Menú

Convergencia pudo cobrar el 2,5% de las obras públicas que adjudicaba

Según publica El Mundo, aumentan las sospechas de financiación irregular de Convergencia a través del Palau y gracias a la intermediación de Millet, que pudo intermediar en la financiación del partido de Artur Mas. El cerco podría estrecharse aún más en próximos días.

La Comisión de investigación parlamentaria puede obtener claras conclusiones a raíz de la nueva documentación aparecida en los ordenadores de las secretarias de Millet y su mano derecha, Jordi Montull. De estos papeles se podría deducir que el director del Palau cobraba a las constructoras un 4% del precio de las obras, de los que se quedaba el 1,5% y daba el resto a CDC.

La documentación sería la pieza que faltaba para el rompecabezas de la presunta financiación del partido de Artur Mas a través de la adjudicación de obra pública. En ella estarían incluidas las infraestructuras proyectadas por Pujol de la Ciudad de la Justicia y la Línea 9 del metro barcelonés, dice El Mundo.

La Trías Fargas (hoy Catdem) se pudo quedar hasta un 2.5% del cobro. Eso es lo que presume el diputado del PP en la Comisión Santi Rodríguez, a partir de la documentación y los nuevos papeles que ya están en disposición del juez del caso.

La obra de la Ciudad Judicial, por ejemplo, se adjudicó por 220 millones de euros. Ferrovial, la constructora que pagaba –presuntamente- las comisiones, tenía un 22% en la UTE (Unión Temporal de Empresas) que edificó el proyecto. Esto significa que recibió 48,4 millones por este trabajo. El 4% de esa cifra serían 1,9 millones de euros, explica El Mundo.

Según este cálculo, las cifras cuadran. Porque esa es exactamente la cifra que aparece ne los nuevos documentos de los ordenadores de las secretarias de Millet y Montull. El mismo proceso se desglosa con la Línea 9 de metro, esta vez con una remuneración de 86,6 millones, que es la cifra que aparece en los nuevos papeles aportados al caso.

Lo que hace suponer el 2,5% que ingresaba Trias Fargas es otro papel reciente, encabezado por dos columnas: Cobro Ferrovial y Pago Daniel. Ese último Daniel podría ser Daniel Osàcar, responsable de Finanzas de CC lo que ataría los tres extremos de la historia, dice El Mundo: la adjudicación de obra pública, el Palau y el partido de Artur Mas.

Según fuentes parlamentarias, el cerco sobre CDC se puede estrechar aún más en próximos días, porque no se descarta que aparezca un carta de Millet a Daniel para pedirle la aceleración de unas obras, o de una hoja de Excel procedente de los ordenadores de las secretarias del Palau.

No es la primera pista que apunta a la financiación ilegal de CDC. Un informe de Pere Bosch, diputado de Esquerra en la Cmosión, va en la misma dirección profundizando en la agenda de la hija de Montull, las aportaciones a la Trias Fargas y el pago de facturas a empresas.  Otro informe, esta vez del socialista Joan Ferran, también de la comisión, dice que Ferrovial tenía un contrato de patrocinio con el Palau, pero no hay correspondencia entre el dinero y el patrocinio, sin que la compañía se quejase en ninguna ocasión.

Temas

En Sociedad

    0
    comentarios
    Acceda a los 3 comentarios guardados