Menú
Pablo Planas

El indepesimismo catalán

El separatismo está cocido en su propia salsa, reducido a jugo, exprimido, esferificado y macerado en el sofá de skay. 2014 era el año.

Pablo Planas
0

Fatiga, hastío, bochorno, cefalea y pereza. El separatismo está cocido en su propia salsa, reducido a jugo, exprimido, esferificado y macerado en el sofá de skay. 2014 era el año. Tricentenario de la Guerra de Sucesión y referéndum del 9 de noviembre. No pasó nada. Un año después, las "plebiscitarias" del 27-S, que se llevaron por delante a Artur Mas y dieron todo el poder a los soviets de la tribu de Anna Gabriel. La próxima cita es la Diada, la fecha mágica del 11-S. Pintan bastos.

La Assemblea Nacional Catalana (ANC), el brazo "cívico" del proceso separata, convocó una manifestación delante de la Delegación del Gobierno en Cataluña en plena campaña y con la excusa de la filtración al Público de Roures de las tardes de café, pastas y alucine del ministro de Interior Jorge Fernández con el jefe de la Oficina "Antifrau", el inenarrable Daniel de Alfonso. Sólo medio millar de personas acudió al evento de protesta

Los independentistas que van quedando se refieren a la Delegación como Fort Apache, igual que la película y el programa talibán de televisión de Pablo Iglesias. Favor que le hacen al Estado. Podrían llamar al edificio El Alcázar, pero utilizan el nombre de Fuerte Apache, lo que convierte a Llanos de Luna y sus compinches en John Wayne, Henry Fonda, John Ford y todo el equipo de producción. Poca broma para tan poca madera. Sólo El Álamo rivaliza con ese nombre comansi.

El problema es que Francesc Homs no da para el papel de Cochise, el apache mezcalero que coleccionaba cabelleras tipo Carles Puyol. El apaño de la mesa del Congreso da que pensar que una parte de los tabajaras separatas se ha vendido a cambio de mucha agua de fuego, grupo parlamentario propio y trato vip para los imputados del 9-N, el trío de Mas, Ortega y Rigau y el mismo Homs, cuyo expediente se tramita en el Tribunal Supremo.

El separatismo está en horas bajas, en fase de reflujo, harto de estar harto y de llevarse puesto como un abrigo pesado, incómodo y descosido. La ANC ha detectado la fatiga de los materiales, la obsolescencia programada, el agotamiento de la batería. La imprescindible página "dolçacatalunya.com" se hace eco de un acto de la cuchipanda asamblearia que lleva por título "Contra l'indepessimisme". Además de la escasa afluencia en la manifestación delante Fort Apache contra las maniobras de Fernández Díaz y las cloacas, otro dato planea sobre la ANC. Sólo nueve mil de sus treinta mil asociados participaron en el referéndum para pedir otro referéndum. 

No cabe duda de que lo volverán a petar el 11-S con la ayuda de los helicópteros de TV3 y la aplicación para eliminar los abdominales de Cristiano Ronaldo y ponérselos al barrilete Messi. No obstante, puede que sólo sea folklore, como la fiesta de las cervezas y salchichas en Alemania. Indepesimismo es el palabro.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD