se ha contraído cuando el país crece. Es decir, la informalidad ha sido tanto el gran refugio como el trampolín fundamental del progreso de los pobres: los ha acogido en los tiempos difíciles y les ha permitido ampliar sus actividades, así como pasar al sector formal cuando las condiciones han mejorado.

Los efectos más notables del dinamismo del capitalismo informal se reflejan en a la disminución de la pobreza y en una distribución más igualitaria del ingreso. Si Perú tuviese hoy el porcentaje de pobres de 2001, habría 10 millones de pobres más de los que realmente hay: 17 en vez de 7 millones. A su vez, la distribución del ingreso ha evolucionado hacia mayores niveles de igualdad. El coeficiente de Gini ha bajado de 0,54 a 0,44 entre 1999 y 2013, y la relación entre los ingresos del 10% más acomodado y el 10% más pobre ha disminuido de 26 a 14 veces.

El Estado peruano no ha dado mucho a sus pobres, y su gran aporte, fuera de derrotar al terrorismo, ha sido dejar de perturbar sus vidas y obstaculizar su espíritu emprendedor. La lucha contra la pobreza la han dado y ganado los pobres en el mercado, apoyados en sus propias redes sociales y al margen de la legalidad oficial.

En resumen, en vez de ser un problema, como se planteaba tradicionalmente, la informalidad ha sido la gran solución para los pobres. Esa es la gran revolución que le está cambiando el rostro y el alma al Perú. El pueblo peruano no siguió a Sendero Luminoso, sino el luminoso sendero del capitalismo de los pobres.

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios