Menú

Los progres de Sherwood nos quieren esquilmar

¡Señores, Robin Hood era un peligroso neoliberal!

Pablo Molina
5

La performancia de sus señorías progresistas a las puertas del Congreso en defensa de la Tasa Tobin ha sido un peculiar homenaje a Robin Hood, que para mayor fuerza dramática ha incluido el típico gorrito que se ponen los horteras en Carnaval cuando se disfrazan de este personaje. Sólo ha faltado que el diputado Centella apareciera con los leotardos verde sotobosque que le ponían a Errol Flynn y la portavoz socialista ataviada a lo Olivia de Havilland y el resultado hubiera estado a la altura de lo que el pueblo espera de sus representantes parlamentarios.

En todo caso, la metáfora no ha podido ser más desafortunada, algo habitual en los progres, que siempre acaban expresando lo contrario de lo que querían decir. Porque el que imponía tasas y gravámenes era el sheriff de Nottingham, mientras que Robin de Locksley se dedicaba justamente a robar la recaudación. ¡Señores, Robin Hood era un peligroso neoliberal! Un anarquista en estado puro contra las exacciones administrativas del poder político, que es justamente lo que representa el impuesto a las transacciones económicas internacionales que nuestra tropa de forajidos con sueldo y coche oficial pretende imponer a golpe de astracanada.

O no han visto la película, o no la entendieron, o valoran la inteligencia de los votantes en función de la suya propia y por eso han elegido un personaje que suele caer simpático sin atender a lo que ese arquetipo concreto realmente representa. En lo que sí son consecuentes es en su rapacidad de los bienes ajenos, con esta defensa de un nuevo impuesto que, de implantarse, afectará directamente al bolsillo de todos los ciudadanos y no de los ricos, como pretende nuestra alegre muchachada. Las clases acaudaladas no pagan impuestos, ni ese ni ninguno, porque para eso tienen los instrumentos financieros que los socialistas les crearon para mantener su riqueza a salvo de la voracidad estatal. Seremos los ciudadanos de a pie los que tendremos que soportar una nueva tasa, que, como es natural, las empresas afectadas repercutirán a los clientes que no tienen pasta para montar una sicav.

Si de verdad quieren parecerse a Robin Hood, los parlamentarios progres deberían apostarse en los pasillos del Congreso y secuestrar a Montoro hasta que firme un decreto dejando la presión fiscal, como mínimo, en los niveles de Zapatero. El diputado Centella, con gorrito, leotardos y apuntando con un arco y una flecha desde la tribuna del Hemiciclo a la bancada del Gobierno, tiene que acojonar.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco