Sistemas económicos

¿Es viable la izquierda?

Todo sistema es viable, pero no todos producen bienestar general ni fomentan la responsabilidad individual. Ninguno produce igualdad de condiciones porque las personas son distintas en infinidad de sentidos, nacen y viven en diferentes circunstancias y consecuentemente ni las oportunidades ni los resultados pueden ser iguales. Los derechos sí pueden y deben ser iguales.
 
Podríamos, siguiendo las políticas de izquierda, reducir las diferencias de riqueza redistribuyéndola, quitándosela a unos para transferirla a otros, pero solamente empobreciendo a todos porque no hay suficiente riqueza para enriquecer a todos y las políticas de redistribución reducen la riqueza disponible porque no se producirá la misma cantidad si quien la podría producir no confía en que podrá quedarse con ella.
 
Si las leyes son iguales para todos, los resultados serán desiguales porque la gente es desigual. Lo que sí logra la igualdad ante la ley es más prosperidad para todos, aunque en forma desigual, y también logra paz, pues nadie se siente discriminado por las leyes. Cuando la ley es igual para todos, la propiedad privada quedará protegida, pues nadie aprobaría un sistema en el cual su derecho de propiedad es inseguro y, sin duda, todos querrán que la legitimidad de la propiedad la determine el proceso de adquisición para que todos sepan a qué atenerse. La izquierda acostumbra a esquivar la definición de las reglas del juego. Por ejemplo, a las normas le agregan las palabras "en función social" para que una mayoría desposeída, a través de sus diputados, pueda democrática y arbitrariamente discriminar y legitimizar el despojo de quienes tienen más, "los ricos".
 
© AIPE
 
Manuel F. Ayau Cordón es Ingeniero y empresario guatemalteco, fundador de la Universidad Francisco Marroquín, fue presidente de la Sociedad Mont Pelerin.