Menú

Feministas subvencionadas por Aído exigen la expulsión del Vaticano de la ONU

En la Cumbre de la Mujer en la ONU, feministas españolas han exigido que se expulse al Vaticano como miembro de Naciones Unidas. Estas asociaciones, subvencionadas por Igualdad, y que hablaron del “gran peligro” de la religión no pidieron lo mismo para los estados musulmanes.

0

Desde este lunes se celebra en la sede de la ONU en Nueva York la Cumbre Internacional de la Mujer, donde Bibiana Aído tendrá su protagonismo al presentar el informe sobre la evolución de la igualdad en la Unión Europea.

Aprovechando esta coyuntura, varias asociaciones feministas españolas quieren también dar la nota y se han presentado en la sede de Naciones Unidas para realizar una campaña que tiene como fin exigir que se expulse a la Santa Sede de la ONU.

Según cuenta la cadena SER, estos colectivos feministas radicales que están participando en la Cumbre quieren que se acabe con los supuestos “privilegios” que cuenta el Vaticano en esta organización internacional.

En este sentido, exigen que la Santa Sede deje de ser estado observador permanente no-miembro ya que, a su juicio, tiene un poder y una influencia que no le corresponde en distintas comisiones o agencias de Naciones Unidas.

Y para atacar la labor del Vaticano, las feministas recurren a los denostados lemas ya gastados del “nosotras parimos, nosotras decidimos”. También critican el tratamiento de la sexualidad de la Iglesia que, en su opinión, perjudica la lucha contra el SIDA así como una formación adecuada. 

Como ejemplo ponen África. Una de las españolas que ha participado en esta cumbre ataca directamente al Papa Benedicto XVI, manipulando sus palabras sobre el preservativo. “No podemos vivir en un mundo donde se nos mandata cuántos hijos tenemos que tener”, espeta como argumento principal.

De hecho, el Ministerio de Igualdad ya se ha acordado en alguna ocasión de la Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres con subvenciones. Sin ir más lejos, el pasado 5 de enero el BOE publicó una serie de ayudas, con un valor de tres millones de euros, a varias asociaciones feministas. Ésta organización recibió algo más de 35.500 euros, y que irían destinados al funcionamiento y mantenimiento del lobby y para la organización del evento en el que se declaró la religión como uno de los grandes peligros para las mujeres.

“El mayor peligro para las mujeres”

Esta serie de exigencias ya fueron aprobadas por las feministas españolas en la conocida como Declaración de Córdoba y en el que entre otras perlas se ataca directamente a la religion.

El mayor peligro que enfrentan los derechos humanos de las mujeres en el mundo provienen de la ingerencia de las religiones en los Estados y por tanto es necesario apostar claramente por la laicidad de los Estados. Proponemos sacar el adoctrinamiento religioso de las escuelas y favorecer el estudio de todas las religiones porque son vehículos normativos culturales, responsables en la mayor parte del mundo de las libertades de las mujeres o de su sometimiento”, asegura entre otras cosas esta declaración.

De este modo, las feministas españolas que ven la religion como el “mayor peligro” cargan directamente contra el Vaticano, y por ende, contra la Iglesia Católica. Sin embargo, las mujeres que viven en países católicos y/o de tradición católica ven en la gran mayoría de los casos comos sus derechos son respetados.

Pero en sus ataques y sus exigencias no mientan al Islam y a las decenas de países en los que estado y religión están unidos y donde existe religión oficial. Allí, los derechos de las mujeres son fuertemente violados aunque en esta cumbre no han pedido la expulsión de la ONU de ninguno de estos países.

En esta misma declaración, avisa de que “si el mundo fuera una democracia la mayoría absoluta política estaría en manos de las mujeres”. Y a continuación vuelven al ataque, para justificar su ataque a la jerarquía católica, y aseguran que “el ordenamiento sagrado no puede imponerse sobre el ordenamiento legislativo y que vivimos en democracias y no en teocracías no podemos permitir que en los espacios donde se toman decisiones que afectan a la vida de las mujeres haya miembros que pertenecen a organizaciones que imponen disciplina y obediencia ajenos al orden constitucional y de los Derechos Humanos”.

Aído habla en la ONU

La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, expuso este lunes ante el plenario de la 54 sesión de la Comisión Jurídica y Social de la Mujer (CSW) de Naciones Unidas el informe sobre el grado de cumplimiento, por parte de la UE, de los objetivos fijados por la Plataforma de Acción de Beijing, en 1995.

Según Efe, la CSW se celebra todos los años en Naciones Unidas pero este año, con motivo del quince aniversario de la Plataforma, los 189 países asistentes analizarán cómo han evolucionado en materia de igualdad de género desde entonces. Al ostentar España la presidencia europea, Aído será la encargada de presentar ante el Plenario de la CSW el informe en el que se evalúa el desarrollo y el grado de cumplimiento por parte de los 27 de los objetivos estratégicos y las medidas aprobadas en 1995 en Pekín.

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 63 comentarios guardados

    Servicios