Menú
Pablo Molina

¡Será por naciones!

¿Quiénes se creen Feijóo o Bendodo para dudar de la plurinacionalidad del Estado español? 

¿Quiénes se creen Feijóo o Bendodo para dudar de la plurinacionalidad del Estado español? 
Las banderas de las comunidades autónomas, en la puerta del Senado. | Wikimedia

En el Partido Popular han tenido que recular tras unas inoportunas reflexiones sobre la estructura territorial de España fruto del fervorín nacionalista que suele sufrir todo centro-reformista cuando le preguntan por la cosa catalana. En el PP se han hecho la Constitución un lío y hablan de nacionalidades y de Estado plurinacional, no porque tengan alguna idea clara del alcance de lo que están diciendo, sino porque creen que esas referencias a lo nacional referido a determinadas regiones españolas son un toque de distinción que los congratula con el nacionalismo periférico y los acerca a la ansiada centralidad.

Al final ha salido el gallego Núñez Feijóo para aclarar que ni Estado plurinacional ni gaitas. "Ni lo es ni lo será", ha zanjado el presidente popular, para que no haya dudas de cuál es el compromiso de su partido en la defensa de la nación española y su Constitución. Café para todos y comunidades autónomas en régimen de igualdad es el principio básico de los populares para hablar de la estructura territorial de España, y el que se salga de ahí estará cometiendo un error.

Sin embargo, comunidades autónomas en sentido estricto solo hay cinco en España: Castilla-La Mancha, Madrid, Extremadura, La Rioja y Murcia. Las demás son otras cosas, según rezan sus estatutos, aprobados por PP y PSOE en sus respectivos territorios y refrendados por mayoría cualificada en las Cortes Generales.

Por ejemplo hay tres comunidades históricas: Asturias, Cantabria y Castilla y León. Estas tres regiones aprovechan la Historia de España, de la que forman parte, para justificar en sus estatutos de autonomía esa excepcionalidad sobre el resto de territorios que no cuentan con una tradición secular tan rica.

Tenemos también cinco nacionalidades históricas: Galicia, Aragón, Andalucía, Islas Baleares y Valencia. Aquí los estatutos no se refieren al origen histórico de una comunidad determinada, sino que exaltan su realidad nacional como un hecho incontrovertible que brota en la noche de los tiempos y que el Estado autonómico ha reconocido tan solo parcialmente.

País Vasco, Cataluña y Canarias son simplemente nacionalidades, sin referencia a su historial. Los redactores de sus estatutos no se creen obligados a fundar sus derechos nacionales en las brumas de una historia compartida con el resto de los españoles, sino que se constituyen nacionalidades por sí mismas, por su propio peso, por antonomasia, vamos, una cuestión que los preámbulos de sus respectivos estatutos se limitan a reconocer sin más.

Y luego está la Comunidad Foral de Navarra, cuyo estatuto exalta unos "derechos originarios e históricos" fundados, entre otras disposiciones, en "la Ley de veinticinco de octubre de mil ochocientos treinta y nueve" y en "la Ley Paccionada de dieciséis de agosto de mil ochocientos cuarenta y uno y disposiciones complementarias".

Pero algunos estatutos de autonomía van más allá en su esfuerzo de acreditar que su hecho diferencial nacional es inapelable porque surge ya en tiempos prehistóricos. Es el caso de Andalucía, cuyo estatuto le reconoce "un carácter singular como pueblo, asentado desde épocas milenarias en un ámbito geográfico diferenciado, espacio de encuentro y de diálogo entre civilizaciones diversas". O el de Extremadura, cuyo texto empieza así:

En los dos grandes valles del Tajo y el Guadiana, desde las cuevas prehistóricas a los centros tecnológicos, se ha ido escribiendo silenciosamente la crónica de una voluntad de sentir, pensar, ser y estar en el mundo.

Dado que tenemos leyes orgánicas que sitúan en la Edad de Piedra el origen de determinadas realidades nacionales, la pregunta que cabe hacerse ahora no es qué son las comunidades autónomas, sino quiénes se creen Feijóo o Bendodo para dudar de la plurinacionalidad del Estado español.

Temas

En Opinión

    0
    comentarios