Menú
Zoé Valdés

El cansancio del pueblo cubano

Francamente, no me canso de repetirlo. Lo de Cuba da dentera.

Zoé Valdés
0

Nadie puede aventurarse a medir los niveles de cansancio del pueblo cubano frente al castrismo, mucho menos tampoco dimensionar en qué momento se cansó por fin ese pueblo; sobre todo cuando la persona que intenta medirlo o ponerlo en dimensión estuvo mamando de la teta del castrismo hasta el otro día, beneficiándose de ese régimen, y enfrentándose a todos aquellos que estuvieron no sólo cansados desde hace décadas, además combatían y siguen combatiendo a ese régimen desde hace mucho más tiempo.

De modo que resulta hipócrita y como mínimo una falta de respeto con los cubanos que aman la libertad y han luchado y luchan por ella afirmar que es justo ahora que el pueblo cubano se cansó sólo porque se ha lanzado a las calles.

Resulta peor y más dañino incluso el cansancio cuando se soporta callado y encerrado. Por el contrario, salir masivamente a las calles puede resultar una vía, pero no estoy segura de que sería con fortuna una solución. La prueba es que, como en otras ocasiones, la tiranía no sólo ha acallado esas manifestaciones que se produjeron a partir del 11 de julio, además ha reprimido, ha encarcelado, ha desaparecido y torturado; otra vez ha sacado beneficio de ellas con la complicidad del Gobierno de Estados Unidos y de una oposición oportunista, trepadora y traidora.

Por otro lado, desde el 6 de octubre del 2020, Yandier García Labrada, miembro del Movimiento Cristiano Liberación, fue encarcelado por protestar en una cola, ese fue el pretexto para encerrarlo e incomunicarlo. Lo que por ejemplo no sucedió con ningún miembro del Grupo San Isidro ni del 27N, ni de Cuba Decide, ni de Unpacu, que son los grupos que la agenda de Joe Biden y Kamala Harris, o sea la de Barack Obama, a todas luces, desea imponer como oposición.

Yandier García Labrada ha estado todo este tiempo sin petición fiscal, ayer precisamente lo condenaron a 5 años de cárcel. Amnistía Internacional no lo ha nombrado todavía preso de conciencia, lo que sí ha hecho con otros que han permanecido detenidos apenas unos días. Yandier, como otros presos, corre el riesgo de ser ignorado y olvidado, en pos de la moda de los reguetones liberadores y las cancioncitas que el matrimonio Estefan también de su parte tratan de imponer.

Francamente, no me canso de repetirlo. Lo de Cuba da dentera. Sigan clamando ahora con los dientes apretados: "¡Pioneros por el comunismo –digo no– por el socialismo. Seremos como el Che, o guareber…!".

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia