Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos
PANORÁMICAS

Tony Soprano, el mafioso castrado

Como muchos sabrán de sobra, Los Soprano (The Sopranos) es una serie de televisión estadounidense creada por David Chase y producida por la cadena de televisión HBO. Se estrenó el 10 de enero de 1999 y echó el cierre el 10 de junio de 2007, tras 86 capítulos y seis temporadas en la pequeña pantalla.

0
Claude Chabrol, uno de los líderes de la Nouvelle Vague, ha expuesto recientemente su programa cinematográfico:
Soy un anatomista de las pasiones, un amante de la sátira y un aspirante a maestro del suspense… Mi atracción por el crimen no es morbosa, sino de interés humano. Quiero decir que me interesa analizar las situaciones extremas que conducen al homicidio. El homicidio es, por tanto, secundario. Es sólo el desenlace. La solución a un conflicto muy degradado.
Podemos disfrutar de semejante ecuación de pasiones, sátiras y suspense con la última película del maestro francés, Una chica cortada en dos. Pero si deseamos disfrutar del programa chabroliano en toda su intensidad tendremos que mirar hacia otro lado; concretamente, a la televisión.
 
Recientemente la revista Empire publicó un informe sobre las cincuenta mejores series de televisión. De algunas de ellas ya han tenido noticia en LD; por ejemplo, de 24 y El ala oeste de la Casa Blanca. Si dejamos de lado Los Simpson, esa extraordinaria serie de dibujos animados, y Buffy, cazavampiros, que aparece en segundo lugar –¿fijaron el ranking el Día de los Inocentes–, tenemos a Los Soprano presidiendo la lista de marras.
 
Malos tiempos para la mafia épica y lírica. Los viejos tiempos de Vito Corleone, de tipos crueles pero honestos, duros pero hogareños, han desaparecido. El proceso de deconstrucción que comenzó Derrida con los textos y continuaron, por ejemplo, Ferrán Adriá con las tortillas y Juan Pablo II con el infierno ha hecho polvo incluso a la Mafia, una institución tan rocosa como poco venerable.
 
Imaginen un híbrido entre Uno de los nuestros, de Martin Scorsese, y Gary Cooper, que estás en los cielos, de Pilar Miró. No parece haber ningún mínimo común denominador entre el costumbrismo mafioso italo-americano de Nueva Jersey y el melodrama psicoanalítico de una progre madrileña durante la Transición, entre el despliegue visual barroco y la concentración íntima de corte existencialista. Pero tanto Tony Soprano (James Gandolfini) como Andrea Soriano (Mercedes Sampietro) comparten la admiración hacia Gary Cooper, el actor que estuvo Sólo ante el peligro, como una roca a la que abrazarse simbólicamente cuando todo a su alrededor parece desplomarse.
 
James Gandolfini (Tony Soprano).Scorsese, Miró… y, allá al fondo, Tolstoi. Antes de comenzar las setenta horas de serie, echen un vistazo a las cuatrocientas páginas de Ana Karenina: "Todas las familias felices se parecen unas a otras; pero cada familia infeliz tiene un motivo especial para sentirse desgraciada". Oblonsky, Soprano… finalmente va a resultar que también las familias desgraciadas se parecen. Pero los autores-lectores-espectadores, hipócritas, disfrutamos mucho más contemplando el mal que el bien, el dolor que la felicidad (uno de los episodios de la quinta temporada se denomina, precisamente, "All Happy Families…")
 
La angustia de Tony Soprano –que le produce mareos y síncopes– le lleva al sillón de una psiquiatra. La terapia no sólo no funciona, sino que la discípula de Freud y Paracelso acaba alcoholizada y... psicoanalizada. Porque lo que necesita Tony Soprano no es un reconstituyente químico, sino uno de tipo espiritual. No un curandero, sino un consultor filosófico que le haga saber que los tiempos están mutando, que se han hecho líquidos, lo que significa que las jerarquías de hierro del pasado se han convertido en chicle y las reglas que parecían esculpidas en el anverso de las Tablas de la Ley ahora se escriben con tinta invisible.
 
Los Soprano es arte popular con pujos de grandeza. Si Carmela Soprano tiene en la mesilla de noche Memorias de una geisha, no es por casualidad. Si un testigo de un asesinato cometido por Tony Soprano está leyendo Anarquía, Estado y Utopía, de Robert Nozick, busquen la causalidad que lo lleva inmediatamente después a desdecirse de su testimonio inculpatorio. Y no se sorprendan si los mafiosos de la periferia neoyorquina, entre descuartizamiento y primera comunión, citan El arte de la guerra de Sun Tzu, diálogos de El Padrino II (la favorita de los mafiosos de Nueva Jersey) o proponen visualmente soluciones efectivas contra la violencia de género que harían sentirse histéricamente horrorizada a la ministra del ramo.
 
La mejor descripción de Tony Soprano la encontramos en aquella mítica copla de Rocío Jurado:
ese hombre que tú ves ahí es un gran necio, un estúpido engreído, egoísta y caprichoso, un payaso vanidoso, inconsciente y presumido, falso enano rencoroso que no tiene corazón. Lleno de celos, sin razones ni motivos, como el viento, impetuoso, pocas veces cariñoso, inseguro de sí mismo, soportable como amigo, insufrible como amor. Ese hombre que tú ves ahí, que parece tan seguro, de pisar bien por el mundo, sólo saber hacer sufrir.
De acuerdo, Rocío. Pero también es un inteligentísimo ajedrecista de las pasiones humanas que sabe aprovechar los vicios inconfesables de los que les rodean. Un ecologista de corazón que, como Schopenhauer, cuanto más conoce a los seres humanos más ama a los patos salvajes que anidan en su piscina, y es capaz de pasar una noche en vela cuidando a un caballo enfermo o de estrangular con sus propias manos a quien ose tocar un pelo de un animal inocente.
 
Asediado por su madre –que amenazaba con estrangularlo de pequeño–, su mujer –que le exige que se haga la vasectomía–, su amante –que pretende contárselo todo a la parienta–, su hija –que íntimamente lo desprecia–,su hermana –que desafía su autoridad–, Tony Soprano es un paradigma de lo que se ha denominado "la crisis de la masculinidad". Sólo las strippers del Bada Bing, el garito en el que Tony se reúne con su familia alternativa mafiosa, lo reconfortan con solicitud de geishas. Y es que si las mujeres están desesperadas, los hombres estamos al borde de un ataque de nervios.
 
Un famoso poeta y reputado ensayista, callemos el nombre más por caridad que por respeto, me decía que si la saga de El Padrino era semejante a una ópera, el culebrón de Los Soprano se parecía más bien a un partido de fútbol. Lo que pretendía ser un juicio despreciativo hacia la serie de televisión refleja más bien la cortedad de miras de los que, instalados en el prejuicio de que cualquier tiempo pasado fue mejor, no son capaces de ver más allá de sus eruditas narices. Desconoce el ignaro que tanto la ópera como el fútbol han tenido sus Di Stéfanos.
 
 
LOS SOPRANO. Intérpretes: James Gandolfini (Tony Soprano), Lorraine Bracco (Dra. Jennifer Melfi), Edie Falco (Carmela Soprano), Michael Imperioli (Christopher Moltisanti), Jamie-Lynn Sigler (Meadow Soprano), Drea de Matteo (Adriana La Cerva), Steve Buscemi (Tony Blundetto), Aida Turturro (Janice Soprano), Nancy Marchand (Livia Soprano), Peter Bogdanovich (Dr. Elliot Kupferberg). Calificación: Ácida (9/10).
 
Pinche aquí para acceder al blog de SANTIAGO NAVAJAS.
0
comentarios

Servicios