Menú

El Parlamento catalán aprueba la ley del cine que impone el catalán

Dos días después de que el Tribunal Constitucional se pronunciara sobre el Estatuto de Cataluña, el Parlamento autónomico ha aprobado este miércoles la polémica ley del cine. A partir de ahora, el 50 por ciento de las películas extranjeras que se exhiban deben estar dobladas o subtituladas en catalán.

0

El Parlamento catalán ha aprobado este miércoles con los votos favorables de los grupos del tripartito y de CiU, la nueva Ley del Cine de Cataluña, que establece que el 50 por ciento de las películas extranjeras que se exhiban deben estar dobladas o subtituladas en catalán. La nueva ley obtuvo 117 votos a favor y 17 en contra, de los diputados del PP y del grupo mixto.

La normativa ve la luz menos de 48 después de que el Tribunal Constitucional fallara que el uso preferente del catalán no tiene cabida en la Constitución. El TC declaró inconstitucional el siguiente artículo: "La lengua propia de Cataluña es el catalán. Como tal, el catalán es la lengua de uso normal y preferente de las Administraciones Públicas y de los medios de comunicación públicos de Cataluña, y es también la lengua normalmente utilizada como vehicular y de aprendizaje en la enseñanza". Eso sí, ahora hay que esperar a conocer la argumentación jurídica que desarrolla el guardián de la norma suprema y ver si esto se extenderá en algún momento a la industria del cine.

El diputado del PP Rafael López pidió que, por "prudencia", el debate se pospusiera hasta que no se conozca en profundidad la sentencia del Constitucional sobre el Estatut y volvió a criticar que con esta ley se crean nuevos problemas y no se solucionan los que acechan al sector. Lamentó su "intervencionismo" y consideró que con la entrada en vigor del texto "se niegan las libertades lingüísticas", a la vez que se penalizan con 75.000 euros los incumplimientos sobre este aspecto.
Por su parte, y en una comparecencia ante los medios de comunicación el consejero de Cultura y Medios de Comunicación, Joan Manuel Tresserras, defendió que con la nueva legislación se pretende apoyar a la industria del cine, mejorar la oferta del sector y garantizar la diversidad lingüística.

En este sentido, aseveró que la ley "viene a corregir una anomalía democrática", puesto que en la actualidad sólo se exhiben un 3% de las películas dobladas o subtituladas en catalán, e incidió en que no va contra nadie.

Se trata de una ley "posible, oportuna, absolutamente necesaria", que tiene en cuenta el Estatuto catalán, y que se ha elaborado en cumplimiento de los acuerdos del gobierno de coalición. "Es una ley hecha por la inaceptabilidad de la situación actual", apostilló.

Tresserras cree que el catalán es una lengua homologable a cualquier otra de ámbito europeo y ha sostenido que "no es aceptable que se diga que no hay mercado, porque lo que no ha habido es la oportunidad de tenerlo". En cuanto a las reticencias que ha provocado entre una parte del sector y de las grandes productoras de Hollywood, el consejero reiteró que "los intereses del sector deben ser conciliables y no pueden ir nunca en contra del interés general".
 
ERC, una de las leyes "más importantes"

Más contundente se mostró el presidente de ERC, Joan Puigcercós, quien calificó la nueva ley como una de las más importantes de la legislatura por lo que supondrá de cambio en el sector y porque "acabará con la marginación humillante de la lengua catalana en el ámbito del cine".

"Vivir en catalán no es fácil en muchas ocasiones y cuando uno es padre de familia debe utilizar un GPS para poder ver cine en catalán con sus hijos. Muchas veces me he sentido forastero en mi país", remarcó.

En distinto sentido, se pronunció el presidente de Ciutadans, Albert Rivera, quien cree que la Ley es "la crónica de una muerte anunciada del cine, con muchos trabajadores que quedarán sin trabajo, salas que cerrarán y películas que no podrán verse".

 

En Sociedad

    0
    comentarios
    Acceda a los 14 comentarios guardados

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot