Menú

Un estudio revela que las familias "progres" pasan de la educación de sus hijos

Un estudio ha revelado que las familias que se consideran "progresistas" se "desentienden notablemente" de la educación de sus hijos delegando esta labor a la escuela. El escrito añade que en el lado opuesto se encuentran las familias denominadas "tradicionales", a las que dejan en muy buen lugar.

LIBERTAD DIGITAL
0

Según informa este sábado El País, un informe encargado por la Fundación Bofill a un equipo de expertos ha puesto de manifiesto cómo funciona la educación en los "distintos tipos" de familia que se han analizado. En este sentido, esta clasificación se compone de las "extrovertidas y progresistas", las "introvertidas y tradicionales", las "conflictivas" y las "armónicas y convivenciales".

Las denominadas familias "progresistas" no han salido muy bien paradas en este informe, que revela que en ellas "hay un notable desestimiento de la educación de los hijos, que se delega en la escuela, en personal auxiliar domiciliario". Además, incide en que en esta concepción familiar es donde más "conductas antisociales" se dan en los hijos.

Los expertos consideran que estos "progresistas" rechazan la pena de muerte, defienden el aborto, la eutanasia y la legalización de la marihuana, y trabajan más fuera de casa".

En el lado opuesto, están las familias "tradicionales" y la "convivencial", que son las que despiertan más elogios en cuanto a la educación de sus hijos. De la primera destaca que tienen "los valores de siempre", autoridad fuera y dentro de la familia. De la segunda añade que en ellas hay un buen clima familiar y que suelen optar "por el castigo como correctivo".

Tal y como indica su nombre, las familias "conflictivas" son las que más problemas presentan y en ellas no existe un buen clima familiar y "carecen de normas de convivencia en casa a la hora de ir a dormir".

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 18 comentarios guardados

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation