Menú
Pablo Planas

Bendodo, Cataluña es una región

Cataluña es una región de España, igual que Andalucía, Galicia o el País Vasco.

Cataluña es una región de España, igual que Andalucía, Galicia o el País Vasco.
Elías Bendodo. | Joaquin Corchero / Europa Press

Tiene fama Elías Bendodo de personaje capaz, hábil y sagaz, un mirlo blanco en el PP que ha alumbrado seres de luz como Alberto Casero, ese gran especialista en el Siglo de Oro español según sus amigos y conocidos que votó a favor de la contrarreforma laboral del PSOE. Bendodo ha sido nombrado por Alberto Núñez Feijóo "coordinador nacional" del partido y existe una gran confianza en el desempeño de este político de origen sefardí. Sin embargo, el exceso de celo a la hora de no salirse del guion marcado por el nuevo presidente del PP le puede jugar malas pasadas, como este lunes en la entrevista publicada en El Mundo.

Si Bendodo supiera lo que van diciendo de España, de Andalucía, de los andaluces y del PP los separatistas catalanes, tal vez no fuera tan primario, fofo y flatulento en sus primeras declaraciones sobre el drama catalán como "coordinador" del PP. Sostiene el malagueño Bendodo que

Cataluña no es una nación dentro de España. No es lo mismo nación que nacionalidad. Esto que quede claro: Cataluña sí es una nacionalidad del Estado español, como cualquier otra comunidad autónoma.

De la transcripción de la entrevista que firma el periodista Juanma Lamet se infiere que lo que debe quedar claro es que Cataluña es una nacionalidad dentro del Estado igual que el resto de comunidades autónomas, aunque quepa la duda de que tal vez lo que quería remachar es que no es lo mismo una nación que una nacionalidad. Un lío, que diría Mariano.

Para Bendodo, Cataluña no sería una mera región, aunque todas las regiones españolas serían nacionalidades de un Estado llamado España. O sea que Logroño vendría a ser la capital de la nacionalidad riojana, en pie de igualdad con Cataluña, el País Vasco, Galicia o Andalucía. Esto ya no es el café para todos, sino el carajillo y por la vía de dar gusto a todo el mundo se ha llegado a extremos tan idiotas durante la pandemia que lo que estaba permitido en Chiloeches no se podía hacer en Matadepera y viceversa.

Todas las encuestas dignas de tal nombre (lo de CIS es otra cosa) auguran que el PP ganará las próximas elecciones andaluzas y también las generales. Pero no hay un efecto Feijóo. Su antecesor, Pablo Casado, fue campeón mundial de las encuestas todas las semanas que ocupó la presidencia del PP, salvo las dos últimas, cuando se hizo el harakiri al confiar en los señuelos de Moncloa contra Isabel Díaz Ayuso.

Si los sondeos se confirman será porque el PSOE habrá dejado a los españoles en la ruina, cual es su costumbre cuando gobierna, no por el "giro catalanista" de Feijóo y Bendodo, un par de tipos con el suficiente colmillo como para no confundir Cataluña con el Círculo de Economía, el Círculo Ecuestre o el Círculo del Liceo. Y si el PP no gana será porque sus recetas económicas, generalmente eficaces, quedan en un segundo plano frente a las declaraciones de Feijóo y Bendodo a favor de ese veneno para la sociedad llamado catalanismo.

Para que lo entiendan si es que lo quieren entender en el "nuevo" PP: Cataluña es una región de España, igual que Andalucía, Galicia o el País Vasco. Tal vez la Constitución sí requiera una reforma, pero para eliminar aquella concesión a los separatistas de discriminar entre supuestas "nacionalidades" y regiones.

Temas

En Opinión

    0
    comentarios