Menú

Iñaki Gabilondo: "A mí me hubiera gustado mucho entrevistar a un gran jefe de ETA"

Tras comparar el género periodístico de la entrevista con un "strip-tease", el periodista de la Cadena SER, Iñaki Gabilondo, comentó que le hubiera gustado mucho haber podido entrevistar "a un gran jefe de ETA". Gabilondo presentó el libro "Testigo de la historia", una recopilación de entrevistas suyas realizadas en la SER y TVE desde principios de los noventa a más de medio centenar de personalidades de la política, la economía, la cultura, la religión y las artes, entre otros campos.

0
Iñaki Gabilondo.
L D (Europa Press) "Ahora la realidad avanza hacia la impavidez de los hechos, hasta ahora no tenía esa percepción", se lamentó Gabilondo. "Esta es la parte más triste para mí". Así, criticó que en la actualidad "se puede tener opinión sin información e, incluso, en contra de los hechos", por lo que se mostró esperanzado en seguir perteneciendo a "una minoría cualificada" de la sociedad "con capacidad suficiente como para modificar sus puntos de vista" ante la evidencia de los hechos. Aseguró que esta "propaganda" procede tanto de los medios de comunicación como de los partidos políticos.
 
Gabilondo censuró igualmente la "obligación" de vivir en un "perpetuo estado de confrontación" y cuestionó la relación entre el periodismo y la Justicia, al explicar la dificultad para adecuar los "tempos" del periodismo --marcado por la inmediatez-- y de los tribunales. "Es un muy problema muy inquietante", refirió, al tiempo que denunció que los medios no respetan la presunción de inocencia antes de los fallos judiciales.
 
Sobre esa base apuntó que el periodismo "sólo podrá recolocarse en su posición cuando deje de acusar primero y luego decir "lo dije". También afirmó haber asistido "a la muerte por liquidación del secreto de sumario". "Testigo de la historia" recoge 67 entrevistas con personalidades con la intención de permitir la observación de tiempos recientes de la historia de España, según explicó el propio periodista, quien aclaró, no obstante, que el criterio de selección de las mismas corrió exclusivamente a cargo de la editorial. El libro supone la transcripción íntegra de entrevistas televisivas y radiofónicas con personalidades como Felipe González, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero, Xabier Arzalluz, Jordi Pujol, Mariano Rajoy, Mario Vargas Llosa, Pedro Almodóvar, Alejandro Sanz y Francisco Ayala, entre otros.
 
La entrevista, un "asalto a la intimidad"
 
Por ese motivo, Gabilondo solicitó a los lectores que tengan en cuenta "el reloj" de las entrevistas, para que entiendan las condiciones en las que se realizaron, sin cortes ni elaboraciones posteriores. "Pido que se comprenda la superficialidad a la que está condenada una conversación en tiempo real", explicó. Por otro lado, definió el género de la entrevista como un "asalto a la intimidad" del entrevistado, comparándolo incluso con un "strip-tease", y comentó que le hubiera gustado "mucho" haber podido entrevistar "a un gran jefe de ETA". A su juicio, "la única posición posible" para el entrevistador es la "humildad", ya que el entrevistado "siempre sabe más" que el periodista sobre el asunto en cuestión, por lo que descartó la "insolencia arrogante" de los periodistas que recurren a la "técnica del interrogador". Además, enfatizó la importancia de "mirar siempre a los ojos de los entrevistados" ya que "las posibilidades de que alguien diga algo interesante pasan por que se sepa escuchado".

Gabilondo repasó algunas de las entrevistas comprendidas en el libro y apuntó que ésas se realizaron siempre en un "juego de honestidad obligatoria", tanto con los oyentes como con el entrevistado. Así, recordó el encuentro con Felipe González en el momento en el que los GAL acaparaban las portadas de los diarios. El periodista reconoció que fue "algo más parecido a un interrogatorio" y subrayó que González "nunca" mostró hostilidad hacia su persona a raíz de aquellas entrevista.

Preguntado por sus desencuentros con José María Aznar, Gabilondo reconoció que radicalizó su postura a raíz de la situación en el País Vasco, al verse obligado a elegir entre "estar con los verdugos o con las víctimas", aunque aseguró que la dificultad "fundamental" se debió a la "mala relación" de Aznar con el grupo Prisa. En su opinión, esto motivó que no le concediera más entrevistas como presidente del Gobierno. "Y lo lamentó muchísimo", concluyó.

En Sociedad

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Decimoséptima edición de 'Memoria del comunismo' de Federico Jiménez Losantos
    2. Federico: "Casado ha perpetrado la mayor traición del PP a sus votantes desde Rajoy en 2008"
    3. Sánchez impulsará la jubilación forzosa y el registro obligatorio de horarios
    4. El Gobierno no descarta fletar cinco Falcon para desplazarse a Valladolid
    5. Desmontando el pasado de Mónica Hoyos: ¿es quien dice ser?
    0
    comentarios

    Servicios